12.213 cursos gratis
8.307.926 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Ecología y medio ambiente (3/6)

Autor: Benedicto Cuervo Álvarez
Curso:
9,50/10 (2 opiniones) |660 alumnos|Fecha publicación: 25/01/2011
Envía un mensaje al autor

Capítulo 26:

 Destrucción medio ambiental. Alteración del suelo

LA ALTERACIÓN DELSUELO.

 Como un ser vivo, el suelo se caracteriza por mantener un permanente equilibrio con aquellos elementos físicos, químicos y biológicos con los que se asocia.La labor paciente de construcción del suelo por los seres vivos durante cientos de años se ha visto interrumpida y retrocedida por la acción del hombre.

Los cambios más significativos se empiezan a producia a partir del S.XVIII con la conversión en cultivo de grandes extensiones de bosque. No obstante, en el momento actual, este fenómeno se ve acompañado de una actividad febril de recubrimiento de la superficie con cemento y asfalto al compás de nuestro crecimiento poblacional e industrial.

 La explotación abusiba de bosques y selvas en el mundo, da lugar a la denominada deforestación, en primer lugar, para posteriormente, si persiste esta práctica, dar lugar a la denominada desertización. Vamos a ver, a continuación, en qué consisten y cuáles son sus consecuencias.

A)  DEFORESTACIÓN.

Muchas personas gozan con los bosques. Por lo general son hermosos y contribuyen a hacer más pintoresco el paisaje. Su delicado juego de luces y sombras, sus claros y sus enmarañadas espesuras les dan un aire de excitante misterio. Ademá, son paraísos para los animales salvajes – pájaros, ciervos, bisontes, y muchas pequeñas criaturas- . En las junglas tropicales albergan al tigre, a los gorilas y a otros simios junto con otros espectaculares animales.

 El bosque es todo esto y mucho más. Un informe de la FAO decía que los bosques representan “el mayor logro de la revolución ecológica, con mucho el más complejo y autoperpetuador de todos los ecosistemas”.

 En la actualidad, la superficie forestal del planeta se reduce en 13 millones de hectáreas anuales. Los bosques ocupan un 30 por ciento de la Tierra, que equivalen a 4.000 millones de hectáreas. Este patrimonio mundial: Australia, Brasil y la Amazonia, Canadá, Estados Unidos, Congo, India, Indonesia, China y Rusia. Sin embargo, los países de América y Oceanía han perdido alrededor de 350.000 hectáreas por año, mientras los chinos aplicaron programas de reforestación que les trajo un millón de hectáreas entre el 2000 y 2005.

 ¿Qué beneficios proporciona el bosque al hombre?. El bosque produce el oxígeno que necesitamos para respirar, ya que las plantas verdes son los únicos seres capaces de transformar la energía solar en energía química.

 Los bosques regulan también el abastecimiento de agua en todo el mundo, reteniéndola durante los períodos más lluviosos y liberándola a través de fuentes y ríos en las épocas secas, cuando es más necesaria. Deteniendo los desagües, los bosques protegen el suelo de la erosión causada por el agua. La erosión del viento también se ve reducida. Además, el suelo no está a merced del sol, que lo secaría en demasía.

 Es triste decir que el hombre está destruyendo el bosque en muchas partes del mundo de una manera devastadora, en la creencia de que las regiones libres de árboles podrían transformarse en áreas de rica agricultura. Esta creencia es falsa con demasiada frecuencia. Las buenas cosechas pueden obtenerse durante algunas temporadas, pero la productividad desciende rápidamente. Entonces se abandona el área cultivada, que acaba por ser un desecho inútil, provocando, en poco tiempo, una zona estéril y desértica, ya que la cubierta vegetal que protege el suelo, el agua y el viento actúan sobre él arrastrando y destruyendo las capas más superficiales y fértiles. Si este proceso continúa en el tiempo puede destruírse todo el suelo y aflorar la roca base. A este proceso de pérdida total de suelo se le denomina desertización o transformación de zonas fértiles en desiertos.

 El bosque es claramente uno de los contribuyentes más importantes al futuro de la humanidad y, de hecho, a toda la vida sobre la Tierra. Su conservación es de importancia vital. Esto no significa que debe mantenerse intocable, sino que debe ser usado racionalmente, devolviéndole, en lo posible, lo que se le quita, mediante una buena política de reforestación. Los beneficios de los bosques no alcanzan sólamente a los países que los poseen. Son un capital internacional, y las naciones deben cooperar en el uso y conservación de sus recursos. (Meter Jackson).

 Si la destrucción del bosque es un tema preocupante aún lo es más la de las selvas tropicales y amazónicas. En la actualidad quedan menos de ocho millones de kilómetros cuadrados de selva virgen tropical. Longman y Jenik afirman que la mitad de la masa viva de la Tierra se halla en las selvas vírgenes tropicales, aunque éstas tan sólo cubren una parte relativamente pequeña del mundo. Desgraciadamente, esta pequeña parte se va reduciendo cada vez más. Sierras mecánicas y bulldozers están por todas partes. Según cálculos recientes, casi el 30% de la selva virgen ya ha desaparecido en Latinoamérica y el sudeste de Asia, más del 50% en África y hasta el 60% en la India, Sri Lanka y Birmania. Se ha comprobado que en países como Costa de Marfil, Madagascar, Filipinas y Tailandia, cada año se destruyen más de 4.000 has de selva virgen. En el sudeste de Asia, un millón de kilómetros cuadrados de selva, al menos, se va desmontando por zonas, se cultivan esas zonas y más tarde se vuelven a abandonar. Esto es lo que se denomina “agricultura itinerante”. En consecuencia, junto con la tala comercial, se pierde anualmente una alarmante cantidad de selva: 1.250 has por hora.

 El área del Amazonas, en Latinoamérica, es la mayor selva virgen del mundo . Cuenta con más de 300 millones de has de selva, 20.000 especies de plantas, millones de pequeños organismos y un total de 70 millones de metros cúbicos de madera. Una región tan grande como Europa sin Rusia, donde la cuarta parte del agua potable del mundo afluye al océano a través de un único y enorme río. Un tesoro de material genético con el que podrían potenciarse y mejorarse plantas alimenticias, fabricarse medicinas y realizar múltiples descubrimientos científicos. Una región con una influencia sin igual en el clima a nivel mundial. Un abastecedor potencial de innumerables productos que, sin duda, serán necesarios en el futuro.

 A partir de mediados de los sesenta del S.XX, muchos gobiernos de estados latinoamericanos, siguiendo los pasos del de Brasil, empiezan a tomar medidas urgentes para procurar un medio de vida en la región amazónica, asentando en ella, a parte de la población pobre de otras regiones, mediante la creación de planes de desarrollo, como el denominado “Plan Nacional de Integración” (PIN) en Brasil. Se construyen dos enormes carreteras, a través de la región amazónica como primera medida del Plan. A cada lado de las carreteras se ha señalado una franja de cien kilómetros de ancho para campos de cultivo. Este sistema ha fracasado, puesto que los pequeños agricultores, establecidos en las nuevas parcelas ganadas a la selva amazónica, al cabo de pocos años, vendieron dichas parcelas a los latifundistas y emigraron hacia la periferia de las grandes ciudades en busca de trabajo.

 A parte de la destrucción de las selvas por la construcción de nuevas carreteras y para el asentamiento de pequeños agricultores, la tala abusiva de las selvas, especialmente las denominadas maderas nobles por parte de las multinacionales, al igual que se aprecia en los últimos años la intensificación de las explotaciones mineras y de yacimientos de gas y petróleo, hace peligrar aún más este espacio natural que en cuestión de poco tiempo puede llegar hasta casi desaparecer.

B)  DESERTIZACIÓN.

Se llama desertización a la transformación de tierras usadas para cultivos o pastos en tierras desérticas o casi desérticas, con una disminución de la productividad del 10% o más. La desertización es moderada cuando la pérdida de productividad está entre el 10% y el 25%. Es severa si la pérdida está entre el 25% y el 50% y muy severa si es mayor.

 El proceso de desertización se observa en muchos lugares del mundo y es una amenaza seria para el ambiente y para el rendimiento agrícola en algunas zonas. Cuando está provocado por la actividad humana se le suele llamar desertificación.

 La mayor parte de la desertización es natural en las zonas que bordean a los desiertos. En épocas de sequía estos lugares se deshidratan, pierden vegetación y buena parte de su suelo es arrastrado por el viento y otros agentes erosivos. Sin embargo, este fenómeno natural se ve agravado por actividades humanas que debilitan el suelo y lo hacen más propenso a la erosión.

 Entre las acciones humanas que debilitan el suelo y aceleran la desertización están:

· Sobrepastoreo.- Es el intento de mantener excesivas cabezas de ganado en un territorio, con el resultado de que la vegetación es arrancada y pisada por los herbívoros y no se puede reponer. El suelo desnudo es muchos más fácilmente erosionado. Es la principal causa humana de desertización en el mundo.

· Mal uso del suelo y del agua.- El riego con agua con sales en lugares secos y cálidos termina salinizando el suelo y esto impide el crecimiento de la vegetación. Algunas técnicas de cultivo asimismo facilitan la erosión del suelo.

· Tala de árbolesy minería a cielo abierto.- Cuando se quita la cubierta vegetal y no se repone la pérdida de suelo es mucho más fácil.

· Compactación del suelo.- El uso de maquinaria pesada o la acción del agua en suelos desnudados de vegetación (procesos de laterización) producen un suelo endurecido y compacto que dificulta el crecimiento de las plantas y favorece la desertización.

No es fácil determinar qué superficies se encuentran sometidas a desertización provocada por el hombre. En muchos casos es un proceso natural que sigue las oscilaciones climáticas; en unas épocas los desiertos crecen y en otras retroceden, dependiendo de la evolución del clima.

Según algunas estimaciones del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente una extensión similar a la de toda América (unos 33 millones de kilómetros cuadrados) se encuentran en riesgo de desertización.

Una gran parte del territorio español sufre problemas de erosión más o menos graves. Más de 1.000 millones de toneladas de suelo de la península son movidas cada año por los fenómenos erosivos y en diversas ocasiones ha aparecido en informes de las Naciones Unidas que España es el país europeo con más extensión de zonas con riesgo de desertificación.

 Según estudios hechos por organismos oficiales, unos 13 millones de hectáreas, es decir, el 26% de los suelos españoles, sufren erosión grave, con pérdidas de suelo superiores a 100 tm al año por hectárea. En estas zonas se observan abundantes cárcavas y barrancos. Además otros 14 millones de hectáreas sufren erosión notable con pérdidas de entre 50 y 100 tm de suelo al año por hectárea. En total suponen que el 53% del territorio sufre pérdida del suelo que hay que calificar de importante a alarmante. Este fenómeno se da especialmente en la zona mediterránea, en donde Almería, Murcia y Granada, por orden de gravedad tienen más de la mitad de su superficie con fenómenos alarmantes de erosión.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a Ecología y medio ambiente (3/6)


  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Ecología y medio ambiente (5/6)
En esta parte del curso aprenderemos acerca de la educación medio ambiental , de... [01/02/11]
310  
2. Ecología y medio ambiente (1/6)
Este curso sobre ecología y medio ambiente está dividido en seis partes. En esta... [21/01/11]
774  
3. Ecología y medio ambiente (2/6)
En esta parte del curso aprenderemos acerca de las energías renovables, energías... [22/01/11]
395  

Capítulos del curso


El blog de mailxmail|¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


¿Quieres recibir más cursos de Medio ambiente? ¡Son gratis!