12.213 cursos gratis
8.308.105 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Trastornos del aprendizaje preescolar

Autor: Centre Londres 94
Curso:
9/10 (2 opiniones) |1906 alumnos|Fecha publicación: 16/04/2010

Capítulo 5:

 Alteraciones en el desarrollo neurológico

En el pasado, los psiquiatras no conocían demasiado sobre el desarrollo neurológico de los niños pequeños y, por lo tanto eran incapaces de considerar este factor en sus valoraciones. Afortunadamente, el crecimiento en los campos la neurología y neuropsicología pediátrica ha disparado un creciente interés en las funciones neurológicas y neuropsicológicas en los preescolares y su significado en los problemas de salud mental. El desarrollo de formularios de valoración como la escala de valoración del comportamiento neonatal de Brazelton (1973) ha aumentado enormemente la capacidad de los médicos para valorar niños pequeños, asimismo avances en la ciencia médica como la resonancia magnética nuclear (RMN) y las exploraciones tomográficas con emisión de positrones (SPET) nos han capacitado para relacionar los déficit funcionales neurológicos con disfunciones anatómicas y fisiológicas. Un número creciente de psicólogos y psiquiatras reciben ahora formación reglada sobre el desarrollo neurológico y están alerta de algunos hechos clínicamente relevantes como que los defectos en el cortex cerebral raramente afectan al comportamiento en los primeros 6-9 meses de vida de el lactante,o que la falta de mielinización en los nervios que conducen al esfínter durante un año o más tras el nacimiento indica que el control de esfínteres es incluso fisiológicamente imposible antes de esa edad. Las intervenciones en enfermedades neurológicas han sido crecientemente estudiadas en los últimos años también y es importante para los psiquiatras familiarizarse con esta literatura. Por ejemplo, el uso a largo plazo de medicación anticonvulsivante durante los años preescolares tiene significantes secuelas tanto neurológicas como de comportamiento, y es importante para un médico estar familiarizado con ellas, tanto para valorar a un niño sometido a esa medicación como para ayudar a padres y a médicos a valorar los riesgos y beneficios de dicho tratamiento.

El desarrollo del sistema nervioso humano es un proceso que se inicia en el periodo fetal y continúa durante la mayor parte de la primera infancia. Aunque es un proceso dirigido genéticamente, es vulnerable a factores ambientales durante su curso.

Durante las 4 primeras semanas de gestación, las células nerviosas se diferencian y migran para formar el tubo neural que posteriormente se desarrolla hasta formar el cordón espinal. El cerebro se desarrolla a partir de la porción anterior del cordón espinal entre la tercera y décima semana de gestación mientras que el desarrollo básico de la corteza cerebral se desarrolla entre la 7ª semana y el séptimo mes. La mielinización, o el desarrollo de una capa grasa alrededor de los axones neuronales que amplia la eficiencia de la transmisión, empieza en el cordón espinal durante el tercer mes de gestación y alcanza al cerebro durante el sexto mes de gestación. En el momento del nacimiento, solo algunas areas cerebrales están completamente mielinizadas. Estas son mayoritariamente las areas del tronco cerebral relacionadas con conductas instintivas como la succión. Las neuronas sensorioales generalmente se mielinizan antes que las neuronas motoras, lo que explica la superioridad de las habilidades sensitivas respecto a las motoras en los recién nacidos (Brierley, 1976). La mielinización de las fibras que conectan el cortex cerebral con el cerebelo no suele completarse hasta alrededor de los 4 años y la completa mielinización del sistema nervioso a menudo no sucede antes de los 15 años (Kolb & Whishaw, 1991). Las deficiencias nutricionales post-natales se han asociado a desordenes en la mielinización cerebral (NINCDS, 1979).También parece haber un considerable desarrollo de las conexiones dendríticas entre neuronas en el periodo postnatal.

Cuando un niño cumple 2 años, su cerebro ha alcanzado alrededor del 75% de su peso adulto y cuando cumple 5 el cerebro ha alcanzado cerca del 90% de su peso adulto (Yeterian & Pandya, 1988).

Las alteraciones en el desarrollo neurológico durante el periodo prenatal pueden incluir el defecto del tubo neural a cerrarse correctamente lo que resulta en una enfermedad llamada espina bífida, en la que el cordón espinal no se desarrolla adecuadamente hacia las extremidades inferiores, con la consecuencia de parálisis en las piernas y hidrocefalia. Esta enfermedad puede comportar alteraciones motores y cognitivas significativas. Algunos defectos en el desarrollo neural pueden ser producidas por factores ambientales (como la rubeola, exposición a radiaciones, hipoxia) así como factores genéticos.

Los problemas neurológicos que acontecen en el momento del nacimiento suelen ser el resultado de traumtismos mecánicos, hipoxia, hipoglicemia o hemorragia subaracnoidea. Las alteraciones neurológicas que sen ve mas a menudo en neonatos son las convulsiones. Los niños prematuros tienen convulsiones con una frecuencia 15 veces mayor que los niños a término y el 70-90% de los prematuros que tienen convulsiones mueren (holden, Mellits, & Freeman, 1982). Eriksson y Zetterstom (1979) encontraron que el 13% de los recién nacidos a término que tuvieron convulsiones fallecieron, con el 30% de los supervivientes con retraso psicomotor severo y sólo el 15% con un desarrollo normal al año de vida. Los niños con convulsiones no febriles generalmente presentan algún déficit cognitivo o de comportamiento en edades más avanzadas. Por ejemplo, Bolter (1984) obtuvo una media de cociente intelectual de 92 en dichos niños, con sólo un 13% con coeficientes por encima de 110.

Un pronóstico más positivo está ligado a las convulsiones febriles que se definen como aquellas convulsiones que ocurren entre los 3 meses y 5 años, asociadas a fiebre y sin evidencia de infección o enfermedad intracraneal (Millipap, 1968). La incidencia de estas convulsiones en la población preescolar es aproximadamente de 29/1000. Solo el 30% de los niños que tienen una convulsión febril repetirán el episodio. La tasa de recurrencia es mayor en aquellos cuya primera convulsión febril apareció antes de los 18 meses que en aquellos que tuvieron su primera convulsión febril después de los 18 meses. Nelson and Ellenberg (1978) encontraron que no había déficit en el cociente intelectual de niños de 7 años que habían tenido convulsiones febriles, aunque Schiotz- Christensen y Bruhn (1973) reportaron un incremento de problemas de comportamiento y un déficit de 7 puntos en el cociente intelectual de niños que habían sufrido convulsiones febriles comparados con sus gemelos que no las habían tenido.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a Trastornos del aprendizaje preescolar


  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Trastornos de aprendizaje. Trastornos de lectura
Dificultades de aprendizaje es generalmente un término que se refiere a un grupo... [24/03/10]
641  
2. Trastornos del lenguaje y del aprendizaje en niños y adolescentes
Los Trastornos del lenguaje y del aprendizaje en niños y adolescentes están entre... [03/06/10]
712  
3. Trastornos de aprendizaje en niños y adolecentes. Dislexia
Este es un curso completo de los trastornos de aprendizaje . Aprenderás... [02/08/10]
2.315  

El blog de mailxmail|¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


¿Te interesa? ¡Te enviamos gratis las novedades de Psicología!