¿Por qué empezaste a interesarte por el mundo del value investing?

Me empecé a acercar al value investing después de la crisis de 2007/2008. Ya me había aproximado antes, pero esa crisis supuso el detonante desde el punto de vista intelectual, académico, personal y de mis propias finanzas. Y decidí desde ese momento que ya no quería poner mi dinero en manos de expertos, sino pasar a ser yo el que se ocupara de la gestión de mis ahorros, del resultado de mis esfuerzos. Pero también decidí que quería entender mejor cómo funcionaba el mundo de las finanzas, por qué se producían las crisis y por qué gente que se suponía que contaba con una gran formación financiera lo hacía tan mal a la hora de invertir su dinero y de gestionar el dinero ajeno. Ese fue el punto de partida. Y empecé a interesarme en la única escuela de inversión que me parecía que tenía sentido, la Escuela del Value Investing.

Busqué por el mundo entero dónde podía profundizar en mis conocimientos, dónde podía formarme de una manera más especializada. Cursé varios seminarios, uno en Canadá, otro en Nueva York… Fui a todo lo que se podía ir. Hasta que encontré el Máster en Value Investing y Teoría del Ciclo de OMMA que ha supuesto para mí una experiencia intelectual, académica y vital extraordinaria. Una gran aventura desde muchos enfoques, que no solo ha contribuido enormemente a mi formación y me ha dado instrumentos para invertir de una manera responsable, seria, con sentido del largo plazo y exitosa, sino que también me ha permitido entender adecuadamente por qué los demás hacen lo que hacen y por qué el mundo de las finanzas ha funcionado de la manera que ha funcionado.

Asimismo me ha proporcionado (y esto no es frecuente en el value investing) instrumentos para entender mejor los ciclos económicos y el contexto económico, algo que es de gran utilidad, especialmente en estos tiempos tan inciertos. Así que creo que la combinación de ambos factores (el value investing y la comprensión de los ciclos) es un hallazgo sobresaliente.

¿Qué opinas de la metodología online?

Para mí fue un gran descubrimiento. He cursado el máster desde Washington y puedo dar fe de que el sistema online de OMMA es equivalente al presencial. No solamente ofrece mucha cercanía, sino que también permite interactuar a los alumnos: participar en directo, involucrarse en las sesiones… He sentido que estaba en un aula, en una clase. Esta metodología, además, le proporciona al máster una dimensión universal que enriquece el programa y la relación con los compañeros (trabajos en grupo, debates, discusiones…). No me sorprendería que las relaciones trabadas durante el curso duren eternamente.omma

¿Qué opinión te merecen los profesores?

El nivel de los profesores es altísimo, no ya en comparación con el mundo de habla hispana, sino con el mundo académico en general. Además de dominar sus materias, tienen la capacidad de provocar en el alumno el pensamiento crítico y el juicio propio. Por último, son profesores que conocen profundamente el mundo anglosajón, con lo que las lecturas, análisis y reflexiones no quedan circunscritos al ámbito de habla hispana.

¿Recomendarías el Máster en Value Investing y Teoría del Ciclo?

Lo recomendaría por muchas razones. Aunque alguien no quisiera invertir ni dedicarse al mundo de las finanzas debería cursar este máster siquiera fuera por cultura general. Pero si además uno pretende entender el mundo en el que vivimos, que para bien o para mal nos afecta a todos, el máster proporciona una puerta de entrada a las finanzas y a la economía que resulta inigualable. Y, por último, si uno quiere responsabilizarse, como creo que debería ser, de la gestión, directa o indirecta, de sus recursos, este máster ofrece una oportunidad única para lograr tal meta. Así que animo a la gente a que se embarque en esta gran aventura intelectual, académica y vital.

Fuente: libremercado

, , , , , , ,
Consulta toda la oferta de cursos, carreras y postgrados en España y el extranjero

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *