El cuidado de la salud emocional es clave en la calidad de vida de las personas. El estrés, el temor, la ansiedad y la tristeza son emociones negativas que pueden presentarse en cualquier circunstancia, en especial en el escenario actual de cuarentena y aislamiento producto de las medidas para frenar la expansión del Covid-19. Por eso, tener control de las emociones y lograr reconocerlas es conveniente para cuidar el bienestar emocional. Algunas técnicas para mejorar este aspecto son las siguientes.

Emociones básicas

Desde la psicología se han reconocido seis categorías básicas que puede propiciar emociones más complejas. Reconocerlas es importante para saber cómo pueden ser atendidas.

El miedo

Se presenta ante situaciones de peligro, riesgo o amenaza, como una forma de actuar con precaución. Esta forma parte del instinto de supervivencia de cada quien, al punto de ser parte de la información genética de cada persona. En situaciones de riesgo, el miedo disparará la adrenalina, activando el metabolismo para que la persona pueda reaccionar de la mejor forma posible. Pero esta emoción también genera ansiedad, incertidumbre o inseguridad.

La sorpresa

Asombro y desconcierto ante situaciones nuevas. Puede ser una reacción fugaz aunque permite una focalización del momento y de cuanto ocurre. De esa manera se facilita la orientación y gestión para saber cómo actuar.

La aversión 

Se produce cuando lo que ocurre genera rechazo. Es una reacción que se produce a modo de protección ante lo que ocurre. Este tipo de momentos suelen quedar almacenados en la memoria, algo que deriva en que la reacción se produzca más adelante.

La ira

Está relacionada con la rabia, en contexto en los que las cosas no salen de la manera adecuada o se presentan inconvenientes que pongan en peligro a la persona. Se considera como una emoción adaptativa que ayuda a que la persona puede resolver la circunstancia, siempre y cuando sepa controlar de forma adecuada esa emoción. Es importante medir cuánto control hay sobre ella.

La alegría

Es una de las sensaciones más agradables, genera bienestar y seguridad. Se genera cuando las cuestiones son favorables y se dan de forma positiva. Esa sensación invita a la persona a querer repetir ese tipo de acciones para volver a estar cerca de esa emoción y de la energía que generan en la persona.

La tristeza

Lo opuesto a la alegría. Puede generar pena, soledad o pesimismo. Se desarrolla ante escenarios adversos o circunstancias que no salieron de la forma pensada. Tiene una función de alarma que lleva a la persona a pedir ayuda y motivarse a realizar otras acciones.

¿En qué consiste el control emocional?

Las emociones son una respuesta biológica ante peligros, amenazas, desequilibrios, entre otras circunstancias. Las personas reaccionan ante estas circunstancias con base en sus experiencias, aprendizajes y la situación específica en la que se encuentren. Las emociones también pueden ser un producto de reacciones fisiológicas, como dolores específicos. Saber controlarlas facilitará su gestión.

En ese sentido, la inteligencia emocional facilita la gestión de las emociones, contribuyendo a que, cuando se presenten, la persona esté capacitada para abordarlas de la mejor manera posible. Para ello se pueden desarrollar una serie de habilidades que faciliten todo este proceso.

Identificación de nuestras emociones

Se recomienda aprender a reconocer cómo reacciona al cuerpo ante las diversas emociones. Por tanto, lo primero es advertir cómo se comporta el cuerpo en las diversas circunstancias. Para ello es clave poder hacer una autoevaluación en diversas circunstancias para saber cómo reacciona la persona en ella. Eso facilitará la expresión de las emociones y, por supuesto, su gestión.

Facilitación emocional

Consiste en ser consciente de los distintos puntos de vista de la situación, que los sentimientos no controlen a la persona y le permitan tener en cuenta diversas soluciones. Se trata de, aún en situaciones complejas, lograr reconocer posibles métodos para atenderlas.

Comprensión de las emociones

Una vez que se presentan las emociones es necesario saber identificarlas y etiquetar esas emociones, así como advertir qué ha generado esa emoción. Este proceso no tiene por qué ser sencillo; todo lo contrario, puede ser complicado. Sin embargo, es conveniente realizarlo para evitar situaciones más complejas.

Regulación emocional

Tras reconocerlos, es importante la regulación de esas emociones. Estar abierto y atento a ellas, en especial cuando sean negativas, derivarán en una mejor gestión del ellas y, por tanto, del momento. Se trata de minimizar las emociones negativas y potenciar aquellas que resulten favorables.

Técnicas para el control de las emociones

Tras reconocer las emociones, es necesario fomentar diversas técnicas para afianzar aquellas positivas y minimizar el impacto de las negativas. Esas técnicas son las siguientes:

Reafirmación

Al advertir una emoción positiva o vivir una experiencia de éxito, es importante revisar el proceso, notar aquello positivo e intentar redireccionarlo de forma favorable. En el caso de las emociones negativas, buscar otra perspectiva ayuda a sobrellevarlas.

Distracción

Se usa para cambiar el estado emocional. En especial, ante situaciones negativas. Despejar la mente favorece un estado de relajación, aporta otra perspectiva en relación con la situación, y ayuda a calmar. Entre las acciones que suelen hacerse está el dibujar, escribir o practicar algún deporte, así como caminar.

Meditación

Contribuye a reducir la ansiedad y es clave para el gestión de las emociones. Hacerlo de forma regular, respirando pausadamente, reduce el estrés y aporta calma y serenidad.

Cambio de perspectiva

Revisar las situaciones desde otro punto de vista facilita su manejo, en especial cuando son emociones negativas o complejas de gestionar. Eso ayudará a minimizarlas y poder encontrar mejores maneras de gestionarlas.

Al incorporar estas técnicas las personas pueden mejorar el control emocional que tienen sobre sí mismas, facilitando diversas situaciones cotidianas. Se trata de controlar las emociones y no de que las emociones tomen el control.

¿Quieres descubrir toda la oferta formativa del Instituto Europeo de Educación? Ponte en contacto con Emagister y te ayudaremos a encontrar el curso perfecto para ti.

Si eres ya un estudiante de este centro y deseas contarnos tu experiencia, ¡deja tu opinión gracias a este formulario y ayuda otros estudiantes como tú a escoger mejor!

, , , ,
Descubre la oferta formativa del Instituto Europeo de Educación

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *