12.213 cursos gratis
8.309.300 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Contabilidad de costes

Autor: Francisco López Cruces
Curso:
10/10 (6 opiniones) |7253 alumnos|Fecha publicación: 07/09/2007
Envía un mensaje al autor

Capítulo 15:

 El personal: concepto, clases y problemas valorativos

Concepto, clases y composición

Con los términos personal o mano de obra se hace referencia a todas las personas q aportan su esfuerzo físico y/o intelectual al proceso productivo de la empresa, siempre q su vinculación con ésta sea de carácter jurídico - laboral.

La clasificación de la mano de obra suele hacerse en función de la posibilidad de su asignación inequívoca a un determinado objeto de coste (normalmente ptos o trabajos):

- Mano de obra directa: es aquella cuya incidencia sobre los ptos, trabajos o pedidos se controla de forma exhaustiva. Su coste representa una parte relativamente importante del coste total del pto y puede asignarse directamente a éste en la fase de imputación. Esta clase de mano de obra resulta mas fácil de identificar en la fabricación por pedidos u ordenes de fabricación, ya q en ella los limites de cada trabajo u operación están claramente determinados. Sin embargo en otros casos, como en la fabricación de proceso continuo, puede ocurrir q trabajos aparentemente directos no se incluyan en la categoría de mano de obra directa, por no resultar practico el control de los tiempos en relación con los ptos.. Son dos, por tanto, las condiciones q definen a la mano de obra como directa: la facilidad del control de su incidencia final y la conveniencia económica de dicho control.

- Mano de obra indirecta: es, por exclusión, toda la mano de obra no directa, es decir, aquélla cuya incidencia por pto, trabajo o pedido no se controla exhaustivamente. La asignación de su coste, q tiene lugar en la fase de localización, esta condicionada por los métodos de distribución aplicados en cada caso. En esta categoría se suele incluir, entre otros, al personal dedicado a operaciones de transporte interno, limpieza, mantenimiento y reparaciones de edificios y maquinaria, etc.

El coste del personal representa la retribución  total del esfuerzo humano aplicado al proceso productivo. Comprende, además de los importes percibidos directamente por el personal, todas las restantes cargas asociadas al mismo: sueldos y salarios, cargas sociales, otras cargas relacionadas con el personal.

Problemas valorativos 

La valoración del coste del personal obliga a resolver una serie de problemas, tales como:

Los desfases temporales entre el devengo de los gastos y su vencimiento : como los q se producen en los casos de las pagas extraordinarias o las vacaciones retribuidas, q originan una distribución irregular del importe anual soportado por la empresa. El adecuado tratamiento del coste de personal obliga, por tanto, a su consideración con carácter anual, ya q éste es el periodo mínimo dentro del cual quedan recogidas todas las irregularidades en la distribución temporal de sus diversos componentes, haciendo posible su reparto equitativo entre el trabajo efectivamente realizado en dicho periodo.

La existencia en los costes de personal de componentes indirectos a los propios empleados: hay q tener en cuenta q, de los diversos conceptos q integran los costes de personal, solo una parte es directamente identificable con cada uno de los empleados (básicamente sueldos y cargas sociales obligatorias), siendo el resto común a grupos de empleados o a todo el personal de la empresa. La imputación de estos componentes indirectos del coste del personal a los ptos suele realizarse a través de la fase de localización, incluyéndolos en la categoría de costes indirectos.

La elección de la base temporal adecuada para la asignación del coste de personal: el análisis de los tiempos de trabajo del personal suele partir del tiempo en calendario, constituido por el total de unidades de tiempo - días, horas, turnos, etc. - q integran un periodo de calculo. Este tiempo puede descomponerse en tiempo hábil o inhábil - debido este último a días festivos, vacaciones, etc. -;  el tiempo hábil puede escindirse, a su vez, en tiempo de presencia y de ausencia - tiempo perdido por faltas, bajas por enfermedad, etc. -; el de presencia, en tiempo ocupado y desocupado - tiempo durante el cual el personal carece de lugar de trabajo asignado - y el tiempo ocupado se clasificara en tiempo activo e inactivo - tiempo durante el cual el personal dispone de un lugar de trabajo asignado, pero no puede desarrollar su actividad por causas no imputables al mismo, como, por ejemplo, averías o cortes en el consumo eléctrico -. Hay q señalar q un análisis del tiempo de trabajo con este nivel de detalle tendrá sentido principalmente para los operaros de fabricación, mientras q para el resto del personal es normal realizar un estudio menos detallado, contemplando un nº mas reducido de categorías de tiempos. 

Pues bien, parece claro q al optar por una de las categorías de tiempos mencionadas como base para el calculo del coste unitario de la aplicación temporal del trabajo del personal, se estará determinando de forma automática la valoración de todas las categorías  subsiguientes. La solución q puede considerarse como de aceptación mayorista consiste en tomar como base el tiempo de presencia, durante el cual se dan las condiciones de posibilidad efectiva de prestación de los servicios por el personal. Así pues, previa estimación del tiempo de presencia anual, el cociente entre el total de los conceptos retribuidos devengaos en dicho periodo y la magnitud anterior permitirá obtener una medida del coste de mano de obra soportado por la empresa por hora o por jornada laboral, según proceda, q servirá para valorar el consumo registrado a lo largo del periodo contemplado. Este calculo puede referirse a un solo trabajador, al conjunto de los trabajadores o a un segmento del mismo q sea significativo desde el punto de vista económico.

El tratamiento del coste correspondiente a la diferencia entre el tiempo de presencia y el tiempo activo: esta diferencia pone de manifiesto un cierto desaprovechamiento de la capacidad de trabajo disponible. Para el tratamiento del coste q correspondería, en su caso, a esta diferencia, conviene atender a la distinción entre tiempo inactivo y tiempo desocupado. El tiempo inactivo puede deberse a circunstancias normales, q se repiten de forma rutinaria - por Ej.: el paso de una actividad a otra, o la preparación de la maquinaria - o a circunstancias excepcionales - tales como huelgas, averías o reparaciones de las maquinas, falta de stocks, etc.. En el primer  caso, su coste puede imputarse directamente al pto o pedido q la haya ocasionado, cuando éste puede determinarse sin ambigüedad, o tratarse como un coste indirecto, a localizar en el lugar en q la misma se haya producido. En el segundo caso, el carácter excepcional de la inactividad aconseja evitar la incorporación de su coste a la producción, debiendo ser considerado una perdida del periodo, o incluso una diferencia de tratamiento contable. Para el tiempo desocupado - q suele darse en las plantillas sobredimensionales para cubrir las bajas temporales sin detener el proceso de producción, o por existir una disminución temporal de la demanda de los ptos de la empresa - se aconseja crear un lugar de costes virtual, es decir, sin entidad real pero operativo para el tratamiento de los costes, q podría denominarse lugar de coste de personal desocupado. El coste asociado por este personal debe ser considerado como un coste de subactividad, y adecuado directamente a los rdos del periodo.

 El tratamiento del coste de las horas extraordinarias: exige conocer las causas por las q éstas se han realizado. Cuando son consecuencia de la organización general del proceso productivo, y dado q su coste suele ser superior al de la hora normal, se sugiere q la diferencia entre los costes de ambas clases  de horas se distribuya entre todos los ptos, aunque durante las horas extraordinarias solo se haya procesado alguno de ellos en particular. En cambio, si son debidas a un pto especifico - por Ej.: pq ha habido un aumento no previsto de su demanda, q obliga a forzar su ritmo de producción - la diferencia deberá atribuirse a ese único pto.

 El tratamiento del coste del empresario individual, cuando no se haya fijado una contraprestación explicita por su trabajo: esta situación ha perdido vigencia en la actualidad, "principalmente pq la legislación laboral exige q todo trabajador q continua o regularmente aporte su trabajo a una determinada actividad económica debe cobrar un salario y estar dado de alta en la S.Social en el régimen de autónomos o de trabajador por cuenta ajena". De esta forma, al exigirse la consideración explicita del salario del empresario se ha resuelto de una manera indirecta la consideración del mismo".

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a Contabilidad de costes


  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Contabilidad
Este curso recoje aquella información más importante y necesaria para conocer el... [02/08/06]
180.616  
2. Costos de fabricación (costes). Clasificación por su origen
Los gastos de fabricación son erogaciones de efectivo, cargos y acumulaciones,... [25/01/12]
4  
3. Contabilidad básica
En este curso, a través de sus capítulos se resumen los aspectos fundamentales... [01/10/04]
112.514  

El blog de mailxmail|¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


Ponte al día de Contabilidad y Finanzas con nuestros cursos gratis