12.213 cursos gratis
8.308.407 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capítulo 2:

 Pizarro en América

Pizarro llego a tierras americanas con la expedición de Ovando, luego de haber luchado bajo las ordenes del gran capitán como ya lo hemos visto. Con esta experiencia bélica, mas su madura edad podemos decir que tenía todo el perfil para ser un caudillo dentro de todos los hombres que provenían del viejo continente.

La fama de buen soldado y de persona justa y fiable, así como poseedor de una riqueza aceptable, ganada por los conflictos con naturales en los que participo, hicieron que se se ganase el favor de los gobernantes de estas tierras.

El alcalde de Panamá, al ser Pizarro un vecino distinguido y confiado, puso en sus manos el encargo de traer de regreso a Vasco Núñez de Balboa, ya que la expedición de la cual participaba estaba durando más tiempo del debido. Núñez de Balboa era amigo de Pizarro y ambos se tenían en alta estima. A Pizarro le disgusto el encargo hecho por el gobernador Pedrarias, y así fue como este lo llevo a cabo, pensando que se trataba de un pleito familiar y que no llegaría a mayores, ya que Balboa era el esposo de una las hijas de Pedrarias. Pero no fue así. A Pizarro le encargaron la penosa tarea de apresar a Balboa y cuando estaba en Panamá, se le ajusticio. Este incidente no era del agrado de Pizarro, y nunca se le hoyo mencionar este suceso. Mas cuanto se hablaba de Balboa, el le daba toda su admiración, ya que con él se había curtido en las luchas en tierra firme[1].

Es aquí en donde conoce a Hernando de Luque, clérigo acaudalado, el cual era muy amigo de Pizarro. Y también es en estas tierras en donde comparte negocios de crianza de chanchos y animales con Diego de Almagro. Los cuales al oír rumores sobre las riquezas que se encuentran al sur, más allá de los territorios conocidos, deciden juntarse y emprender una de las más grandes hazañas conocidas por la humanidad. El móvil de todo esto podemos decir que fue uno solo pero con dos variantes, la primera era buscar la salvación de las almas de los indios , y la otra era buscar riquezas y ganar fama. No es difícil pensar que al ser estos tres personajes participes de las primeras conquistas siempre se han encontrado en primera línea de batalla, pero nunca han sido ellos los protagonistas de las grandes hazañas. Y conociendo mejor el carácter de cada uno de estos personajes podemos decir que esta era una oportunidad que estaban esperando, tal vez no explícitamente, más bien implícitamente, pero al menos la experiencia y el valor probado lo tenían.

Como nota característica y peculiar de nuestro personaje principal en este trabajo, podemos decir que el vestir de blanco en estas tierras era algo aprendido en el servicio del Gran Capitán[2].

Quiero mencionar en este trabajo el hecho curioso de la isla del gallo, es un hecho curioso ya que denota la valentía de los que cruzaron la línea trazada por Pizarro, pero también particular por el comentario que hace el cronista - soldado Garcia, al decir que en ningún momento su capitán (Pizarro) hizo algún gesto o tubo alguna mirada de desprecio con los más fieles que decidieron partir y no quedarse con él. Especifica que también muchos de los que regresaron a Panamá (tierras seguras) luego participaron en la conquista del Perú y cuando Pizarro los recibió, no se mostró ni hosco ni resentido[3]. Recalco este hecho porque para poder lograr un dominio de si mismo en esta situación en la cual se decide casi todo el destino de la gran empresa, se deben de haber poseído unas cualidades personales muy grandes.

Pizarro fue muy cauto en su trato con la nobleza inca, desde que se entero de las rencillas que existía entre Huáscar y Atahualpa, utilizo esto para poder ganar adeptos a su causa, es así como se puede entender mejor la conquista tan rápida del antiguo Tahuantinsuyo, el cual tenía cerca de 3000 combatientes, mientras que los españoles no pasaban de los dos centenares. Al igual que la relación con las mujeres indígenas, fue muy discreta, y cuando se enteraba de que alguno de sus capitanes había tomado a alguna doncella, Pizarro les instaba a que contrajesen matrimonio. Así como castigaba duramente a los que abusaban de alguna indefensa india. Hernando de Luque era el que le recomendaba a Pizarro que una vida sola para un hombre no era lo mejor, es así como lo instaba a que busque compañera.

Algunos historiadores, comentan que el trato entre Pizarro y Atahualpa era de dos personajes muy dignos, y se mantenían mucha admiración uno con el otro.

Es en este tiempo en el que las relaciones entre Pizarro y Almagro se resquebrajan, al parecer no fue por motivos personales, más bien a Don Diego, no le gusto la intervención de la familia Pizarro en la conquista, y sobre todo el carácter imponente del hermano mayor de Francisco, Hernando Pizarro, ya que se mostraba altanero y arisco ante la tropa y sobre todo con Almagro.[4] Menciono esto, porque fue en el calor de las luchas y el combate de la conquista en que las relaciones entre estos personajes se fueron deteriorando, ya que de haber sido en otra situación en la cual no tenían a " un enemigo común" al cual hacerle frente, tal vez se hubiera podido cuidar mejor el matiz que iban tomando.

Cabe resaltar la atención que Pizarro tenia por parte de su tropa la alta estima en que lo llevaban. La mayoría de relatos y escritos que nos han llegado hablan de que los hombres lo seguían por ser merecedor de su confianza, más que por miedo, y los trece de la isla de la fama lo corroboran. Las dotes y cualidades personales de Pizarro afloraron incluso en la batalla, ya que el no les pedía, a sus soldados, nada que el no hiciese[5].

Pizarro sabía muy bien del miedo que impartía a los indios el verlos cabalgando y también el pavor que les causaba el disparo de sus armas, esta experiencia solo la pudo haber ganado en su paso por tierras americanas, es decir en las luchas en Panamá. Resalto esto, porque este tipo de "guerra psicológica" fue determinante para la victoria de este número reducido de peninsulares ante el ejército inca.

[1] OLAIZOLA, José Luis. "Francisco Pizarro. Crónica de una locura". Madrid: Planeta, 1998, Pág. 31

[2] OLAIZOLA, José Luis. "Francisco Pizarro. Crónica de una locura". Madrid: Planeta, 1998, Pág. 20

[3] OLAIZOLA, José Luis. "Francisco Pizarro. Crónica de una locura". Madrid: Planeta, 1998, Pág. 71

[4] DEL BUSTO DUTHURBURU, José Antonio. "Francisco Pizarro, El Marques Gobernador". Lima: Brasa, 1993, Pág. 223

[5] OLAIZOLA, José Luis. "Francisco Pizarro. Crónica de una locura". Madrid: Planeta, 1998, Pág. 109

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a Historia de América. Francisco Pizarro


  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Historia militar de América. Fuentes
La historia militar de América se estudia en este curso a través de un breve... [08/01/10]
390  
2. El descubrimiento de América
El descubrimiento de América es un hecho muy importante que se llevó a cabo en 1492... [05/10/07]
5.654  
3. América II. Mesoamérica
Las culturas madre de América. Estudiaremos de Mesoamérica las primeras... [10/12/08]
10.081  

El blog de mailxmail|¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


¿Quieres recibir más cursos de Historia? ¡Son gratis!