12.213 cursos gratis
8.307.734 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Análisis de textos literarios

Autor: Sara González
Curso:
|1234 alumnos|Fecha publicación: 11/01/2011
Envía un mensaje al autor

Capítulo 7:

 Análisis de textos narrativos

Narrador I.

 

Comenzaremos presentando al narrador y en los capítulos siguientes hablaremos de los tipos y perspectivas del mismo.

A)       Narrador: es la “voz” que nos cuenta la historia. Tenemos que tener claro que es parte de la ficción literaria: no podemos identificarlo con el autor. Su punto de vista puede estar muy cercano al del autor, pero el autor es una persona real, mientras que el narrador está en el mundo de la ficción. A veces, puede ser muy clara la diferencia, por ejemplo un autor masculino, mientras que la historia está puesta en la voz de una mujer, o un autor joven, que escribe una historia en la que es un anciano quien narra. Por más autobiográfica que sea la historia, hay una línea que separa al autor-persona real del narrador-voz interior en el “mundo” del un texto.

a)  Tipo de narrador:

        De acuerdo con su conocimiento:

                    Omnisciente: conoce los pensamientos de los personajes, el futuro, etc.

                    Protagonista: es un personaje dentro del texto, el más importante, el que

                    lleva adelante la acción..

                    Testigo: Está dentro de la historia, puede o no actuar, cuenta lo que ve.

a)     Persona gramatical

                    Primera persona: el narrador usa el “yo”, habla de sí mismo; por ejemplo,

                    en una autobiografía.

                    Tercera persona. habla de otro/otros (él/ellos). Es el caso del narrador

                     omnisciente o testigo.

       c)    Punto de vista, voz narrativa: complementario de lo dicho en cuanto al conocimiento del narrador, que a su vez está en relación con la persona gramatical usada, está el punto de vista del narrador: esto es, desde donde narra.

Esto puede ser bastante obvio a veces. Por ejemplo si el narrador es un personaje, puede ser o no importante dentro del desarrollo de la acción, moverse con los demás personajes, intervenir mucho o poco.

Como testigo puede no ser personaje, o ser un personaje dentro de la historia, pero que no participa.

Un narrador omnisciente se sitúa sobre las acciones. Puede mostrar que conoce apenas más que un testigo, o que conoce todo (pensamientos de los demás, futuro, acciones simultáneas en diferentes lugares).

Con respecto a los diálogos, es decir, las intervenciones verbales de los personajes, el narrador puede reproducirlos en estilo directo, citando textualmente:

Ejemplo:

‘—Estoy esperando a Carmen, dijo Juliana.’

Ejemplo:

O en estilo indirecto:

‘Juliana dijo que estaba esperando a Carmen.’

También el narrador puede seguir narrando desde su propia voz, sin marcar de ningún modo que hay una intervención de un personaje, pero mueve su perspectiva a la mente o la voz de dicho personaje. Esto se llama discurso indirecto libre.

Ejemplo:

‘Estaba limpiando la casa desde temprano, los amigos de Jorgito habían dejado todo desordenado. Claro, qué les importaba, si total a ella no le costaba nada, ni se darían cuenta de que había dejado todo como un espejo, Ella, que lo había cuidado como una madre cuando era un bebé. En fin para que pensar, para que seguirse amargando…’

En este caso, si bien formalmente se mantiene voz del narrador, éste parece haber entrado en la mente del personaje, y reproduce directamente sus pensamientos (o su monólogo) sin ninguna marca que nos lo señale. Esta técnica constituye un antecedente del monólogo interior, que a su vez es antecedente del fluir de la conciencia.

Narrador II: técnicas modernas

El monólogo interior profundiza y generaliza el uso del discurso indirecto libre. El narrador se sitúa dentro de una conciencia individual, pero el texto conserva la coherencia y la estructura lógica, lo cual es la principal diferencia con el fluir de la conciencia.

Esta perspectiva, el fluir de la conciencia, se comenzó a experimentar a principios del siglo XX. En ella la voz del narrador se identifica con una conciencia individual que va plasmando en el texto lo que le va surgiendo de manera espontánea. Así, proyectará en el texto lo que pasa frente a sus ojos, lo que escucha, las relaciones de origen subconsciente que establece, las asociaciones libres que surgen en la conciencia narradora, hasta llegar a veces a una emisión aparentemente inconexa.

Pensemos tan sólo en una hora de lo que pasa por nuestra cabeza: no todo son ideas racionales: las ideas vienen a nuestra mente sin saber por qué; estamos pensando en algo y cualquier otra cosa nos distrae; lo que vemos y oímos nos trae un recuerdo a veces lejano. En otros momentos, el fluir parece más racional: cuando estamos hablando, cuando escribimos…

El primer y más acabado ejemplo es el Ulises de James Joyce.

A veces, encontramos cambios de puntos de vista, sin aviso previo, de una perspectiva a otra. Esto se da con más frecuencia en el fluir de la conciencia y en el monólogo interior:

Ejemplo:

‘Habrá que ver si la frazada lo abriga bien al nene, voy a pedir que por las dudas le dejen otra a mano. Pero sí, claro que me abriga, menos mal que se fueron de una vez, mamá cree que soy un chico y me hace hacer cada papelón. Seguro que la enfermera va a pensar que no soy capaz de pedir lo que necesito, me miró de una manera cuando mamá le estaba protestando...’

(fragmento de “La señorita Cora”,  Cortázar, Julio).

El escritor argentino Julio Cortázar se valió magistralmente de esta técnica. Incluso, puede darse un cambio como el del ejemplo que precede dentro de la misma oración:

Ejemplo:

‘Al rato vino mamá y que alegría verlo tan bien, yo que me temía que hubiera pasado la noche en blanco el pobre querido, pero los chicos son así, en la casa tanto trabajo y después duermen a pierna suelta aunque estén lejos de su mamá que no ha cerrado los ojos la pobre.’  (fragmento de “La señorita Cora”,  Cortázar, Julio).

Tiempo, espacio, personajes. Argumento.

A)   Tiempo:

  • Generalidades:

¿Se hace mención del tiempo?

 ¿Hay indicios de la época (mención directa de fechas, hechos históricos que nos ubiquen en un tiempo determinado, ropa, hábitos, etc.)?

¿El tiempo pasa rápida o lentamente? ¿Se mencionan horas, meses, estaciones del año?

¿Es importante dentro de la estructura de la narración?

  • Estructura cronológica:

¿Cómo están ordenados los sucesos en el orden temporal?

Lineal cronológico (orden normal).

Circular: ciclo que se repite, termina donde comenzó.

Flash back: salto hacia el pasado en el orden narrativo.

Flash forward: salto hacia el futuro en el orden narrativo.

B)   Espacio (lugar):

 

¿Se menciona el espacio?

 ¿Hay menciones geográficas? ¿De manera directa o mediante indicios?

¿El lugar está descripto? ¿Cómo? (abierto-cerrado / rural / urbano / etc.),

¿Cumple alguna función en la narración? (espacio cerrado u oscuro para expresar opresión; espacio natural, casa familiar, etc.)

¿Es un espacio único o cambia?

¿Hay desplazamientos? (avance en un camino, entrar y salir de dos o más lugares, etc.)

¿Es importante dentro de la estructura de la narración?

C)   Personajes:

Rango de los personajes: (protagonista, principales, secundarios).

Caracterización. ¿Cómo son? ¿Cómo lo sabemos (por lo que dicen, por cómo actúan, por la opinión de otros personajes, el narrador lo explicita, etc.)?

¿Cómo están descriptos (adjetivación profusa o escasa, tipos de adjetivos, etc.)?

Relaciones entre los personajes.

D)   Argumento

Acciones:

Distinguimos tres tipos de acciones:

a)     Cardinales (o principales): son las que marcan el hilo narrativo. No podemos suprimirlas. Si alguna falta, la historia cambia.

b)     Secundarias: sirven para mostrar el ambiente, para caracterizar a los personajes. Si las suprimimos o cambiamos, pierde riqueza el estilo, cambia el ambiente; pero la historia permanece siendo la misma.

c)     Indicios: son aquellas acciones que, si bien no son principales, nos adelantan datos, nos brindan información importante para el sentido general del texto.

Estructura:

En el análisis más tradicional de la estructura argumental narrativa, hay tres momentos:

a)     Introducción: suele ser una breve presentación de la historia o del protagonista, lugar, etc. que nos pone en la situación que se va a contar. A veces no existe, y nos encontramos ya desde el principio en el medio de algún hecho, sin presentación alguna: esto se llama inicio in medias res (‘en mitad de la cosa’).

b)     Desarrollo: es el desenvolvimiento de las acciones, que se van complicando (tejiendo) hasta que llegan al:

c)     nudo o clímax: que es el momento culminante, el más importante, cuando todo se decide, para finalmente desembocar en el:

d)    desenlace. que concluye la historia. A veces el desenlace parece incierto o podemos interpretarlo de diversas maneras, o sugiere que la historia no terminó allí: decimos que es un final abierto.

Análisis lingüístico, extatextual. Conclusión.

 

A)   Análisis lingüíístico:

a)     Tipo de lengua:

¿Cómo es el lenguaje del narrador? ¿Y el de los personajes?

¿Hay registros particulares;  marcas de edad, regionalismos, cultismos, arcaísmos, vulgarismos, grupo social o nivel social, ideología, jerga, etc.? ¿Es insistente esa marcación? ¿Establece diferencias entre los personajes? ¿O se usa una lengua neutra?

b)     Técnica narrativa:

Considerando los tres procedimientos de la narrativa, ¿cuál de ellos es el predominante?

:     Narración (contar hechos que se desarrollan en el tiempo);

      Descripción (decir cómo es algo, mostrarlo)

      Diálogo: intercambio verbal entre los personajes,

c)     Estilo:

¿Qué caracteriza el estilo?

Oraciones cortas / largas; coordinación / subordinación

Uso de adjetivos (muchos / pocos; de qué tipo).

Connotación / denotación (sugerir / explicitar).

Campos semánticos. (a qué campo pertenecen las familias o constelaciones de palabras: por ejemplo: vida de campo, universidad, etc.).

Menciones extratextuales (citas, mención de personajes reales o literarios,); menciones metaliterarias.

B)   Análisis extratextual integrador (a posteriori):

Para finalizar, pero ahora después de haber leído y analizado el texto, volvemos a lo extratextual:

¿Cuál parece ser la intención del autor? ¿Cuál es el tema?  ¿Existe algún mensaje para el lector? ¿Cuál es la finalidad del texto?

a)      pedagógica-moralizante,

b)      entretenimiento,

c)      crónica histórica,

d)     crítica social,

e)      lúdica,

f)       ideológica,

g)      denuncia,

h)      arte por el arte.(ejercicio de estética)

i)        Función del texto

C)   Conclusión:

 

Para terminar, se puede proponer unan conclusión que sintetice el análisis, por una parte, y que, por otra, exprese la impresión u opinión de quien analiza.

En el capítulo siguiente se ofrece un texto para analizar, y después un ejemplo de análisis del mismo.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a Análisis de textos literarios


  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Análisis de textos literarios. Taller de literatura
En este curso de literatura y lenguaje, vamos a dar algunas pautas de análisis de... [05/05/11]
467  
2. Géneros literarios. Formas de escritura
Los géneros literarios o formas de escritura nos ayudan a saber componer textos... [14/09/09]
14.546  
3. Textos literarios. Corrientes, géneros y formas de expresión
Textos literarios . Corrientes , géneros y formas de expresión , la... [29/01/10]
5.497  

El blog de mailxmail|¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


Ponte al día de Literatura con nuestros cursos gratis