12.213 cursos gratis
8.307.734 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Cómo cuidar a personas mayores

Autor: Katia Sevilla
Curso:
7/10 (2 opiniones) |1637 alumnos|Fecha publicación: 14/11/2007
Envía un mensaje al autor

Capítulo 2:

 Los y las cuidadoras de adultos mayores de Costa Rica 1999

Para iniciar con esta caracterización, se considera necesario definir quién es un/a cuidador/a de personas adultas mayores. Y para efectos de esta obra se definirá como "aquel miembro del núcleo familiar que brinda o dispensan cuidados" (Sevilla, 1999), aunque también existen familias donde se contrata a otras personas para que se responsabilicen del cuido de sus miembros más ancianos. De allí que nos encontremos frente a dos clases de cuidadores: los que tienen lazos consanguíneos - provenientes del mismo sistema familiar- y los externos a la familia.

En virtud del desconocimiento sobre las características generales de aquellos que dispensan cuidado a la persona adulta mayor, en el mes de febrero de 1999, se realizó una investigación focalizada en la que se tomó al azar una muestra de 20 personas cuidadores de adultos mayores, a quienes se les administró un cuestionario dividido en cuatro apartados:

1- Datos Sociodemográficos donde interesaba conocer la identificación, escolaridad, situación económica del cuidador.

2- Estado de salud mental del cuidador: donde interesaba identificar sentimientos que el cuidador experimentaba dentro del ejercicio de su rol.

3- Red de apoyo del cuidador: donde interesaba conocer la existencia o ausencia de apoyo del cuidador.

4- Necesidades del cuidador: interesaba saber cuáles eran las necesidades del cuidador referidas a capacitación (conocimientos inmediatos que ameritaba el cuidador para realizar aún mejor su labor) y recursos institucionales, donde se prestó especial atención a si el cuidador deseaba o no conocer otros recursos existentes y los cuales podría utilizar en un momento dado.

A continuación se presentan los resultados:

De los 20 cuidadores la mayoría se ubicó en un rango de edad entre los 46 y 73 años, destacándose una mayoría de mujeres que realizan la labor de cuidadoras, aunque también se entrevistó hombres cuidadores. Lo anterior permite observar que principalmente el rol de cuidador está reservado para las mujeres, aunque en menor medida, y quizás por una pequeña apertura de concepción mental algunos hombres empiezan a incursionar en el rol de cuidadores. El rango de edad es importante, ya que aunque los entrevistados son pocos, se presume que existen pocos cuidadores de adultos mayores de menor edad del rango anteriormente mencionado, lo cual podría explicarse por varios factores: escolaridad, ya que ahora las mujeres jóvenes tienen mayores facilidades de acceso a la educación que congéneres de mayor edad; la familia extensa es menos frecuente debido al ritmo de vida actual.

La escolaridad de los cuidadores entrevistados varía considerablemente, caracterizándose por un mayor número de cuiadores con primaria incompleta y un reducido número de cuidadores con grado universitario completo. No obstante, vemos como el rol de cuidador no es excluyente del grado académico, aunque podría suponerse que éste sí influye en el modo en que se ejerza el cuidado, ya que se esperaría que a mayores conocimientos, mejor cuidado. Importante destacar un elemento que debe acompañar al conocimiento adquirido: disponibilidad y amor para quien se cuida. Lo anterior ya que podría darse la situación de que algún cuidador sea universitario, con muchos conocimientos pero si "amor" para la persona que cuida, y por ello lo "hace a a medias".

La relación de parentesco con el adulto mayor, los entrevistados refirieron principalmente que eran o su padre o su madre, en menor medida suegro (1) vecina (2), amiga ( 1) , cuida por remuneración (1), esposo (2). De allí que se vea nuevamente la importancia que adquiere la familia como red de apoyo primaria. Cabe anotar que el lazo primario paterno o materno, cobra relevancia en la vida del individuo desde su más tierna edad, y los cuidadores entrevistados así lo demuestran al anotar en primer lugar que la persona adulta mayor cuidada es su padre o su madre. 

Los adultos mayores cuidados, se caracterizaron por tener situación económica de fuentes propias de ingreso en mayor cuantía por medio de pensión, algunos percibían además aporte de los hijos y otras fuentes como casas de alquiler y herencias económicas, sólo un reducido porcentaje ( 3%) refirieron no tener fuentes propias de ingreso. 

El cuidador por su parte caracterizó principalmente su situación económica como de no percibir ingresos, mientras que sólo uno refirió sí percibir pago por sus servicios. Este apartado es importante para concebir la situación de cuidador, ya que si primariamente es familiar, no puede dedicarse a labores remuneradas, y probablemente terminará su labor de cuidador alrededor de los 45 o 50 años, cabe preguntarse ¿sin pensión y quizás sin otras fuentes propias de ingreso económico cómo se mantendrá esta persona?. Esto nos lleva a plantearnos la importancia de la existencia de una legislación que proteja a quienes cuidan adultos mayores.

La situación de salud del cuidador varió desde aquellos que refirieron ningún padecimiento hasta aquellos que relataron la presencia de varias enfermedades, entre ellas colesterol, diabetes mellitus, hipertensión arterial, corazón afectado, nervios. No obstante todos los entrevistados sí cuentan con seguro social, ya sea por cuenta propia, por beneficio familiar, por el Estado o por pensión.

La mayoría refirió tener vivienda propia (12), mientras que los demás entrevistados refirieron vivir en casa del cuidador, casa del alquiler o casa prestada.

El Estado Emocional del cuidador se caracteriza por sentirse principalmente responsable de brindar cuidado (15) cansado de cuidar (4), frustrado (4), enojado por que existen otros familiares que podrían apoyar y no lo hacen (2), culpable de sentir deseos de no querer cuidar al adulto mayor (1), aunque también refirieron otros sentimientos tales como realizada, sensible ante todo, por compasión, sentirse bien, retribución, lo visualiza como su padre, contenta, ningún sentimiento al respecto.

En lo referente a recreación, los cuidadores refirieron principalmente que salen a recrearse de vez en cuando de manera ocasional o nunca salen (14) y en menor medida una vez a la semana un día de 8 horas (3). Este aspecto es importante de considerarse desde el punto de vista de la Salud mental, ya que cabe preguntarse ¿una persona cansada y frustrada, estresada, preocupada, podrá brindar cuidados con ternura, disponibilidad, gentileza? Probablemente que no. Y al final del día, ambos, cuidador y cuidado se sentirán agotados y agobiados. No se debe descuidar la salud del cuidador. Nadie puede dar lo que no tiene.

Respecto a la tenencia o no de red de apoyo, entendida como aquellas otras personas o fuentes de apoyo para realizar el cuido, predominó una ausencia de la misma (12), mientras que en menor cuantía sí existe (8). Las fuentes de apoyo provienen principalmente de los hermanos del cuidador (es decir, de los hijos del adulto mayor cuidado), en menor medida del cónyuge del cuidador, de sus hijos, o de otros familiares del cuidador tales como primos, tíos, sobrinos, nietos. La frecuencia de disponibilidad del cuidado se ubicó en "previo aviso" y "de vez en cuando", y en menor medida por acuerdo previo de equidad de cuido (negociación entre los hijos del adulto mayor).

En cuanto a las necesidades del cuidador se obtuvo:

En capacitación: interesa a los cuidadores aquellos aspectos relativos al manejo de medicamentos (10) y curaciones básicas (9) principalmente; y en menor medida nutrición (4), uso adecuado de los sueros (1), promoción del autocuidado del adulto mayor (3), psicología gerontológica (2), terapia física (1), movilización de pacientes encamados y primeros auxilios básicos (1).

En general se obtuvo que los cuidadores desean conocer más sobre servicios profesionales especializados (16) que sobre Hogares Transitorios (9) y Centros Diurnos (10), aunque sí referían la importancia de conocer los Hogares y centros para utilizarlos en el momento oportuno. No obstante, se visualiza la impotancia de la no expulsión del adulto mayor de su núcleo familiar, ya que los familiares cuidadores refirieron su deseo de nunca tener que utilizar los servicios de Hogares para Ancianos aunque éstos sean de estadía temporal.

Entre otras necesidades sentidas por los cuidadores se obtuvo mayor disponibilidad de tiempo libre (3), conocer cuidadores sustitutos temporales (1), servicios profesionales gratuitos (1), entrenamiento para cuidar adultos mayores (1), disponibilidad de opciones recreativas conjuntas cuidador-adulto mayor (1), conocer sobre legislación y salarios para cuidadores (2). Estas necesidades referidas por los 20 entrevistados, especialmente las dos últimas demuestran que los cuidadores están tomando importancia a su persona misma como sujeto de derechos y de autocuidado, y que también visualizan la recreación como importante para ambos (adulto mayor-cuidador) como medio para mantener su calidad de vida y su nivel de salud.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a Cómo cuidar a personas mayores


  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Cómo tratar con personas conflictivas
Tratar con personas conflictivas a menudo genera angustia y malestar en la... [25/05/10]
2.734  
2. Cómo conseguir que las personas lo acepten
Hay una frase muy conocida que dice no todos somos monedas de oro para caer bien a... [09/02/12]
16  
3. Seguridad de las personas
Orientar a las personas en general en la planificación y organización especifica de... [14/03/06]
4.812  

El blog de mailxmail|¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


¿Recibir novedades de Relaciones humanas? ¡No te costará nada!