Ecuador y el turismo rural: ¿es viable?

Aunque el COVID-19 ha condicionado buena parte de la experiencia turística global, debido a que se han reducido los accesos y traslados durante buena parte de 2020 para evitar la propagación del virus, este campo se sigue pensando, se sigue evaluando para conocer su estado actual y poder avanzar en la búsqueda de soluciones.

En ese sentido, la Doctora Raquel Santos-Lacueva, quien es investigadora y docente del Centro de Investigación, Divulgación e Innovación Turística de Ostelea (IDITUR), ha desarrollado el informe “El turismo rural en Ecuador”. Este proyecto contó con el apoyo del Ministerio de Turismo de Ecuador, para explorar cuál es el estado y cuáles son las necesidades y oportunidades que hay en el turismo rural del país en este contexto.

Turismo rural: ¿en qué consiste?

El turismo rural, de acuerdo con la Organización Mundial del Turismo (OMT), es definido como “un tipo de actividad turística en el que la experiencia está relacionada con un amplio espectro de productos vinculados con las actividades que puedan hacerse a través de la naturaleza, la agricultura, las culturas y formas de vida rurales, junto con la pesca con caña y las visitas a diversos lugares de interés».

A partir de este concepto se fomentan distintas actividades pensadas para desarrollar esos aspectos sin propiciar dinámicas que puedan dañarlas. Por eso, dentro de sus características, se encuentran las siguientes:

  • Baja densidad de población
  • Incorporar paisajes y territorio en los que prevalezca la agricultura
  • Incluir rutas en las que los estilos de vida sean tradicionales

¿Qué permite esto? Componer una experiencia variada e incentivar el crecimiento de la cultura y perspectivas distintas al turismo de alto consumo, masivo, y que puede llegar a producir mayor impacto ambiental, por ejemplo. Para dimensionar la relevancia de esto, la Organización Mundial del Turismo declaró en 2020 el “Año del Turismo Rural y de Desarrollo Rural”.

Esto se hace con la intención de reconocer la capacidad del turismo para impulsar el desarrollo del medio rural. Algo clave en la revisión de estas perspectivas es que, en muchas ocasiones, el turismo se enlaza con actividades económicas tradicionales, como la agricultura, para avanzar hacia otras áreas, para redimensionar la experiencia. Se trata, además, de potenciar el empoderamiento y el trabajo femenino mediante estos campos, incluyendo el ocio.

Profundizando en el valor de este tipo de turismo, la Organización Mundial del Turismo resalta las distintas opciones de descongestión que ofrece esta alternativa, en oposición con otros. Aunque, también, hay autores (Cote, 2017) que alternar sobre la posibilidad de que la gentrificación afecte estas áreas y aquellas actividades tradicionales se vayan perdiendo progresivamente.

Ecuador y el turismo rural

Ecuador reúne diversos tipos de turismos. La mayoría de ellos está consolidadas y resultan atractivas, tanto desde la perspectiva interna como externa, turismo local e extranjero. Esto es parte de un programa elaborado por el Ministerio de Turismo como parte del Plan Nacional de Turismo 2030. Su objetivo, a gran escala, es fortalecer la desarrollo turístico en distintas capas, incluyendo las zonas rurales, áreas comunitarias a través de las cuales se puede ofrecer otro tipo de opción dentro de la variedad que ya dispone el país.

En este sentido, destacan tres aspectos que se presentan como líneas estratégicas del plan mencionado:

  • Turismo comunitario
  • Agroturismo: el chocolate como producto bandera
  • Exponer y fomentar el conocimiento de los “Pueblos Mágicos”

¿En qué consiste el turismo comunitario?

De acuerdo con la Federación Plurinacional de Turismo Comunitario del Ecuador, este tipo de turismo se define como: “La relación de la comunidad con los visitantes desde una perspectiva intercultural en el desarrollo de viajes organizados con la participación consensuada de sus miembros, garantizando el manejo adecuado de los recursos naturales, la valoración de sus patrimonios, los derechos culturales y territoriales de las nacionalidades y pueblos para la distribución equitativa de los beneficios generados”.

Como datos de contextos, hay que tener en cuenta que la actividad comunitaria turística empezó a desarrollarse durante los años 80’s. Surgió, se estima, de forma espontánea y a través del eco turismo (Ruiz et al., 2008). Sin embargo, es a partir del año 2000 cuando comenzó a regularse todas las operaciones y actividades relacionadas con este tipo de turismo, a través de la Ley de turismo DE ecuador (Estrella, 2007).

Dos años después, en 2002, se fundó la Federación Plurinacional de Turismo Comunitario del Ecuador (FPTCE). En este ente se reúnen diversas comunidades, dentro de las que se encuentran las indígenas, las campesinas, las montubias y las afro-ecuatorianas del Ecuador. Al agruparse en esta institución, el objetivo es integrar una serie de medidas para proteger el patrimonio cultural y natural de la zona rural y, también, mejorar las condiciones de vida de esas comunidades.

A todo esto se suma el Plan de Desarrollo Estratégico de Turismo en Ecuador (PLANDETUR 2020), que se publicó en el año 2007. Otros programas que se han desarrollado en este sentido son el Plan Integral de Marketing Turístico de Ecuador (PIMTE 20014), emitido en el año 2009, y el plan nacional de Turismo 2030, que se presentó en el año 2019 y en el que se agrupan diversas estrategias.

Se estima, según datos del Ministerio de Turismo, que hay 37 centros de turismo comunitario registrados, que dan un total de 306 habitaciones con capacidad para alojar 870 personas. En la Tabla 2 se explica que la mayor parte de plazas se concentran en las provincias de Orellana (20%), Sucumbios (13%), Manabí (13%) y Napo (12%), reuniendo estas cuatro provincias el 58% del total (Ministerio de Turismo, 2020). Aunque es en las provincias donde se reúnen la mayor cantidad de centros Napo (22%), Orellana (19%), Chimborazo (11%), Guayas (11%) y Santa Elena (11%) (Ministerio de Turismo, 2020).

Agroturismo y chocolate: Ecuador

El agroturismo consiste en prestar servicios turísticos (alojamientos, gastronómicos y actividades de ocio) vinculados con la actividad agropecuaria, donde el turista puede participar (Zambrano-Mieles et al., 2017). Se trata, a través del turismo y la agricultura, de integrar a distintas capas de los sectores sociales para que el crecimiento se produzca de manera integral.

A esto se suma el valor agregado que representa para las comunidades y el desarrollo de las tradiciones y los valores artesanales de cada sector. Es decir, se produce un beneficio en el mediano y largo plazo, al contribuir al fomento de un sector económico y, a su vez, el cultivo de la memoria de cara al futuro.

A partir del año 2011, el Ministerio de Turismo de Ecuador activa la Dirección de Productos e Innovación. Dentro de este programa se encuentran las líneas de trabajo orientadas hacia el Agroturismo. La apuesta del país por este tipo de turismo también se manifestó en la Estrategia para el desarrollo y fortalecimiento del Agroturismo con visión 2025, actualizada en 2018. Junto con otros aspectos, acá se menciona al cacao, con el objetivo de que funcione para desarrollar otras rutas en torno a productos como el café, las flores, la pitahaya y el banano.

¿Cuál es el motivo de lo anterior? Que la importancia de parte de la economía no esté relacionada solo con el chocolate, y que este sirva para potenciar otros aspectos. Se estima el cacao aporta más de 700 millones de USD a la economía y Ecuador provee más del 70% de la producción mundial de cacao (Ministerio de Turismo, 2019a).

En este sentido, desde 2014 se fomentan distintas estrategias para impulsar la comercialización de diversos productos vinculados con el cacao. Las metas son:

  • Dar valor, conservar y divulgar todo el conocimiento ancestral sobre el cultivo, los usos y saberes del cacao.
  • Contribuir al desarrollo de las áreas rurales, aportando valor a sus prácticas agrícolas y diversificando su economía.
  • Las experiencias diseñadas se concentran principalmente en dos rutas: la Costa del Pacífico (que incluye las provincias de Los Ríos, Guayas y Manabí) y Amazonía (en la que se agrupan las provincias Pichincha y Napo).

El agroturismo ofrece distintas opciones cuando se le relaciona con el chocolate. A continuación, una serie de ejemplos:

  • Gastronomía: los restaurantes ofrecen menús temáticos o catas de cacao y chocolate.
  • Bienestar: existe el spa de chocolate.
  • Compras: las tiendas especializadas con productos de alta calidad son más frecuentes.
  • Rutas culturales: se incentivan los recorridos teatralizados sobre el Camino Quiteño, arte, fe y chocolate.
  • Turismo vivencial: se diversifican las actividades relacionadas con el cultivo o la producción en haciendas, fincas tradicionales y comunidades cacaoteras.
Los Pueblos Mágicos de Ecuador

El Pueblos Mágicos hacen referencia a un programa creado en México en 2001. En relación con esto, el Ministerio de Turismo de Ecuador firmó en el año 2018 el Programa de Cooperación en Materia Turística con la Secretaría de Turismo de México, con el objetivo de transferir procesos y metodologías para desarrollar el Programa de Desarrollo de Localidades Pueblos Mágicos de Ecuador.

La formalización de estos aspectos se hace para incentivar el fomento de dinámicas de trabajo en localidades con recursos culturales y naturales particulares. A partir de este programa, se seleccionaron cinco pueblos para dedicarles especial atención, a partir del año 2019:

  • Patate (Tungurahua)
  • Alausí (Chimborazo)
  • Zaruma (El Oro)
  • Cotacachi (Imbabura)
  • San Gabriel (Carchi).
¿Cuáles son los retos y las oportunidades del turismo rural?

En un escenario como este, donde el COVID 19 condiciona toda la experiencia, es conveniente también reconocer oportunidades. Ya que el turismo internacional se desarrollará de manera progresiva, es positivo contar con opciones locales de este estilo, cuidando todas las medidas sanitarias. A esto hay que tener en cuenta que este tipo de turismo se desarrolla en áreas de poca masificación, algo clave para evitar la propagación del virus.

En este marco, los retos y oportunidades son las siguientes:

  • Consolidar el desarrollo sostenible del turismo rural. Primero debe analizarse cómo se incorporan los criterios de sostenibilidad en el Turismo para luego crear una estrategia de fomento y cultivo adecuado a esos aspectos. Los criterios ambientales, sociales y económicos.
  • Dar a conocer la oferta de turismo comunitario, agroturismo y Pueblos Mágicos de Ecuador. A través de una amplia serie de medidas para hacer atractiva esta propuesta.
  • Fortalecer la gobernanza de los destinos turísticos. Cooperación y gestión eficiente entre las organizaciones, en un contexto complicado y que reclama la integración de diversas estrategias ante la crisis sanitaria.
  • Formación. Durante la crisis sanitaria y el cierre de los negocios turísticos, el objetivo es ofrecer oportunidades para mejorar la formación de todos los agentes del sector. La intención es construir presente y mejorar el futuro de estos sectores.

Para el desarrollo de una estrategia eficiente y que pueda ser sostenida en el tiempo, hay que tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Mayor exigencia. La crisis derivada por el COVID-19 reafirma e intensifica la tendencia de turistas más exigentes y más comprometidos, por ejemplo, con el medioambiente.
  • Seguridad de la población local. La adecuación de los protocolos de seguridad y de las estrategias de comunicación será crucial para poder avanzar de la mejor posible.
  • Nuevos valores sociales y necesidades. Se trata de resaltar el valor de lo humano, en un contexto donde distintas necesidades se han desarrollado y conviene tenerlas en cuenta.
  • Conocimiento e investigación turística. Los retos que deberá enfrentar el turismo requerirán cada vez de mayor conocimiento, por lo cual será necesario contribuir a la formación académica y profesional de las personas vinculadas.

¿Quieres descubrir toda la oferta formativa de Ostelea School of Tourism & Hospitality? Ponte en contacto con Emagister y te ayudaremos a encontrar el curso perfecto para ti.

Si eres ya un estudiante de este centro y deseas contarnos tu experiencia, ¡deja tu opinión gracias a este formulario y ayuda otros estudiantes como tú a escoger mejor!

Descubre la oferta formativa de Ostelea School of Tourism & Hospitality

Deja un comentario