¿Cómo mantener alejado el estrés laboral?

El estrés laboral suele padecerse por muchos motivos. Casi todos lo hemos podido sufrir en algún momento de nuestra vida. Para superarlo, además de poner de nuestra parte, la empresa debe garantizar un ambiente idóneo para los trabajadores. Es posible que una dosis mínima de estrés te venga bien, como forma de motivación. Si esta es continua, será necesario realizar ciertos cambios.

¿Qué es el estrés laboral?

Es un estado de ánimo que puede llegar a tener cualquier persona dentro de su contexto de trabajo. Suele repercutir en sus funciones, pudiendo incluso anularle y causarle un deterioro importante en su salud física y mental.

Localizando las causas del estrés, el trabajador puede hallar métodos para regularlo. También es importante que la empresa intervenga facilitando un medio agradable a sus trabajadores, analizando las capacidades de su personal.

¿Qué lo causa?

El estrés dentro del ambiente laboral puede causarse por muchos factores. Si tu lugar de trabajo está situado en un ambiente ruidoso o reducido, con el tiempo te puede generar estrés. También es imprescindible analizar a la persona. Lo que a uno puede no afectarle, a otro le supone un problema que llega a repercutir en su concentración.

Otros factores de estrés pueden deberse a una carga muy grande de trabajo. Los tiempos muy limitados para terminar ciertas labores, un ambiente con compañeros poco agradables son otras causas de estrés. Igualmente, la sensación de no importarle a la empresa o no ser lo suficientemente valorado por la misma suele repercutir negativamente.

El miedo es otro problema. Si el trabajador siente su futuro inseguro, lo normal es que no rinda igual debido a la preocupación constante.

Ejercicios para controlar el estrés laboral

Una vez que hemos focalizado las posibles causas de estrés, podemos llevar a cabo ciertos ejercicios y hábitos positivos para aminorarlas. Lo primero es tener conciencia de que no vamos a poder solucionarlo todo. Sin embargo, podemos poner de nuestra parte para hacerle ver a nuestros superiores que aún trabajamos a buen nivel.

Es normal que sientas más estrés en trabajos de oficina, donde no se realiza gran actividad física. Por eso, es importante que establezcas un horario para la práctica de algún deporte. Esto te ayuda a liberar endorfinas, que favorecen tu relajación y te proporcionan mayor bienestar.

Una adecuada dieta es también una forma de llevar un correcto equilibrio emocional. Intenta dejar de lado el consumo de alcohol, tabaco y café, que alteran el sistema nervioso. Ingiere habitualmente alimentos ricos en vitaminas, proteínas y minerales, para sentirte con fuerza para afrontar un día laboral. Recuerda que el desayuno es lo más importante.

Los ejercicios de relajación son imprescindibles. Saber controlar la respiración, llevarte música clásica a tu lugar de trabajo ayudará a concentrarte.

Ante las dificultades con respecto a las relaciones personales, intenta no agobiarte y actuar con una sonrisa. Apostando por la amabilidad y la gentileza conseguirás limar posibles asperezas entre compañeros y jefes.

Si lo requieres, puede serte de ayuda acudir a un psicólogo. Así puedes enfocar aquellos puntos que se te complican, aconsejándote la mejor forma para mantener tu paz interior. Recuerda, marca bien tus prioridades, ante todo, en lo que se refiere a tu persona y entorno familiar.

¿Te pareció interesante este artículo? Puedes revisar toda la oferta formativa del Instituto Europeo De Educación, o ponerte en contacto con Emagister y resolver cualquier duda con nosotros.

Si eres ya un estudiante de este centro y quieres valorar tu experiencia, ¡deja tu opinión gracias a este formulario!

Consulta toda la oferta de cursos, carreras y postgrados en España y el extranjero

Deja un comentario