Un popular inversor de riesgo pronosticó hace relativamente poco que, a largo plazo, todo el mundo se va a centrar, de alguna manera, en la información o en la diversión. Nadie en todo el mundo se ganará la vida con una tarea física reiterativa. No existirán los agricultores ni habrá gente que se centre en la fabricación. “No sé si ni siquiera el 10% de las personas tendrán un trabajo en el sentido de cobrar un sueldo por desarrollar una profesión”, afirmó el inversor de empresas como de Tesla Motors y SpaceX.

El horizonte parece alejado. Sin embargo, las inclinaciones que van a modelar este hipotético escenario ya están afectando de forma transversal al mundo laboral actual. En una investigación actual, el Foro Económico Mundial argumenta que en el próximo lustro se verá disminuida la petición de aquellas competencias de carácter manual, las vinculadas con la memoria o las de gestión de requerimientos financieros o materiales. Un estudio sobre el futuro del trabajo y las competencias profesionales del futuro, liderado por el profesor del IESE Jordi Canals, indica conclusiones parecidas.

Contabilidad y Finanzas para Directivos no Financieros
IESE Business School
5.650 €
Ver más
Dirección Estratégica de RRHH: Personas, Crecimiento y Resultados
IESE Business School
3.350 €
Ver más

La cuarta revolución industrial, causada por los avances tecnológicos actuales (data analytics, Internet of Things, inteligencia artificial, blockchain, impresión 3D, robótica…) está transformando radicalmente la manera de trabajar pero, ¿cuáles son las destrezas que precisará el empleo del futuro? ¿Cuál es el camino a seguir para sobresalir en un nuevo y dinámico entorno laboral?

Competencias tecnológicas

En primer lugar, no son únicamente los ejecutivos quienes precisarán de nuevas habilidades. La investigación del profesor Canals corrobora que una amplia mayoría de empresas reconocen un agujero notable de competencias en tecnología y digitalización por lo que a los graduados universitarios se refiere. Además, las compañías estiman que dicho agujero será mayor dentro de cinco años. Teniendo en cuenta la creciente relevancia de estas tecnologías, estos son algunos de los ámbitos  que se deben comprender:

  • Análisis de big data e inteligencia artificial.
  • Internet móvil de alta velocidad.
  • Tecnología en la nube.

Nueva percepción del liderazgo

Las nuevas tecnologías y los constantes cambios de espacios de trabajo precisan un nuevo enfoque del liderazgo. A continuación, tres elementos de la dirección que tal vez hay que actualizar:

  • Una mirada más flexible de la contratación, ya sea a la hora de integrar nuevos perfiles o contratar trabajadores externos con destrezas concretas vinculadas a las nuevas tecnologías.
  • Automatizar el trabajo cuando sea factible y no perder el ritmo a la hora de  integrar tecnología.
  • Hacer énfasis en el trabajo en equipo y nuevas maneras de dirigir más equipos más transversales y multidisciplinares.

La automatización y las nuevas tecnologías implicarán no únicamente la sustitución de roles y sitios de trabajo por máquinas, sino que conllevarán un cambio en las competencias profesionales solicitadas. Hay competencias que podrán ser desarrolladas de manera automatizada, como las vinculadas con los procesos o con la gestión. No obstante, otras actividades precisan competencias que las máquinas no pueden lograr, como el liderazgo, la iniciativa, el trabajo en equipo o la inteligencia emocional.

Destrezas concretas del ser humano

En este aspecto, el Foro Económico Mundial alerta que el dominio de las nuevas tecnologías es solo una porción de las competencias más requeridas en el próximo lustro. Existen una serie de cualidades intrínsecas al ser humano que verán aumentada su demanda:

  • El pensamiento crítico, la creatividad, la singularidad.
  • El convencimiento y la incitación.
  • La flexibilidad, la proactividad y la inteligencia emocional.

Capacidad de asimilar y adaptación

Todos estos cambios demandan también nuevos conocimientos. El estudio del FEM concluye que, para el año 2022, más de la mitad (54%) de los trabajadores se verán obligados a pasar por una etapa de upskill o reskill para adaptarse a los nuevos requerimientos de la empresa, lo que implica que la mayoría de asalariados deberán ganar una experiencia adicional vinculada con su puesto o con aprender nuevas destrezas.

Las empresas y sus líderes no se muestran indiferentes a esta situación, y para afrontar el problema resulta imprescindible invertir más recursos en la formación de sus empleados. La diferencia entre las destrezas demandadas por el mercado y aquellas brindadas por la fuerza laboral es cada vez más amplia, y los negocios que no tomen decisiones orientadas a aumentar las competencias de sus trabajadores corren peligro de quedarse relegados.

La consecuencia de la automatización implica claros retos desde el punto de vista del trabajo y la formación, pero también constituye una alternativa para empujar a las empresas a centrarse en labores de mayor valor añadido y a mejorar la formación, los conocimientos y las competencias de sus trabajadores.

El centro IESE Business School es ideal para aprender a adquirir las competencias y las destrezas para dirigir la transformación digital, con programas específicos y con programas de dirección general que brindan nuevas perspectivas del liderazgo.

 

¿Quieres conocer toda la oferta formativa del centro IESE Business School? Contacta con Emagister y te ayudaremos a escoger el curso perfecto para ti.

Si eres ya un estudiante de este centro y deseas contarnos tu experiencia con IESE Business School, ¡deja tu opinión mediante este formulario y ayuda a otros estudiantes como tú a escoger mejor!

, , ,
Toda la formación sobre IESE Business School

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *