Ilustre Colegio de Abogados de Málaga

Ilustre Colegio de Abogados de Málaga

Sobre el centro

El Ilustre Colegio de Abogados de Málaga es una entidad orientada a atender y representar los intereses de los abogados colegiados de esta provincia. Este centro realiza actividades formativas tales como cursos de formación, cursos de especialización, el Máster de Abogacía, jornadas, y tertulias. Esta formación está dirigida a los colegiados que deseen aumentar y actualizar sus conocimientos. Estas actividades son de carácter presencial en Málaga, y también puedes acceder a parte de la formación de manera online. Podrás aprender sobre áreas de conocimiento a través de su propuestas formativas entre las que destacan: el curso de inglés jurídico de nivel avanzado, el taller de Coaching aplicado a la relación de personas, el Networking Café, las jornadas sobre La Vida Extrajudicial, la tertulia Los juicios de deshaucio de arrendamientos urbanos, etc.



El Ilustre Colegio de Abogados de Málaga fue fundado en el año 1776. Esta organización consta de ocho delegaciones en distintas ciudades de la provincia malagueña: Fuengirola, Torremolinos, Coín, Marbella, Torrox, Ronda, Velez-Málaga, y Estepona.

¿Quieres hablar con un asesor sobre este curso?

Cursos destacados

Escuela de Práctica Jurídica Ilustre Colegio de Abogados de Málaga

...en prácticas adquiera ciertas habilidades y las reglas esenciales del "usus fori". Para ello se utilizará, junto con la experiencia que la práctica proporciona... Aprende sobre: Ciencia jurídica, Ordenamiento jurídico, Sociología económica... Ver más

  • Curso
  • Málaga
    y 1 sede más.
  • 9 Meses
Añadir al comparador
Ver más

Precio a consultar

Historia

En 1776 se fundó el Colegio de Abogados de Málaga. Pero hubo un antes que configura sus orígenes: un cúmulo de disposiciones y normativas reales que nos hablan de cubrir necesidades, nombrar cargos, establecer el pago de honorarios profesionales, elegir abogados de pobres, etc. Unos datos que nos remiten a la preocupación por regular el funcionamiento de la justicia a través de un colectivo que, fundamentalmente desde la Reconquista, gozará de un lugar destacado en la vida de las ciudades.

Y es que con el reinado de los Reyes Católicos se inauguró una etapa donde la reordenación del territorio, la lucha por la tierra, depositaria del poder y la riqueza, la representación de la corona en los más variados cargos, etc. fueron las claves de un país que se debatía por recuperar su unidad.

Por ello, una vez reconquistada la ciudad de Málaga en 1487 los reyes se preocuparon de concederle los servicios que consideraban necesarios para su normal desarrollo. Y entre ellos figuraban los oficios de notario y abogado en un número bastante considerable si lo comparamos con el de otras profesiones. De ellos, sólo tres jurisconsultos se mencionan en los Repartimientos. Estos eran Fernán González, Alonso Escuder y Alonso Fajardo.

La única referencia que tenemos del primero es que era natural de Fuentes del Canto; el segundo era bachiller en leyes y persona docta y respetada; el tercero, de procedencia aristocrática, llegó a ser uno de los primitivos regidores de la ciudad y progenitor de los condes del Arco y Castroponce, los cuales poseyeron el señorío y la alcaldía de Vezmiliana (o Bezmiliana).

Con ellos la historia de la abogacía en Málaga empieza a dar sus primeros pasos. Más tarde, el 24 de diciembre de 1498, una Real Cédula de los Reyes Católicos obliga al Consejo, Justicia y Regimiento de esta ciudad que "en cada año eligiese su Ayuntamiento un Letrado y un Procurador para que siguiesen la causa de los pobres, huérfanos y presos de la cárcel, cuya elección hiciese perpetuamente pagándoles de sus Propios y Rentas, al primero 1.000 maravedíes y al otro 500 por salario de cada año" (Libro de Provisiones, nº 78).