12.213 cursos gratis
8.309.046 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Problemas en el control de esfínteres

Autor: Centre Londres 94
Curso:
10/10 (1 opinión) |902 alumnos|Fecha publicación: 08/04/2010

Capítulo 8:

 Encopresis

Históricamente ha habido un amplio desacuerdo en cuanto a si la encopresis o incontinencia fecal, es primariamente un problema médico o psicológico. También ha habido mucho desacuerdo e inconsistencia en cuanto a la edad en la que la incontinencia intestinal se puede clasificar como un problema, la frecuencia con la que se ensucian que es necesaria para el diagnóstico, la inclusión o no de disfunciones intestinales de base orgánica en la categoría diagnóstica, y los patrones de defecación y de características de las heces que diferencian la encopresis del entrenamiento normal en el control de esfínteres y otros problemas de eliminación.

El DSM-III-R (APA, 1987) requiere las siguientes características para el diagnóstico de encopresis funcional: 1. Emisión, voluntaria o involuntaria de heces en sitios no apropiados para este propósito (p.ej. el suelo, la ropa) 2. Al menos una emisión inapropiada de heces por mes durante 6 meses.

3. Edad mental o cronológica de al menos 4 años 4. Haber descartado problemas físicos.

Mediante el uso de estos criterios, se han reportado tasas de incidencia del 0´3% al 8% (Bellman, 1966; Doleys, Schwartz, & Ciminero, 1981). La frecuencia de la encopresis declina con la edad, con 8´1% a los 3 años, 2´8% a los 4 años, y 2´2% a los 5 años (Bellman, 1966). Los niños son de 3 a 4 veces más proclives que las niñas a sufrir encopresis, y aproximadamente la mitad de todos los encopréticos habían controlado correctamente esfínteres antes de recurrir en la encopresis.

Perspectiva histórica

La encopresis ha sido reconocida como un problema clínico desde tiempos remotos, no obstante el primero que uso el término "encopresis" fue Potosky en 1925 (Wright, Schaefer, & Solomons, 1979). La encopresis fue vista inicialmente como análoga a la enuresis, con conceptos etiológicos e intentos de tratamiento similares. Durante la primera mitad del siglo veinte, el marco etiológico favorito fue el psicodinámico, con factores como la lucha de poder madre-hijo (Hilburn, 1968) y la expresión de hostilidad hacia los padres (Hushka, 1942) vistos como causales. Las explicaciones intrafísicas sobre la encopresis son todavía muy prevalentes en la actualidad, entre padres y profesionales de la salud mental que no están especializados en este campo. Como resultado, alguna forma de psicoterapia es una de las recomendaciones más frecuentes que se hacen cuando se presenta un niño con encopresis.

Causas físicas

La causa más frecuente de encopresis es probablemente el megacolón agangliónico o enfermedad de Hirschprung (Vaughan, McKay, & Behrman, 1979). Este es un defecto neurológico congénito en el cual una porción de colón carece de la inervación suficiente para conseguir un peristaltismo adecuado. Como resultado, el material fecal se acumula y se impacta en este punto, provocando un colon ensanchado (megacolon). En la mayoría de casos de la enfermedad de Hirschsprung, los síntomas se presentan durante la lactancia en forma de estreñimiento, anemia y falta de medro (Levine, 1981). La enfermedad de Hirschprung se diagnostica mediante la manometría y biopsia anal (Levine, 1981) y puede ser tratada quirúrgicamente mediante la resección del área de colon disfuncional y su posterior reconexión a las secciones funcionales anexas. Hay que tener en cuenta, no obstante, que la encopresis funcional ocurre 400 veces más frecuentemente que la enfermedad de Hirschprung (Levine, 1981). Otras causas médicas de encopresis incluyen las neuropatías periféricas, incluyendo las enfermedades desmielinizantes, los trastornos convulsivos, los síndromes de malabsorción, las anomalías estructurales del tracto intestinal, el mielomeningocele. De nuevo, no obstante, vale la pena recalcar que más del 90% de casos de encopresis no tienen ningún problema médico detectable.

Causas psicológicas

Para la inmensa mayoría de casos en los cuales no se ha encontrado una causa médica, se han postulado 2 mecanismos causales primarios, una intrapsíquico y otro comportamental.

Enfoque intrapsíquico

Entre la literatura psicodinámica, la encopresis se interpreta invariablemente como un indicador de disturbio emocional, con el componente primario a menudo identificado como un conflicto con las figuras paternas durante el adiestramiento en el control de esfínteres (Bemporad, Pfiefer, Gibbs, Cortner, Bloom, 1971). Desafortunadamente, la mayoría de estas investigaciones están basadas en datos anecdóticos y correlacionados, con pocas hipótesis contrastadas. más recientemente, la investigación de orientación conductual sugirió que, aunque los niños con encopresis demuestran disturbios emocionales con una tasa algo mayor que la de los niños no encopréticos, hay pocas evidencias para el concepto de que sea este disturbio emocional el causante de la encopresis (Friman, Mathews, Finney, Cristophersen, & Leibowitz, 1988). También se ha demostrado que un tratamiento conductual exitoso del niño encoprético no produce una "sustitución del síntoma" como uno podría esperar, si el problema fuera consecuencia de un disturbio emocional subyacente que no hubiera sido redirigido por el tratamiento (Levine, Mazonson, & Bakow, 1980).

Enfoque conductual

Desde la perspectiva conductual, la encopresis se origina por defectos en las experiencias ambientales durante el aprendizaje. La encopresis primaria, o el fallo en adquirir inicialmente el control intestinal, puede ser el resultado de una instrucción inadecuada en requisitos previos como el desvestirse o la contracción del esfínter cuando se siente la urgencia de defecar, o el fracaso del niño para aprender algunos datos discriminativos internos como la distensión rectal a tiempo para alcanzar el baño (Doleys y col., 1981). La encopresis secundaria, o la recurrencia en la incontinencia fecal después de que el niño haya adquirido correctamente el control intestinal, pueden estar relacionados con un refuerzo inadecuado para que realice apropiadamente la defecación, con un negativismo consciente o manipulación o por un condicionamiento de evitación (<biblio>). Este condicionamiento de evitación se produce cuando defecar en el baño resulta asociado con eventos desagradables, que pueden consistir en el terror a estar solo en el baño, al castigo o recriminación parental durante el aprendizaje o a la defecación dolorosa debido al estreñimiento. La evitación de ir al baño puede, a su vez, producir una retención fecal involuntaria y un estreñimiento crónico.

Retención fecal

La literatura sugiere que la retención fecal voluntaria o involuntaria relacionada con el estreñimiento crónico es el principal factor casual en el 80% a 95% de todos los casos de encopresis (Christophersen & Rapoff, 1983). El estreñimiento puede ser el resultado de una dieta pobre en fibra, ingesta de agua inadecuada, hábitos sedentarios, predisposición genética o estrés, o bien puede desarrollarse cuando el niño retiene las heces voluntariamente debido a una defecación dolorosa, miedo al baño u otras razones. Una vez se inicia el estreñimiento, tiende a convertirse en crónico y puede provocar un impacto fecal, en la cual el material fecal se comprime y deshidrata en el colon. La masa de materia fecal no puede evacuarse con el peristaltismo normal y gradualmente aumenta su tamaño debido a la acumulación de materia fecal adicional. Como resultado de esta gran masa fecal, el colon se distiende (megacolon psicógeno) y pierde su tono muscular. El material fecal fluido adicional flota tras la masa impactada y ha veces rezuma a través de ella y causa una descarga líquida similar a la diarrea. Como resultado de la distensión del colon y de la naturaleza acuosa de la descarga, el niño a menudo no se da cuenta de que se ha ensuciado.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a Problemas en el control de esfínteres


  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Problemas de conducta. Aprender a leer
Este es un curso que hace una comparación entre niños con problemas de conducta y... [07/09/10]
455  
2. Exámenes. Problemas de ansiedad
Muchas personas sufren ansiedad por diversos motivos lo que los lleva a sufrir... [05/08/11]
101  
3. Problemas de sobrepeso. Neurociencia
En la lección que tenemos para ti hablaremos sobre lo que es la gordura y los... [25/08/11]
30  

El blog de mailxmail|¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


¿Te gustaría visitar más cursos gratis de Psicología?