12.213 cursos gratis
8.309.301 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Toma de decisiones. Liderazgo

Autor: Ediciones Urano
Curso:
10/10 (1 opinión) |1405 alumnos|Fecha publicación: 20/08/2010
Envía un mensaje al autor

Capítulo 2:

 Importancia de la toma de decisiones. Éxito personal

LA IMPORTANCIA DE LA TOMA DE DECISIONES

A andar se aprende andando. A nadar se aprende nadando. Pero a tomar bien las decisiones no se aprende sólo tomando decisiones. Se aprende a decidir cuando se interiorizan unos principios básicos, que son los que pretendemos transmitir a lo largo del libro. Algunos de estos principios pueden pa­recer muy básicos y elementales, pero son justamente las cosas obvias las que muchas veces no se tienen en cuenta y conducen a decisiones ineficaces.

Nuestras vidas y también las organizaciones de las que formamos parte dependen de dos factores: las decisiones que tomamos y el entorno externo. El entorno externo son todas aquellas circunstancias que nos rodean y sobre las que no tenemos ningún control, no tenemos manera de influir sobre ellas.

El ser listo o tonto, más alto o más bajo, francés, norte­americano o etíope; haber nacido en la segunda mitad del siglo XX o en el siglo XVI, son circunstancias que nos afectan, pero sobre las que no podemos hacer nada. Nos toca convi­vir con ellas nos guste o no. Como no podemos hacer nada, lo mejor es aceptarlas como puntos de partida de nuestra vida. El desear ser algo que no somos y que no está en nues­tra mano ser sólo puede ser origen de frustraciones. Lo me­jor es aceptar la realidad que nos ha tocado vivir y no año­rar lo que podía haber sido. Aceptando el entorno y siendo conscientes de que no siempre seremos capaces de resolver todos los problemas que se nos planteen, podremos tomar decisiones más realistas.

Algo distinto sucede con esas otras circunstancias que nos acompañan en la vida y sobre las que sí tenemos posibilidad de influir. Sobre algunas tendremos control total y sobre otras simplemente podremos influir en cierto grado. Controlamos o influimos sobre todas esas circunstancias mediante las deci­siones que tomamos. Es por esto que lo que en el futuro sea nuestra vida dependerá de las decisiones que adoptemos a lo largo del tiempo, porque tomando decisiones es como influi­mos en la realidad.

Podemos decir que nuestra historia personal es la histo­ria de las decisiones tomadas, y que nuestro futuro —que está condicionado por aquellas que ya hemos tomado— lo vamos forjando a través de las futuras decisiones. De ahí la importancia de la toma de decisiones en la vida de las per­sonas, ya que en último término cada uno es lo que decide ser. De hecho, tomar decisiones es la actividad más impor­tante que realizamos las personas. En el ámbito empresarial, es el acto directivo fundamental, porque un directivo lo es en la medida que decide.

La toma de decisiones está tan ligada a nuestra vida que no podemos prescindir de ello: no podemos abstenernos de hacerlo, porque decidir no tomar una decisión implica de por sí haberlo hecho. Lo que sí podemos decidir es si la queremos tomar nosotros o si preferimos que otros lo hagan por nosotros. En ese caso estamos decidiendo poner el con­trol de nuestra vida en manos de terceros. Por eso no pode­mos renunciar a decidir, porque haciéndolo nos convertimos en espectadores en vez de en actores protagonistas de nues­tra existencia.

La toma de decisiones no la podemos subcontratar, a diferencia de, por ejemplo, la gestión patrimonial de la em­presa. Cada persona está irremediablemente obligada, por acción o por omisión, a tomar decisiones. Por todo esto es bueno acostumbrarse a adoptar decisiones activamente, aunque sea sobre cosas pequeñas. Este es un hábito que for­talecemos con la práctica y que sin ella se anquilosa. Si nos acostumbramos a no tomarlas proactivamente, entonces nos costará más hacerlo, porque la indecisión genera más inde­cisión.

A la decisión siempre va ligada la posibilidad del error. Hay personas que tienden a no tomar decisiones porque tie­nen miedo a equivocarse, y dejan que las circunstancias de­cidan por ellas, abandonando así el control de su propia existencia. Este tipo de personas, que se niegan la posibili­dad de «fracasar», paradójicamente, lo acaban haciendo porque al no decidir no tienen posibilidades de salir al en­cuentro del éxito. Renunciando a la posibilidad de fracasar, renuncian también a la posibilidad de triunfar.

Las personas de éxito también han tenido desventuras. Personas consideradas como grandes empresarios acumulan en su historial fracasos, algunos de ellos sonados. El éxito muchas veces es fruto del fracaso. Tener éxito consiste en levantarse una vez más de las veces que se haya caído. Si no probamos no podemos ganar. Si no compro billetes, no me va a tocar la lotería.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a Toma de decisiones. Liderazgo


  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Liderazgo
Un curso donde se presentan una serie de técnicas para adquirir un liderazgo humano... [03/06/04]
66.304  
2. Liderazgo de reuniones
La organización de la población es una de las formas más eficaces para impulsar el... [25/10/05]
9.695  
3. Liderazgo y creatividad
Liderazgo, es el arte de motivar e influir sobre los individuos para que trabajen... [08/09/08]
6.341  

El blog de mailxmail|¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


¿Quieres recibir más cursos de Dirección y Liderazgo? ¡Son gratis!