12.213 cursos gratis
8.309.302 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Sociología jurídica y del poder

Autor: martin Aja
Curso:
8/10 (4 opiniones) |13527 alumnos|Fecha publicación: 17/08/2007
Envía un mensaje al autor

Capítulo 6:

 ¿Cuál es la intención del modelo de Dahrenhof?

Inspirado en la doctrina Marxista, Dahrendorf busca indagar las fuentes estructurales de los conflictos. Dirá que no es suficiente explicar los conflictos sociales desde los psicológico, como si resultaran exclusivamente de los sentimientos, del humos, o de las emociones de los miembros de la sociedad. Hay que buscar la fuente de los conflictos en la estructura de la organización social, en su modo de funcionar.

Según Dahrendorf, la principal fuente estructural de conflictos sociales, no es la desigual distribución de la sociedad de los medios de producción, como decía Marx, sino la desigual distribución de la autoridad.

Toma la definición de Max Weber, es autoridad, "la probabilidad de que un orden poseedor de un cierto contenido específico, obtenga la obediencia de un grupo dado de personas".

Así definida la autoridad, se distingue del poder definido por Weber, como "la probabilidad de que un actor implicado en una relación social, esté capacitado para conseguir lo que quiere contra toda resistencia que se le oponga, cualquiera sea la base sobre la que se funde esa probabilidad".

El poder se hala en relación con la persona. Puede depender de la fuerza física de un individuo, de su talento de su carisma, o del lugar que ocupa. Por el contrario, la autoridad está estrechamente vinculada al puesto ocupado, al rol desempeñado en una organización social. Si lo que se quiere buscar, son las fuentes estructurales de los conflictos, hay que buscarlos en la autoridad, y no en el poder. Por ello Dahrendorf se ocupa de la "autoridad".

 

La autoridad existe en toda colectividad humana, forma parte de la misma organización social. Puede presentarse en formas diferentes, y ejercerse conforme a diversas modalidades.

La organización social es teórica y no se concibe sin la autoridad, y sin distribución de la misma.

En toda colectividad hay pues siempre personas o grupos que ejercen autoridad y personas o grupos sujetos a esa autoridad. Por consiguiente, entre esas personas o grupos hay siempre relaciones basadas en la oposición dominación-sujeción.

La distribución dicotomica de la autoridad

La autoridad, como la riqueza, está desigualmente distribuida, pero hay que hacer una distinción entre ambas. En el caso de los bienes, unos poseen más que otros, pero estos últimos poseen por lo menos algo. En cambio, dice Dahrendorf, la autoridad es tal, que algunos la detentan, mientras los demás carecen absolutamente de ella. El autor llama a esto, distribución dicotomica de la autoridad. Ésta dicotomía de autoridad es fácilmente observable solo en el interior de una colectividad reducida, (por ej. en una iglesia, en una industria, en una asociación, etc.) pero no en una sociedad global.

Ésta distribución dicotomica de la autoridad tiene una importante consecuencia produce un conflicto de intereses entre quienes detentan la autoridad, y quienes están sujetos a ella. Los que ocupan puestos de autoridad tienen intereses en común que no pueden compartir con quienes están sujetos a la autoridad. Inversamente los que están sujetos a la autoridad comparten ciertos intereses, por el hecho mismo de su situación común.

A raíz de esto, los intereses de ambos son contrarios, por lo tanto se dá una oposición de intereses.

Por ser la autoridad, un elemento esencial de la organización social, se infiere que el conflicto está siempre presente en la sociedad. La persistencia del conflicto en la vida social, se explica pues, por el origen estructural del mismo.

La autoridad y la división de la autoridad son necesidades inherentes a la estructura y al funcionamiento del sistema social, pero al mismo tiempo, provocan conflictos que afectan y modifican al sistema.

Cuasigrupo y grupo de interés

Hay que distinguir dos tipos de conjuntos de personas en oposición. Por ejemplo, las personas que ocupan diferentes puestos de autoridad en una misma asociación (no constituyen necesariamente un grupo), pueden compartir ciertos intereses, pero no, como eso Dahrendorf los llama cuasigrupos. Son en realidad categorías sociales, como por ej. Los consumidores, los comerciantes, los estudiantes, etc.

Por el contrario, el autor denomina grupo de interés, al conjunto de personas que posee una cierta organización, un programa de acción, objetivos bien definidos. Tal es el caso de un sindicato, de un partido político, etc.

Según Dahrendorf, el grupo de interés y no el cuasigrupo, es el autentico agente activo en los conflictos de interés. Pero para que así sea debe darse una condición: que los intereses latentes, se hagan intereses manifiestos.

Los intereses latentes son los que orientan las conductas de los actores sin que sean concientes de ello. En tanto que los intereses manifiestos, constituyen motivos concientes en los que se inspira la acción de los actores.

Los latentes provocan conflicto de intereses, pero al no ser concientes, ni explícitos, solo pueden dar lugar a la formación de cuasigrupos. Al contrario, los intereses manifiestos son factores mucho más poderosos de conflicto. En torno  ellos se constituyen los grupos de interés activo, capaz de elaborar una política de acción organizada y de planificar una estrategia.

Hay que notar que la noción de "grupo de interés" de Dahrendorf no corresponde a la de "clase social" de Marx. Dahrendorf adopta como unidad de análisis, una organización reducida y parcial (por ej. una iglesia, una industria, etc.) Por referencia a este marco analiza la dicotomía de la autoridad y sus consecuencias. En ese contexto, no puede decirse que los grupos de interés definidos por Dahrendorf sean clases sociales, aun cuando su conducta y su acción puedan parecerse a las que Marx atribuye a las clases sociales.

Pluralismo y superposición de los grupos y los conflictos

Si observamos una sociedad global, no veremos una dicotomía de la autoridad tan clara como en una organización parcial. Esto es así, porque las personas o los grupos que ejercen una autoridad en una organización particular pueden carecer de la misma en los restantes sectores de la sociedad, es decir, los actores sociales pueden pertenecer a un grupo o cuasigrupo (de dominación) en un determinado contexto, y a un grupo o cuasigrupo de sujeción en otro contexto diferente.  A esto llama Dahrendorf una situación de "pluralismo" de oposiciones y de conflictos.

En la práctica, las mismas personas y los mismos grupos que ejercen una autoridad en un sector, o en una organización, suelen gozar también de una autoridad en otros sectores u organizaciones. Se produce entonces lo que Dahrendorf llama: una superposición de los grupos de interés.

Dos escalas         

- Intensidad

- Violencia

Para Dahrendorf, como para Marx, el conflicto es el principal factor estructural de la historicidad de las sociedades. Inscrito en la naturaleza misma de la organización social, provoca en ella el cambio, la evolución, y a veces, la revolución.

Marx se limitó al caso de las revoluciones, o sea, al caso de los cambios bruscos y radicales que traen la sustitución absoluta de las personas o de los grupos que detentan la autoridad y el control. Pero las revoluciones autenticas son raras en la historia, lo que se dá más comúnmente es la "evolución", o sea cambios progresivos de estructura que no entrañan necesariamente, o bruscamente, la sustitución de personas o grupos dominantes.

Ambos casos de cambio deben poder ser explicados. Por ello un modelo teórico de la sociología de conflictos, debe poder explicar unos y otros.

A este fin, Dahrendorf propone el análisis de los conflictos sociales con dos escalas: una de intensidad, una de violencia

La intensidad de un conflicto hace referencia a la suma de energía desplegada en el conflicto, o sea, a las pasiones o emociones que suscita, a la importancia que se de a la victoria o a la derrota.

La violencia, en cambio, se refiere a los medios empleados,  a las armas utilizadas para combatir a las fuerzas opuestas.

Ambas escalas son independientes unas de otras. No resultan afectadas por los mismos factores. Con esto Dahrendorf, enuncia ciertas proposiciones para describir las variaciones de intensidad, y de violencia de los conflictos.

Dice que la intensidad de un conflicto decrece en la medida en que los grupos de interés puedan organizarse; cuando no se superponen los unos a los otros; (si la distribución de autoridad no coincide con la distribución de las ventajas económicas, etc.

La violencia de los conflictos decrece en la medida en que los grupos de interés puedan organizarse; o si los que se ven privados de autoridad, comienzan a tener, por lo menos, cierta ventaja económica, o si los conflictos son "regularizados"(que las partes reconozcan lo que las separa, y espeten determinadas reglas comunes)

La contribución de Dahrendorf

El análisis de cambio social resultante de los conflictos, que hace este autor, es importante para la sociología contemporánea. Si bien presenta aspectos positivos, también le caben algunas críticas.

- Dahrendorf ha contribuido como nadie, a la elaboración de una sociología de los conflictos sobre bases teórica serias.

- Elaboró un modelo teórico lógico y empíricamente verificable, destinado a explicar, ala vez, el origen de los conflictos sociales y su influencia histórica.

- Ha propuesto una teoría de los conflictos que no es incompatible con cualquier otra. Admite la existencia del sistema social integrado, y la del sistema en conflicto, pero no como un antagonismo, sino como algo complementario. La sociedad es al mimo tiempo un sistema integrado y un sistema en conflicto

- Presenta a la "autoridad" como un factor simultaneo de integración social y un factor de conflicto. Más aun, por ser un factor de integración, la autoridad es n factor de conflicto.

- En la medida en que exista la distribución dicotomica de la autoridad, el conflicto aparecerá como algo normal.

Como critica puede preguntarse ¿La dicotomía de la autoridad, da necesariamente lugar a la dualidad de oponentes descripta por Dahrendorf? ¿Esto, responde realmente a los hechos?

La respuesta parece ser negativa, porque de hecho, las relaciones dominación-sujeción, son muchos mas complejas. Éste las describe como algo estático, por lo que habría lugar para enriquecer el modelo propuesto (sin abandonar la dualidad) haciéndolo o confiriéndole una mayor flexibilidad.

Capítulo siguiente - El conflicto como funcional
Capítulo anterior - El conflicto como normal

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a Sociología jurídica y del poder


  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Introducción a la Sociología. Perspectiva de la sociedad
En esta oportunidad  te estaremos hablando sobre la sociología que para quienes... [15/09/11]
112  
2. Sociología. La violencia, un mecanismo de defensa social
Este curso de s ociología analiza, en el marco de la sociedad mexicana, términos... [23/07/13]
4  
3. El poder del perdón
Este breve curso de religión nos enseña sobre la importancia de perdonar, para... [24/03/11]
405  

El blog de mailxmail|¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


¿Te gustaría visitar más cursos gratis de Comunicación?