Ilustre Colegio de Abogados de Zaragoza

Ilustre Colegio de Abogados de Zaragoza

Sobre el centro

El Real e Ilustre Colegio de Abogados de Zaragoza es una asociación que ofrece formación especializada dentro del ámbito de la abogacía. Realiza diversos cursos y actividades, tanto presenciales como online para todos aquellos profesionales que busquen continuar su formación. Estos cursos tratan gran variedad de temas, como la violencia de género, el derecho social, mediación, derecho de paz o jurisdicción de menores. También dispone de un campus virtual como plataforma para poder realizar cómodamente estos cursos estés donde estés.

Este colegio es el único honrado con el título honorífico de “Real” por concesión de Carlos III. Es el más antiguo de los que se tiene conocimiento en España, existiendo constancia de su origen desde 1399. Su objetivo es dar servicio e información a todos los ciudadanos y a los abogados que lo deseen, así como también ordenar, defender y representar el ejercicio de esta profesión. Para llegar así a ser una referencia sencilla y eficaz en la defensa de los derechos de los ciudadanos y de los abogados.

¿Quieres hablar con un asesor sobre este curso?

Cursos destacados

..."quedarse en blanco" Técnicas de memorización de las ideas principales del alegato. 8.- La adaptación de la oratoria forense a los distintos tipos de ordenes jurisdiccionales... Aprende sobre: Técnicas de estudio, Oratoria forense, Oratoria jurídica... Ver más

  • Curso
  • Zaragoza
  • 8 horas lectivas
Añadir al comparador
Ver más

60 
+ IVA

Historia

En la mitad del reinado de Jaime I, entre los años 1247 y 1252, se dictaron normas en Aragón dirigidas a regular también la actividad de los abogados, recogidas, de un lado, en los propios Fueros de Aragón, aprobados en Cortes de Huesca y, de otro, en el “Vidal Mayor”, debido a la mano del Obispo oscense don Vidal de Canellas. Uno y otro textos forman un marco de obligaciones y prohibiciones de carácter profesional para su actuación ante el tribunal o con relación a sus clientes.

El Fuero primero De Advocatis (Huesca, 1247) deja muy claro el principio de libre designación: “Puede nombrarse abogado para una sola hora, un solo día o para toda una causa”. En el Vidal Mayor se describen y condenan conductas reprochables a los abogados, como la colusión o la prevaricación, que pueden suponer la pérdida del oficio y graves sanciones pecuniarias y también se detallan los deberes de cortesía, respeto al Juez, paciencia y recto sentido de la Justicia. La regulación, que se inicia en la mitad del siglo XIII, va a continuar durante los reinados de Jaime II y Pedro IV, ya en la centuria siguiente. Es indudable que el poder real y el del reino quisieron establecer un control sobre el ejercicio de las profesiones jurídicas y fruto de esa presión e interés van a nacer congregaciones profesionales o cofradías que los reúnen.

A pesar de que en el año 1311 -durante el reinado de Jaime II y en Cortes de Daroca- se aprobara el Fuero único Ut monopolia, et confratiae inter ministrales de caetero non fiant, lo cierto es que las profesiones jurídicas no fueron finalmente afectadas por la prohibición, ya que tanto abogados como procuradores y notarios constituyeron sus propias agrupaciones.

Los abogados de la ciudad de Zaragoza eligieron a un santo bretón Yves de Hélori como patrón y modelo profesional para crear su congregación profesional. Este personaje de noble cuna, nacido en la aldea Ker Martin de la ciudad de Tréguier en 1250, tuvo una cuidada formación, siendo bachiller en Artes por la Universidad de Paris en 1270 e iniciando entonces sus estudios de Teología y Derecho Canónico en las respectivas Facultades de La Sorbona. En estos primeros años de su formación coincide con una de las etapas como profesor de Tomás de Aquino en Paris. Ivo Hélori permaneció allí hasta su marcha a la Universidad de Orléans, donde completó su formación jurídica estudiando especialmente Derecho Civil. En 1279 comienza su labor como Oficial-Juez, primero del Arcediano de Rennes y luego del Obispo de Tréguier en 1281. En 1284 es ordenado sacerdote y después párroco de Trédez, aunque siguió en su labor de Juez eclesiástico hasta el año 1300, en que pidió licencia para dejar su cargo como Magistrado y dedicarse a la defensa de los menos favorecidos.

La renta censal de la Cofradía en Erla se vino disfrutando al menos hasta 1650, y hasta bien entrado el siglo XVIII los Decanos del Colegio de Abogados seguían participando en la designación de los Capellanes de la Capilla de San Jaime, en Santa María de Bordón.

Los últimos esfuerzos de la investigación llevada adelante han conseguido establecer la identidad de cuarenta Mayordomos o Decanos de la Cofradía-Colegio entre 1550 y 1699; se ha logrado elaborar una relación cronológica de abogados de Zaragoza entre 1467 y 1624 con más de trescientos nombres. Sin embargo, y a pesar de estos avances los Estatutos de la Cofradía y de nuestro antiguo Colegio de los siglos XIV y XVI siguen esperando a ser encontrados en algún archivo civil o eclesiástico entre Zaragoza y Roma.