¿Trabajas en una oficina? Si es así, quizá alguna vez hayas pensado que desarrollar toda la jornada laboral sentado en una silla no supone ningún riesgo para la salud. Nada más lejos de la realidad. También en las oficinas y en los despachos es necesario aplicar la prevención de riesgos. Pero, ¿qué es exactamente la prevención de riesgos? En síntesis, se trata de una disciplina que promueve la salud y el bienestar de los trabajadores aplicando una serie de medidas. En este post, te explicamos cuáles son los consejos más habituales en el ámbito de las oficinas. Sigue leyendo y toma nota. ¡Trabaja a gusto y de forma segura!

4 aspectos clave en la prevención de riesgos laborales

En función del sector y del puesto de trabajo, las medidas de prevención de riesgos pueden variar. Sin embargo, hay algunas que suelen repetirse a menudo. Destacamos las siguientes:

  1. Higiene. Se trata de mantener los agentes físicos a ralla. Es decir, detectar el frío, el calor, el ruido, las radiaciones, etc.
  2. Seguridad. Este punto hace referencia a la certeza de que el trabajo se desarrolla en las condiciones óptimas. Por ejemplo, que las herramientas son seguras, que las instalaciones son accesibles, etc. También hay que tener en cuenta el protocolo de incendios.
  3. Psicosociología. El trabajo se desarrolla en un determinado entorno social y, por lo tanto, también entran en juego factores psicológicos que afectan al trabajador. En otras palabras, la psicosociología se encarga de fomentar el bienestar del empleado y tiene en cuenta aspectos como el control del estrés o la calidad de las relaciones personales.
  4. Ergonomía. La iluminación, el espacio de trabajo o la temperatura también forman parte de la seguridad laboral. Sin un entorno agradable, la concentración y el rendimiento corren el riesgo de disminuir.

Consejos para aplicar la prevención de riesgos en la oficina

A continuación, te presentamos algunos tips básicos para cuidar tu salud en la oficina. ¡Toma nota!

  • Cuida tu postura corporal. Intenta mantener la espalda apoyada en el respaldo y pon los pies en el suelo. Si es necesario, utiliza un reposapiés.
  • Ten la mesa limpia y ordenada. Si vas acumulando material en el escritorio, cada vez te será más difícil concentrarte. Por lo tanto, aumentará el estrés.
  • Utiliza el ratón de manera adecuada. Recuerda relajar la palma de la mano.
  • Bebe mucha agua. Dos litros al día, como mínimo, es la cantidad recomendada.
  • Haz descanso. Cada dos horas, tómate cinco minutos para disfrutar de un parón. Te ayudará a gestionar el estrés con más efectividad.
  • Mantén la distancia adecuada con la pantalla del ordenador. Puedes utilizar un alzador o tener dos pantallas para trabajar más ágilmente. No olvides regular otros aspectos como la brillantez y el contraste.
  • Ilumina la oficina y fomenta el uso de luz natural. La luz natural no solo evita fatigas visuales, sino que ayuda a mantener una actitud más optimista.
  • Controla que la temperatura de la oficina. Recomendaciones: entre los 20º y los 24º en invierno y los 23º y los 26 en verano.

Fuente: ELBS

Máster en Seo Avanzado
ESNECA BUSINESS SCHOOL
595 €
Ver más
, , , , ,

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *