12.213 cursos gratis
8.307.532 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capítulo 2:

 Cualidades del orador. Radiodifusión

ORATORIA

De acuerdo a estudios por entendidos en el tema, existe una coincidencia en sentido que la capacidad de hablar en público o a los públicos es una combinación de lo innato y lo adquirido, es decir, que a esta capacidad se la puede considerar como una conquista o un don. Conquista porque, si bien es cierto que el orador posee ciertas cualidades, hay que reconocer que sobre la base de esfuerzo, sacrificio y dedicación también se hace un orador.

Esto quiere decir que casi ninguna persona tiene condiciones innatas para la oratoria, todas están sujetas a la maduración y experiencia. Por otro lado, no se puede negar los dones y cualidades naturales que predisponen a determinadas personas al dominio de la palabra y la habilidad con la que se conducen. Existen algunos rasgos muy particulares. Por ejemplo, el timbre o potencia de la voz, la prestancia del cuerpo, la vitalidad y el entusiasmo así como el aplomo y audacia; pero todo ello deberá ir acompañado de una práctica constante de los elementos anteriormente mencionados como expresión, pronunciación y dicción oral.

De manera que un aspirante a ser un buen orador, conferenciante, moderador o conductor de programas que tenga el propósito de dirigirse a públicos masivos o no, debe considerar dos condiciones fundamentales:

- Debe beneficiarse de una personalidad madura, habilidad de auto control a impulsos ajenos al propósito, capacidad para auto-expresarse, claridad de lo que va decir, y

- Debe conocer el tema que va exponer o tratar.

CUALIDADES DEL ORADOR

Un buen locutor, orador o conferenciante, no debe perder de vista ciertas condiciones o cualidades que ayudan en el desempeño de este propósito, por lo que para mejorar la comunicación con los públicos, es importante soltura, seguridad y dominio del tema, para ello, veremos algunas condiciones:

* Claridad de Ideas, estas deben ser fácilmente entendibles para los públicos, por lo que no solamente deben ser comprensibles, sino que deben ir articuladas de una manera lógica, armónica y coherente.

* Facilidad de expresión, no es más que tener la habilidad para encontrar palabras apropiadas, organizadas en frases correctamente elaboradas enlazándolas unas con otras a través de un estilo personal que permita una expresión correcta.

* Memoria, El orador debe considerar como un tesoro el hecho de tener una buena memoria, por cuanto en cualquier oportunidad puede recurrir a ella utilizando frases, vocablos, citas, sentimientos, ideas, pensamientos, anécdotas y otros. El poseer una buena memoria, en muchos casos, es hereditario, y para mejorar esto es bueno aplicar las llamadas “Leyes naturales de recordación” que consisten en tener la capacidad de concentrarse para lograr una impresión profunda de lo que deseamos memorizar.

* Sensibilidad, debemos coincidir que todo buen orador se relaciona más con el corazón que con el cerebro. Por lo tanto el que quiere entablar una comunicación adecuada, debe tener en cuenta que no es simplemente el esfuerzo para ser entendido, sino recordar que los públicos requieren de la sensatez y el valor humanitario, mas no un personaje autoritario y magistral.

* Naturalidad, En este caso, el orador debe ser uno mismo, es decir, no copiar ni impostar artificios ajenos, sin afectar a nadie y en lo posible evitar emplear palabras rebuscadas o técnicas, por lo tanto un buen orador, debe procurar no ponerse ceremonioso y, si esto ocurriera, la actuación del orador pierde toda naturalidad y atractivo.

En cuanto a las cualidades de un orador, podemos mencionar algunas de ellas:

* Humildad, El orador no debe decir su discurso para escucharse a sí mismo, ello conduciría a la vanidad, cuando el orador, por más simpático y atractivo se presente cae en la arrogancia, produce un efecto de rechazo por parte de los públicos y consecuentemente un efecto desfavorable.

* Paciencia, El buen orador, repite muchas veces las verdades a pesar de no ser comprendido por muchos, y por ello no hay que desalentarse ya que con esa actitud, el orador puede estar desarrollando una tarea educativa y formativa, cuyo secreto de esta labor, radica en la paciencia.

* Coraje, Más allá de los riesgos, el orador debe decir verdades que otros callan, cuando es necesario, debe hacerlo en voz alta y con total claridad, esto repercutirá positivamente en el orador.

* Sinceridad, No es nada agradable escuchar a un orador decir algo que no se viva o que no sea creíble, tampoco adelantarse a lo que uno no está seguro, peor adoptar una postura exterior que no sea cierta, también cuando se ignora algo, es mejor confesarlo diciendo “no sé” o “no conozco”. Por otro lado, cuando se comete un error aceptar o reconocer indicando “me he equivocado” o pidiendo disculpas.

* Culto a la verdad, Un buen orador es aquel que se esfuerza por ser veraz, en lo posible ser exacto y evitar la utilización de la palabra falsa. El culto a la verdad, no quiere decir ser presuntuoso o autosuficiente, sino de lo que se trata es de darle fidelidad y coherencia a lo que se está diciendo, cuya virtud esté en estrecha consonancia con lo que se dice y hace.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a Expresión oral en radiodifusión


  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Expresión oral y producción de voz
La voz es una función a través de la cual se expresan los pensamientos, la... [20/02/09]
7.425  
2. Proceso de emisión en radiodifusión
Hablaremos de las etapas que se cumplen en el proceso de transmisión de seña l a... [27/12/11]
18  
3. La voz en radiodifusión. Características
Te presentamos un curso en el cual tenemos como objetivo que conozcas algunas... [27/12/11]
13  

El blog de mailxmail|¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


¿Te interesa? ¡Te enviamos gratis las novedades de Comunicación!