12.213 cursos gratis
8.309.043 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Religión. Amor y desamor cristiano

Autor: Agustín Fabra
Curso:
10/10 (1 opinión) |280 alumnos|Fecha publicación: 16/11/2010
Envía un mensaje al autor

Capítulo 5:

 El respeto

Respetar al prójimo

El que ama a su prójimo sabe, ante todo, respetarlo totalmente en su integridad y en su dignidad, principalmente en los siguientes aspectos:

a) La vida: Desde el momento de la concepción hasta en el de la muerte, ya que toda la vida humana es de inmenso valor por ser un don de Dios. El respeto a la vida se prolonga en el respeto a la integridad física, psicológica y espiritual.

b) La dignidad y los derechos fundamentales: La dignidad humana puede ofenderse no sólo con la violencia física, sino también con la palabra. Con la lengua una persona puede cometer grandes iniquidades. Debe respetarse el derecho a la libre expresión y asociación, a elegir el estado de vida, a educar a los hijos según sus convencimientos, a profesar la religión, a la educación y al trabajo, a la seguridad y protección personal y legal, y también a la intimidad personal.

c) La verdad: La sinceridad, la lealtad y la fidelidad a la palabra dada son exigencias del amor al prójimo. El que ama a su prójimo ni le miente ni le engaña; respeta su derecho a la verdad.

d) Los bienes ajenos: Los bienes materiales son una especie de prolongación de la persona misma, el ámbito en que la persona puede subsistir, realizar su personalidad y su vocación en el mundo. Sin embargo no debemos olvidar que la propiedad tiene una función social y que el propietario es solamente un administrador. No tiene un derecho de posesión absoluta y arbitraria.

Aceptar al prójimo

El amor cristiano es un reflejo del amor paterno y materno de Dios. Por ello la aceptación del prójimo se manifiesta en muchas formas: 

a) La estima y el interés por los demás: El hermano debe ser apreciado en su persona, cualidades e intereses, de manera que se sienta amado.

b) La acogida sincera: El hermano debe ser aceptado con sus cualidades positivas y con sus defectos, con su originalidad y diversidad.

c) La hospitalidad: Es una expresión excelente de la acogida y del amor fraterno, practicada ya por la mayoría de los primeros cristianos.

d) El trato afectuoso: El hermano será tratado con respeto, franqueza y cordialidad, acomodándonos a su edad, mentalidad y situación psicológica.

e) La sonrisa y la cara de amigo: El cristiano cultivará siempre una actitud permanente de serenidad y alegría, incluso ante personas antipáticas o en situaciones tensas.

f)  El elogio sincero y la crítica constructiva: El cristiano no debe adular ni criticar para humillar a su prójimo. Sabrá expresar su admiración por lo positivo que cada cual tiene, elogiar sincera y efusuvamente, reconocer con gozo las cualidades ajenas, y comprender los efectos negativos de la crítica inoportuna, irónica y excesiva.

g) El perdón generoso: El cristiano sabrá olvidar las ofensas y perdonará de corazón, devolviendo bien por mal. El perdón sincero de las ofensas es condición indispensable para conseguir el perdón de Dios.

h) La participación de vida: El cristiano sabe compartir las alegrías, las inquietudes, las penas y los proyectos de los hermanos.

i)  El servicio sacrificado: El cristiano se olvidará de sí mismo, poniéndose al servicio de los demás, incluso sabiendo que esta entrega puede llegar hasta el sacrificio de la propia vida.

Promover al prójimo

El amor cristiano auténtico no se limita a respetar y aceptar al prójimo, sino también a promover su bien integral, es decir, su desarrollo físico, intelectual y espiritual, de manera que pueda realizar plenamente su vocación.

a) El desarrollo físico: Toda persona tiene exigencias materiales y necesita un mínimo de salud y de bienestar material para poder vivir una vida auténticamente humana, y realizarse como persona humana. El cristiano no puede ni debe quedarse insensible ante las necesidades y los sufrimientos ajenos.

b) El desarrollo intelectual: Toda persona tiene exigencias intelectuales y culturales. El cristiano que ama a su prójimo le ayuda a crecer en el conocimiento y adhesión a la verdad liberadora, sacándolo de las tinieblas de la ignorancia y del error mediante la instrucción y la iluminación adecuada.

c) El desarrollo espiritual: Todo ser humano tiene exigencias espirituales, que puede satisfacer plenamente en la comunión con Dios. El cristiano que ama a su prójimo le ayuda a crecer en la vida espiritual hasta lograr su encuentro con Dios y adhiriéndose a El por medio de la oración.

En conclusión, todo lo que un verdadero cristiano hace a favor de sus hermanos es una auténtica obra de misericordia, que Dios sabrá premiar. ¿Difícil?, por supuesto. ¿Imposible?, en absoluto.

Capítulo anterior - El amor al prójimo

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a Religión. Amor y desamor cristiano


  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Religión. Silas profeta y misionero cristiano
Con este curso de religión aprenderemos todo respecto a Silas , también llamado... [18/11/10]
144  
2. Religión Yoruba
Un curso donde podemos aprender, descubrir y ampliar conocimientos en el mundo de... [06/10/06]
2.711  
3. Religión. El éxodo
El Éxodo es una salida y una fundación histórica. Es una salida desde un estado de... [01/09/09]
693  

El blog de mailxmail|¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


¿Te gustaría visitar más cursos gratis de Religión?