¿Te pasas media vida en el transporte público y solo lo aprovechas para mirar el móvil? Aunque el entorno parezca poco apropiado, los viajes también pueden servir para avanzar académicamente. Solo se trata de lograr un estado óptimo de concentración y de afrontar el reto con actitud positiva. De hecho, son muchas las personas que se desplazan a diario hasta la facultad o que regresan los fines de semana al domicilio familiar. Y en época de exámenes, ya se sabe, cualquier momento es bienvenido para repasar o dedicarse al estudio: días festivos, fines de semana… En este sentido, las horas de viaje no son una excepción. 

Pero, ¿cómo aislarse de los ruidos y las conversaciones de nuestros compañeros de trayecto? Pues muy sencillo: utilizando auriculares o tapones para los oídos. Eso sí, si mentalmente no estamos decididos a desconectar estas herramientas no nos servirán de nada. Otra opción es hacer uso de los denominados vagones silencio, que se ofertan en los trenes de larga distancia, como por ejemplo el AVE. En este post, te presentamos 5 consejos para sacarle partido al tiempo en el transporte público. ¿Y tú? ¿Qué trucos utilizas concentrarte? ¡Cuéntanos tu secreto en un comentario!

Máster en Negocios Internacionales
Instituto de Estudios Cajasol S. L.U.
10.500 €
Ver más
Global BIM Management For Infrastructure Projects Master's Program
Zigurat Global Institute of Technology
14.500 €
Ver más

¿Cómo aprovechar los viajes en transporte público para estudiar?

  1. Organiza la agenda. ¿Llevas toda la semana buscando un rato para organizarte? ¿No te apetece empezar a estudiar mientras te desplazas? Aprovecha para elaborar el plan de estudio que vas a seguir cuando llegues: horarios, objetivos, técnicas para interiorizar los contenidos, etc.
  2. Ordena los apuntes. Si te cuesta concentrarte, los viajes en transporte público te brindarán el momento ideal para realizar una tarea ligera. Aprovecha para asegurarte de que tienes todos los apuntes que necesitas y ordénalos de manera sencilla. También puedes anotar qué temas llevas peor para buscar apoyo complementario en la biblioteca.
  3. Lee y resume el temario. Algunos trenes disponen de mesas para leer y escribir. Si no, tú mismo puedes utilizar tus piernas y una carpeta para consultar los apuntes. Prepara un estuche con rotuladores fluorescentes y empieza a subrayar las partes más importantes del temario. Un consejo: haz lecturas en diagonal y repasa en casa los conocimientos que has adquirido.
  4. Graba y escucha la lección. ¿Temes marearte leyendo en el metro o en el tren? Pues no te preocupes, en tu caso tampoco hay excusa. Una buena manera de sacarle rendimiento al tiempo es grabarte explicando la lección y escucharla durante el trayecto. Por otra parte, pues aprovechar para escuchar la música relajante que empleas durante el estudio.
  5. Inicia una lectura obligatoria. Si el movimiento no te inmuta y te cuesta poco aislarte, aplica esta capacidad para estudiar como si estuvieras en tu casa. Por ejemplo, empezando a leer un libro que te motive especialmente. Subraya los fragmentos importantes o márcalos con un post-it para que no te falle la memoria. Otra técnica útil es hacer anotaciones con lápiz al lado del texto para recordar qué pensaste cuando leíste ese fragmento.

, , ,

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *