Consejos para llevar una dieta saludable

Hay un refrán muy común cuando se trata de comidas: hay quienes comen y hay quienes se alimentan. La diferencia, aunque no sea tan evidente, sí lo es. Comer involucra una acción, alimentarse implica tener consciencia de qué se está ingiriendo, del valor que puede tener dentro de una dieta, de las necesidades de la persona y el aporte de cada alimento a su organismo. Entonces, sí, alimentarse es mucho más que comer. Por eso se suele insistir en la importancia de llevar una alimentación sana, equilibrada, como múltiples hábitos que fortalezcan diversos hábitos positivos en las personas. Esto es importante tenerlo en cuenta, a propósito del Día Mundial de la Salud, porque, como también se suele decir: “las personas son lo que comen”. A continuación se profundizará sobre los diversos aspectos que hay que tener en cuenta cuando se trata de alimentación y se invita a quienes deseen profesionalizarse en este campo a hacer el Curso de Dietética y Nutrición y el Coaching Nutricional para aprender todo lo necesario.

Dieta equilibrada: ¿Cómo debe ser?

Aunque sea muy sencillo sugerir que una persona debe comer bien, es necesario profundizar en diversas cuestiones para poder comprender en toda su dimensión lo que esto implica. Además de lo siguiente, es necesario tener en cuenta que hay distintos hábitos que influyen en la alimentación.

Una dieta sana consiste en que cada alimentación debe aportar nutrientes específicos con el objetivo de garantizar el buen funcionamiento del organismo y la prevención de diferentes enfermedades no transmisibles, como la diabetes o el cáncer, entre otro tipo de malestares, incluyendo la malnutrición, uno de los principales problemas, de acuerdo con la Organización Mundial para la Salud.

Dicho esto, una dieta sana debe estar compuesta por:

– Macronutrientes, dentro de los cuales se encuentran los hidratos de carbono, las proteínas y grasas)

– Micronutrientes, que agrupan a las vitaminas y minerales, y antioxidantes

– Fibra

Además de una correcta composición de la dieta, es recomendable que los alimentos que se consumen de forma diaria sean naturales y cumplan con buenos procesos de producción. A esto se suma otro factor clave: llevar una buena hidratación y evitar los productos ultraprocesados.

Las prioridades de la dieta

Algo clave de la alimentación es saber reconocer cuáles son los alimentos que deben ser incorporados en la dieta. Algunas de las reglas básicas son: evitar alimentos ultraprocesados o en los que los diversos procesos influyen de manera evidente.

Parte de los alimentos naturales y protectores que debes tener dentro de tu dieta son:

– Frutas y verduras.

– Legumbres

– Frutos secos.

– Pescados y mariscos.

– Tubérculos.

– Cereales integrales.

– Huevos.

– Carnes sin procesar

– Leche fresca.

– Especias y semillas.

– Café e infusiones.

Por otro lado, algunos de los alimentos con buenos procesos que se pueden incluir dentro del plan de alimentación son:

– Aceite de oliva virgen extra.

– Leche UHT y los lácteos.

– Pan integral.

– Chocolate negro o cacao superior al 70%.

– Legumbres en bote.

– Bebidas vegetales sin azúcares ni aditivos añadidos.

– Pescados en lata.

– Jamón ibérico.

De esa manera se puede componer un mejor plato y contribuir al establecimiento de mejores hábitos alimenticiones.

La importancia del agua

Más allá de que sea un líquido clave, no es tan común que, durante las comidas, esté presente. Una de las principales sugerencias en este sentido es que se incorpore dentro de los menús, que se prefiera el agua antes que otro tipo de bebidas que pueden estar cargadas de azúcares dañinos para el organismo.

Por tanto, es ideal que las personas puedan incorporar el agua a sus distintas comidas y luego tomar de forma constante durante el resto del día. Para ello es factible utilizar alarmas y otro tipo de recordatorios a través de los cuales poder seguir el procedimiento de buena manera. Una manera de lograrlo y, dado el caso, salir de la monotonía, es lograr que el agua se la base principales de los zumos, apartando los refrescos, por ejemplo.

Evitar los alimentos ultraprocesados

Una vez que se han expuesto cuáles son los alimentos que conviene tener en la dieta cotidiana, también es necesario mencionar aquellos ultraprocesados que impactan de forma negativa en la alimentación de las personas.

Los alimentos ultraprocesados son aquellos que aportan calorías vacías y tienen escaso valor nutricional. A esto se suma que suelen ser perjudiciales para la salud por la cantidad de azúcares refinados y grasas dañinas que suelen contener. A continuación algunos de los alimentos que es preferible evitar:

– Bebidas azucaras, refrescos y bebidas energéticas.

– Carnes y pescados procesadas.

– Pizzas industriales y pastas elaboradas.

– Bollería, galletas y chucherías.

– Lácteos azucarados.

– Zumos envasados.

– Snacks salados y patatas fritas.

– Comida precocinada.

– Cereales y panes refinados.

– Salsas comerciales.

5 consejos para aprender a comer sano

Alimentarse de buena manera depende de múltiples cuestiones, de pequeños hábitos sobre los que se construye una rutina positiva. A continuación se sugieren 5 recomendaciones para hacer del proceso algo más sencillo.

Prioridad a los alimentos de origen vegetal

Los alimentos de origen vegetal tienen un impacto notable dentro de cualquier alimentación. ¿Cuáles son? Verduras, vegetales y legumbres. A través de ellos no solo se construye una alimentación más saludable sino que también se pueden lograr diversos tipos de platos para vencer la rutina, mejorar el sistema inmunitario y reducir el riesgo de padecer enfermedades como la diabetes o algunas cardiovasculares.

Apostar por las grasas saludables

Sí, no todas las grasas son malas. De hecho, las grasas saludables son necesarias dentro de todo organismo porque contribuyen a proteger las membranas celulares y ayudan a mantener el almacenamiento de la energía y estabilizar la temperatura corporal. Algunos de los alimentos que la traen son el aceite de oliva extra virgen, el pescado azul, el aguacate y los frutos secos.

Proteínas de calidad

Quizá pueda resultar confuso pero sí, no toda proteína es de calidad. Por ejemplo: no es lo mismo comer pollo o pavo que preferir un embutido. A esto se suma una opción que, en muchos casos, es aún más saludable: la proteína vegetal, como las legumbres, por ejemplo. Son ricas en fibra y contienen distintos tipos de vitaminas favorables para el organismo.

Evitar azúcares y grasas saturadas

Esto, en esencia, se logra evitando los alimentos ultraprocesados, que son ricos en azúcares dañinos y pueden contener grasas vegetales refinadas e hidrogenadas. En caso de que haya dudas sobre cómo se pueden sustituir las azúcares, hay que tener en cuenta que se pueden tener algunos edulcorantes para variar el uso. Otra opción es combinar las frutas con los platos principales para darles otro toque.

Agua

Mucho agua. Es un consejo constante porque es necesario mantener una buena hidratación.

¿Quieres descubrir toda la oferta formativa del Instituto DYN? Ponte en contacto con Emagister y te ayudaremos a encontrar el curso perfecto para ti.

Si eres ya un estudiante de este centro y deseas contarnos tu experiencia, ¡deja tu opinión gracias a este formulario y ayuda otros estudiantes como tú a escoger mejor!

Descubre la oferta formativa del Instituto DYN

Deja un comentario