12.213 cursos gratis
8.309.300 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Dignidad humana. Filosofía y doctrinas

Autor: Herder Editorial
Curso:
9/10 (1 opinión) |451 alumnos|Fecha publicación: 18/02/2011
Envía un mensaje al autor

Capítulo 8:

 Dignidad. Doctrina Friederich Schiller (2/2)

Esta capacidad de autodominio frente a los instintos eleva la persona a un plano superior que el resto de los animales y le confiere dignidad. «Así como la gracia –escribe Schiller– es la expresión de un alma bella, la dignidad lo es de un carácter sublime.»15 Y añade: «La dominación de los instintos por la fuerza moral es libertad de espíritu, y dignidad se llama su expresión en lo fenoménico».16

Lo que, realmente, confiere dignidad a la persona es, según Schiller, esta capacidad de elevarse por encima de la materia, de abrirse al horizonte de la gracia, de limitar las inclinaciones de la naturaleza instintiva y alzarse al reino del espíritu. «La dignidad surge por sí misma en la virtud, ya que por su contenido presupone el dominio del hombre sobre los instintos.»17 La dignidad consiste en el dominio de los movimientos involuntarios, en la capacidad que tiene el espíritu de someter a la naturaleza. «En la dignidad –dice Schiller– el espíritu se conduce frente al cuerpo como soberano, porque tiene que afirmar su autonomía contra el instinto imperioso que, prescindiendo de él, obra directamente y trata de sustraerse a su yugo.»18

«En la dignidad –afirma Schiller– se nos ofrece un ejemplo de la subordinación de lo sensible a lo moral, ejemplo cuya imitación es para nosotros ley, pero al mismo tiempo sobrepasa nuestra capacidad física. El conflicto entre la necesidad de la naturaleza y la exigencia de la ley, cuya validez sin embargo admitimos, pone en tensión la sensibilidad y despierta el sentimiento que se llama respeto y que es inseparable de la dignidad.»19

En este punto en particular, está muy próximo a las posiciones de Kant, puesto que también para él el ser humano es capaz de vivir conforme al imperativo categórico, que como ley moral impera en el seno de la razón práctica, y superar la resistencia de las inclinaciones. Siguiendo la terminología kantiana, Schiller distingue entre el hombre fenoménico y el hombre nouménico. La dignidad del hombre no depende de la belleza de la estructura humana, de lo fenoménico, sino de lo nouménico.

A partir de lo que se ha dicho, se comprende que para Schiller la dignidad es la expresión de un carácter sublime, y consiste en la supresión de los movimientos involuntarios. Según Schiller, la inclinación y el deber no pueden coincidir y el alma bella tiene que convertirse en un alma sublime. Su expresión en el fenómeno es la dignidad. La dignidad despierta el sentimiento del respeto, impide que el amor se pervierta en deseo. «El dominio de los instintos mediante la fuerza moral es –según  Schiller– la libertad del espíritu y la expresión de la libertad del espíritu en el fenómeno que se llama dignidad.»20 El autor de Guillermo Tell considera esta segunda dimensión: la dignidad existencial. También relaciona íntimamente el concepto de dignidad con la idea de libertad.

La libertad, en la filosofía romántica de Schiller, no puede identificarse con el libre albedrío, con la capacidad de optar entre dos o más alternativas, sino con la posibilidad de liberarse de esas barreras que hay en la naturaleza humana. El ser humano puede elevarse al reino divino, al ámbito de la gracia, a través de sus obras, de sus creaciones, de la música, del arte, de la poesía, pero también puede vivir como una bestia, bajo la esclavitud de los sentidos más elementales. La dignidad es la libertad que confiere el espíritu, es el dominio sobre los instintos.

Según Schiller, la dignidad se exige y se demuestra en el padecer (pathos). En este punto, el pensador romántico no sólo se aproxima a la filosofía moral de Kant, sino también a la propuesta ética de los estoicos. «La dignidad –dice– es expresión de la resistencia que el espírituautónomo ofrece al instinto natural.»21

A lo largo de su ensayo, Schiller distingue diferentes gradaciones de dignidad. Para Schiller, la dignidad no es un atributo que se diga intrínseco de todo ser humano, no tiene un valor ontológico, sino que es algo que se conquista a través del obrar y, por lo tanto, que está sujeto al mérito. «La dignidad –dice– tiene sus distintas gradaciones.»22

En el grado supremo está lo majestuoso, que se puede decir de aquel ser humano capaz de controlar sus actos involuntarios, de padecer con serenidad, de elevarse por encima del reino de la necesidad y de las inclinaciones.

_________________________________________________________________________

15. Ibídem, p. 66.

16. Ibídem, pp. 71-72.

17. Ibídem, p. 75.

18. Ibídem, p. 74.

19. Ibídem, p. 79.

20. Ibídem, p. 45.

21. Ibídem, p. 75.

22. Ibídem, p. 83.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a Dignidad humana. Filosofía y doctrinas


  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Filosofía
Un curso para los que quieren iniciarse en el mundo de la filosofía. Sus orígenes,... [21/09/05]
10.095  
2. Filosofía: amor a la sabiduría
La palabra Filosofía etimologicamente significa amor a la sabiduría y en un sentido... [18/02/05]
13.273  
3. Filosofía y poesía. Lo absoluto
Filosofía y poesía en su relación con lo absoluto, es un ensayo sobre la... [16/03/09]
414  

El blog de mailxmail|¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


Ponte al día de Cultura con nuestros cursos gratis