12.213 cursos gratis
8.308.105 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Ética, moral y filosofía

Autor: Humberto Bazán Mesquida
Curso:
9,33/10 (3 opiniones) |7779 alumnos|Fecha publicación: 26/06/2007
Envía un mensaje al autor

Capítulo 6:

 Bien honesto, útil y deleitable

El bien es el término de una tendencia, aquello en lo cual ésta se satisface. La voluntad es una tendencia, pero no instintiva ni necesaria, sino racional y libre, que conoce el bien hacia el cual tiende y lo elige libremente. El bien elegido por una voluntad ha sido clásicamente dividido en deleitable, útil y honesto. El bien honesto es el bien moral propiamente dicho; honesto quiere decir lo que es bueno en sí y por sí.

El bien útil es el bien que es medio para un fin; por lo tanto, la bondad es la que garantiza la bondad del medio o del bien útil. Es decir, el bien útil no es bien en sí mismo, sino en función de otro bien; no puede ser apetecido por sí mismo, y por esto no es propiamente un bien moral. Por ejemplo, el estudiar.

El bien deleitable es el bien que provoca un placer sensible o espiritual. La bondad de este bien radica únicamente en su capacidad para conmoverlas facultades del hombre. Por lo tanto, en cuanto deleitable no es un bien en sí mismo, sino un bien para el sujeto. Por ejemplo, el divertirse.

El bien honesto es el bien que es querido no en razón de otro bien, ni en razón de su capacidad de conmover o deleitar, sino en sí mismo. El bien honesto es, entonces, lo sustancialmente bueno. Este bien presenta siempre un carácter objetivo. La razón, por otro lado, reconoce este bien desinteresadamente, con independencia de que pueda gozar o no con el mismo. En definitiva, lo honesto es querido en sí, y en razón de que al quererlo se quiere el fin último y, en cierta manera, se lo realiza. Por ejemplo, el ser sinceros.

Es importante advertir que los tres géneros de bienes pueden ser uno u otro de acuerdo a la actitud o intención asumida por el sujeto respecto a un bien determinado. Por ejemplo, la sinceridad puede tomarse como un bien útil (para que no me condenen por lo contrario), como un bien deleitable (porque recibo alabanzas), o como bien honesto (porque es bueno ser sincero). Y no solamente el mismo objeto o acto puede entrar alternativamente en los tres géneros -de acuerdo a la intención del agente-, sino que lo honesto, en cuanto honesto, es a menudo deleitable (el virtuoso encuentra placer en los actos de virtud) y siempre útil, al menos desde el punto de vista del último fin; lo deleitable es a menudo útil (el placer favorece el ejercicio de las funciones vitales), y a veces honesto (el placer de la recreación es un bien imprescindible para nuestra salud mental); lo útil puede ser también deleitable (por ejemplo, la tenacidad) y eventualmente participar de la honestidad del fin (verbigracia, las virtudes).

Por último, la conducta humana, para ser moralmente buena, debe subordinar el bien útil y el deleitable al bien honesto. Esto es, un acto debe realizarse no porque me sea útil o me produzca placer, sino porque es bueno en sí mismo.

Capítulo siguiente - La ley moral

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a Ética, moral y filosofía


  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Ética y moral. La conciencia
Con este breve curso de ética y moral aprenderemos que ética es el... [09/12/10]
544  
2. La Ética y la Moral
En este curso podrás aprender todo aquellos relacionado con los conceptos y las... [27/12/05]
9.047  
3. Ética utilitarista
A filosofia do direito formada na Inglaterra teve a grande contribuição dos... [28/02/06]
643  

El blog de mailxmail|¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


¿Recibir novedades de Cultura? ¡No te costará nada!