12.213 cursos gratis
8.308.105 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

El siglo XX

Autor: Douglas Vargas
Curso:
6,33/10 (3 opiniones) |6093 alumnos|Fecha publicación: 04/10/2005
Envía un mensaje al autor

Capítulo 15:

 Carrera espacial armamentista

 A partir de 1945, Estados Unidos y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) emergieron como las superpotencias rivales. Las armas nucleares fueron utilizadas con fines bélicos por vez primera en agosto de 1945, cuando Estados Unidos arrojó dos bombas atómicas sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki para lograr la rendición de Japón y poner así fin a la II Guerra Mundial.

Desde el momento en que la tecnología nuclear se utilizó en 1945 y se conocieron sus resultados, se ha considerado de forma general, aunque no unánime, que no son armas en el sentido tradicional, esto es, que otorguen una ventaja militar viable a sus poseedores. Cuando se comprendió que el uso de las armas nucleares amenazaba con aniquilar no sólo a los beligerantes, sino destruir y contaminar gran parte de la superficie de la Tierra, se llegó a pensar que el desarrollo de estas armas había alcanzado finalmente los límites de proporcionalidad y utilidad.

La estrategia estadounidense de la postguerra requería una flota de bombarderos capaz de transportar ingenios nucleares a cualquier parte del mundo ya que Un arma nuclear implica un vector o sistema de transporte, además de la bomba o cabeza explosiva.

A medida que la Guerra fría progresaba, fue desarrollándose una amplia variedad de vectores: misiles de diversos alcances disparados desde el aire, tierra y mar, artillería de campaña, cargas de profundidad lanzadas desde barcos y minas terrestres. La tecnología de las armas nucleares se encuentra en la actualidad tan extendida que hoy pueden ser transportadas en el portaequipajes de un simple automóvil.

La primera prueba nuclear soviética en 1949. USA también fue el primer país en probar una bomba termonuclear en 1952, y la Unión Soviética siguió su ejemplo un año más tarde.

Además de los dos ya citados, los países que reconocen tener un arsenal nuclear son Gran Bretaña, China y Francia; otros estados, como Israel y la República de Sudáfrica, se considera de forma unánime que poseen armas nucleares; en tanto que hay otros países que parecen estar en el umbral nuclear, es decir, que son capaces de desarrollar un programa armamentístico nuclear: este es el caso de Irán, Corea del Norte, India y Pakistán. El desmantelamiento del programa de armas nucleares iraquí después de la guerra del Golfo Pérsico, que había tenido lugar en 1991, reveló que Irak estaba asimismo en camino de desarrollar ingenios nucleares

La revolución de la propulsión a chorro produjo también algunos notables aviones de ataque y de combate. Después de 1953 apareció una nueva generación de aviones de combate supersónicos. El F-100 Super Sabre estadounidense, el Convair F-102 Delta Dagger, el Electric Lightning inglés y el bimotor soviético Mig-19 son representativos de este periodo. Los Migs de construcción rusa fueron entregados por centenares a otros estados comunistas. Sus vecinos querían aviones occidentales para defenderse. Pocas aeronaves militares de la década de 1960 tuvieron tanto éxito comercial como el Dassault-Mirage III, de construcción francesa, que fue comprado por las fuerzas aéreas de quince países.

Durante la década de 1960 aparecieron dos nuevas tecnologías aeronáuticas, pero ninguna tuvo el alcance que se podía haber previsto. El Hawker Harrier fue el primer avión a reacción de despegue y aterrizaje vertical del mundo. Su potente motor Pegaso de Rolls-Royce expulsaba el aire a través de cuatro válvulas giratorias

Mientras Estados Unidos aprendía las lecciones de la guerra de Vietnam, la Unión Soviética continuaba construyendo aeronaves cada vez más perfeccionadas. El Mig-23 de ala plegable y el Mig-25 3 Mach asombraron a los observadores occidentales cuando aparecieron por vez primera en la década de 1970. Las aeronaves soviéticas estaban construidas para funcionar desde bases avanzadas instaladas con urgencia y para despegar de pistas irregulares. Eran duros, pesados y poco perfeccionados a los ojos occidentales. Pero interesaban a las fuerzas aéreas de muchos países menos desarrollados, debido a su resistencia y a la capacidad de funcionar sin las instalaciones de alta tecnología que son vitales para mantener en el aire un reactor de combate occidental.

La necesidad de regular la proliferación de armas nucleares permitió la firma Tratado de No Proliferación Nuclear (NPT) firmado en 1968. En esencia, el NPT es un pacto por el que los estados sin armas nucleares se comprometen a renunciar a la investigación relativa a este armamento y al desarrollo y adquisición de estas armas, a cambio del acceso a la tecnología nuclear para uso civil. Entre los países no signatarios, sin embargo, se encuentran Israel, India y Pakistán: tres países, casi con toda certeza, poseedores de armas nucleares y que han mantenido diversas guerras en la historia reciente.

El elevado coste del desarrollo de una nueva aeronave militar ha forzado a los países europeos a colaborar. El Tornado fue el resultado de una operación entre Gran Bretaña, Alemania e Italia. Las experiencias de Vietnam aportaron dos nuevos tipos de aeronave a la USAF: el F-16 de General Dynamics y el F-15 de McDonnell-Douglas. La crisis del golfo Pérsico de 1990 y 1991 es un buen ejemplo de la medida en que la aviación militar domina la guerra moderna. A lo largo de toda la campaña, las fuerzas de la coalición mantuvieron un paraguas de aeronaves de reconocimiento y de contramedidas electrónicas sobre todo el territorio enemigo: interrumpieron las comunicaciones iraquíes, identificaron objetivos y dirigieron los ataques aéreos.

El intento norcoreano de abandonar el NPT en 1993, para evitar abrir sus instalaciones nucleares a la inspección de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA), provocó la amenaza de un ataque preventivo sobre estas instalaciones por bombarderos estadounidenses. El NPT, que en la actualidad es aceptado por unos 170 países, fue objeto en 1995 de una gran conferencia internacional para tratar sobre la expiración oficial del Tratado en mayo de ese año. Las grandes potencias poseedoras de armas nucleares y con presencia permanente en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aseguraron la continuidad indefinida de la vigencia del NPT (entre otros acuerdos alcanzados) al permitir acciones de represalias consensuadas contra cualquier culpable de ataque nuclear o de amenazas contra un país firmante del NPT

A pesar de que el tratado nunca entró en vigor, tanto Estados Unidos como la Unión Soviética prometieron respetar estos límites. En mayo de 1982 el presidente Ronald Reagan, opuesto al Tratado SALT II, lanzó su propia propuesta de un Tratado para la Reducción de Armas Estratégicas (START), que establecería un profundo recorte en el número de misiles ubicados en bases terrestres (donde era evidente la ventaja de la URSS). Esta fue la posición negociadora estadounidense en Ginebra, pero los soviéticos rompieron las negociaciones a finales de 1983 como protesta ante el despliegue en Europa de misiles estadounidenses de alcance medio..

El 10 de septiembre de 1996, la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó el Tratado Global de Prohibición de Pruebas Nucleares, ratificado por dos de las siete potencias nucleares: Francia y Reino Unido. Por su parte, Rusia (heredera del potencial nuclear soviético), China, Israel, India y Pakistán esperaban en 1999 la postura adoptada por los estadounidenses, pero el Senado de Estados Unidos rechazó el 14 de octubre de ese año ratificar dicho acuerdo, que había sido firmado en el momento de su aprobación inicial por el presidente Bill Clinton.

que la URSS exigía que se incluyera en la agenda de las conversaciones la cuestión de las armas espaciales (previstas en la Iniciativa de Defensa Estratégica estadounidense). La URSS abandonó posteriormente esta demanda y las negociaciones directas entre el presidente Reagan y el líder soviético Mijaíl Gorvachov condujeron a la firma del Tratado de las Armas Nucleares de Alcance Medio en diciembre de 1987, en Washington. Las negociaciones continuaron tras la elección de George Bush como presidente de Estados Unidos en 1988, y en julio de 1991 firmó con Gorbachov el Tratado START I por el que se acordaba reducir el número de cabezas nucleares en torno al 25%. Este acuerdo no se llevó a cabo en su totalidad hasta 1993, cuando fue ratificado por el parlamento de Ucrania. El Tratado START II, firmado por Bush y por el presidente ruso Borís Yeltsin en enero de 1993 y sometido a la ratificación parlamentaria en ambos países, supone la eliminación de casi tres cuartas partes de las cabezas nucleares que todavía poseen Estados Unidos, Rusia, Ucrania, Bielorrusia y Kazajstán

Capítulo siguiente - Guerra fría

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a El siglo XX


  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. El siglo de las Luces y más
Todo aquello que aconteció en el tiempo en el que las luces, las ideas e... [03/10/05]
13.577  
2. Literatura española del siglo XVIII
Literatura española del siglo XVIII , esta literatura se desarrolla en España... [02/10/09]
914  
3. Literatura española del siglo XX y XXI
Literatura española del siglo XX y XXI , esta literatura se desarrolla en... [18/12/09]
1.383  

El blog de mailxmail|¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


¿Te gustaría visitar más cursos gratis de Historia?