12.213 cursos gratis
8.308.105 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

El arte de la cestería

Autor: MARIO RODRIGUEZ RIVERO
Curso:
9,81/10 (60 opiniones) |22973 alumnos|Fecha publicación: 19/04/2007
Envía un mensaje al autor

Capítulo 3:

 Confección de los laterales

A partir de ahora, llamaremos "montantes" a las varas verticales del cesto y "tejedores" a las que se van entretejiendo con las anteriores.

La longitud de las varillas debe ser igual a la altura que se le quiere dar al cesto, más un par de cm para clavarlos en el fondo, más lo necesario para hacer el borde. Esta última medida depende del tipo de borde que se quiere hacer y de la distancia entre montantes. Desde luego nunca debe ser inferior a 10 cm para un borde sencillo como el francés, pero pueden ser necesarios 20-25 cm o más para un borde de tres varas o para uno trenzado.

Para la realización de los laterales del cesto, hay que insertar las varillas que van a formar los montantes verticales, uno al lado de cada uno de los radios de la base (Foto 1). Es conveniente disponer de un punzón para abrir hueco al lado de cada radio.

Una vez insertados todos, hay que recogerlos doblándolos con cuidado (sobre todo en el caso del mimbre, para que no se parta) hacia arriba y sujetándolos en un atillo, atados con una cuerda, goma, etc. (Foto 2)

Confección de los laterales  Confección de los laterales

Foto 1                                           Foto 2

En este momento, estamos preparados para ir tejiendo hacia arriba. Antes de seguir adelante, hay que advertir que una vez aprendidas las técnicas, nos damos cuenta de que son muy fáciles. La dificultad y el mérito están en la perfección del trabajo: no dejar huecos en el tejido, que habrá que apretar bien, (este problema se puede dar con facilidad, sobre todo al principio, en los fondos) y por otro lado, al subir los laterales, hay que tener cuidado de que los tejedores no acaben "obligando" a los montantes, retorciéndolos o llevándolos hacia el centro del cesto. Por ello hay que vigilar constantemente, según se teje, que los montantes no se vayan ni más para dentro ni más para fuera de lo que tenemos previsto, así como tampoco que se inclinen ni a la derecha ni a la izquierda

Hay varios tipos de tejido que podemos hacer. Los más conocidos son los siguientes:

-  Tejido simple

-  Tejido doble

-  Bordón de tres o de cuatro varas

Tejido simple: Como su nombre indica, es el más simple de los tejidos. Se hace con un solo tejedor. Consiste en introducir el extremo de tejedor entre dos montantes, pasarlo por delante del de la derecha y por detrás de el siguiente, (Foto 3) siguiendo así constantemente, hasta que se acabe el tejedor, en cuyo caso dejaremos el extremo hacia dentro y añadiremos otro junto a él para seguir tejiendo.

Hay que indicar que para que se pueda hacer este tipo de tejido, a cada vuelta, el tejedor que en la anterior pasaba por dentro de un montante, en la siguiente debe pasar por fuera y vicerversa, (Foto 4) para lo cual los montantes verticales tienen que ser impares, pues de no ser así, al empezar una nueva vuelta, el tejedor pasaría por dentro y por fuera en los mismos montantes que en la vuelta anterior y así no se forma el tejido. Por eso, para utilizar este tipo de tejido, o bien hay que añadir un montante más a la hora de poner los verticales, o bien, hacer lo que hemos hecho nosotros en el capítulo anterior: añadir un radio al hacer el fondo.

Confección de los laterales  Confección de los laterales

Foto 3                                           Foto 4

Tejido doble: En vez de utilizar un tejedor, utilizamos dos: Introducimos el extremo de uno entre dos montantes y el otro entre los dos montantes siguientes. Cogemos el de la izquierda y lo pasamos por fuera del montante siguiente, por dentro del siguiente, y lo sacamos hacia fuera. A continuación haremos lo mismo con el otro montante, que en este caso estará a la izquierda. Y así, cogiendo siempre el de la izquierda y repitiendo la misma opreación, se va tejiendo el cesto. En este caso, no es necesario que los montantes sean impares.

Para empezarlo, en vez de dos varas de médula, se puede poner una doblada (mejor que no sea por la mitad) y así queda el principio más atado. (foto 5)

Confección de los laterales  Foto 5

Bordón de tres varas: Se comienza como en el caso anterior, pero en vez de colocar entre los montantes dos tejedores, se colocan tres en tres huecos cosecutivos. (foto 6) Se trabaja siempre con el de más a la izquierda: se pasa por fuera de dos montantes, por dentro del siguiente, y se saca hacia fuera. (foto 7) Se hace lo mismo con el siguiente, que ahora está a la izquierda y así sucesivamente (foto 8), hasta que hemos dado una vuelta completa, es decir, hasta que el último que hayamos tejido salga por el hueco anterior al primero que habíamos puesto para empezar.

Confección de los laterales  Confección de los laterales  Confección de los laterales

Foto 6                                           Foto 7                                            Foto 8

Ahora, para que no se note un salto de altura de una vuelta a la siguiente, hay que hacer "la subida", que consiste en que por una sola vez hagamos la misma operación pero al revés, es decir, pasar primero el de la derecha por fuera de dos, por dentro de otro y dejarlo hacia fuera, hacer lo mismo con el siguiente y lo mismo con el tercero. A partir de ahi, volver a tejer normalmente, es decir, cogiendo siempre el de la izquierda, hasta rematar otra vuelta. Cuando se quiere acabar, tiene que ser siempre con vueltas completas y se acaba con la subida y pasando los extremos que quedan de los tejedores por debajo de dos hacia fuera.

El bordón de cuatro varas es igual, pero hay que pasar los tejedores por fuera de tres montantes, por dentro de uno y sacarlos hacia fuera.

Este tipo de tejido (tanto el de tres como el de cuatro varas) es muy interesante para donde se quiera armar más el cesto. Se utiliza mucho en la base, para empezar a subir el cesto (con un par de vueltas de tres varas). Aqui, además hace la función de tapar las puntas de los radios del fondo.

Proceso de elaboración de los laterales: Una vez que tenemos atados todos los montantes, lo más conveniente es hacer un par de vueltas de bordón de tres varas, como ya se indicó más arriba.

A continuación, si hemos tenido la precaución de añadir un montante más para que sean impares, lo más fácil y rápido en hacer un tejido simple. Se puede hacer este tejido hasta el final del cesto, o se puede rematar con otro par de vueltas de bordón de tres varas.

Recordar que nos tiene que sobrar una determinada longitud de montantes, pues con ellos tenemos que cerrar el cesto.

Caso del mimbre

Cuando vamos a subir los laterales en un cesto de mimbre, también podemos dar unas vueltas de bordón de tres varas para empezar, pero teniendo la precaución de empezar tejiendo por la parte más fina de los mimbres, y cuando se nos acaben, añadir otros tres, en esta caso empezando por lo más gordo y acabando por la parte fina.

La diferencia más importante con la médula de junco es que a partir de ahora, no podemos utilizar ni el tejido simple ni el doble, nuevamente por la misma razón: la pérdida de grosor del mimbre a lo largo de toda su longitud. Por eso lo que se hace es meter una vara entre cada dos montantes, es decir, tantas varas como radios tiene el cesto. Para que nos se caigan, hay que colocarlas saliendo de entre dos montantes, rodeando por fuera el de la derecha, pasando por dentro del siguiente, y dejándolo salir por entre este y el siguiente. Así con todos, hasta rodear todo el cesto. Se requiere tener espacio, pues salen todos disparados hacia fuera.

A continuación, se coge uno cualquiera y se pasa por dentro del que está a su derecha y se saca hacia fuera por entre ese y el siguiente. Después se hace lo mismo con el tejedor que está a su izquierda, y así sucesivamente hasta hacerlo con todos. Ya hemos dado una vuelta completa. De nuevo empezamos con la misma operación, hasta tener otra vuelta y así sucesivamente hasta que se acaben los mimbres. En ese momento, o cerramos ya el cesto, o si ha de ser más alto, tenemos que colocar otra tanda de mimbres como hicimos al principio, y volverlo a tejer hasta conseguir la altura deseada.

Capítulo siguiente - Rebordes I
Capítulo anterior - Elaboración de un fondo

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a El arte de la cestería


  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Piano. El arte de la improvisación
Sigue nuestro curso de improvisación en el piano y obtén los lineamientos... [20/07/11]
752
Curso con video
2. Piano. El arte de la improvisación (Parte 2)
Aprende a improvisar en piano junto a nosotros en este vídeo tutorial de... [26/07/11]
354
Curso con video
3. Piano. El arte de la improvisación (Parte 3)
Improvisar en piano te será muy fácil si siguen nuestra serie de vídeos tutoriales... [01/08/11]
605
Curso con video

El blog de mailxmail|¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


Ponte al día de Artes plásticas y manualidades con nuestros cursos gratis