Global marketing, dos palabras que tienen un gran alcance. Plasmadas en un mismo concepto, pero comprendidas de distinta manera por gran parte de la gente.

El texto que leerás a continuación explica precisamente esto. Lo explicaremos y lo diferenciaremos de otros parecidos. Y, como conserva un aire de familia con estos últimos, lo pondremos en contexto. También lo pondremos en valor. Ten en cuenta que es una de las claves económicas de nuestra generación.

A continuación, vamos con su análisis. Atento a lo que vamos a contarte.

¿Qué es y que comprende el global marketing?

En primer lugar, te recordamos que global marketing es un anglicismo. En castellano también podemos llamarlo marketing global o mercadotecnia global, que serían sinónimos.

¿Qué significa? Básicamente es el término que utilizamos para designar el marketing que tiene como mercado potencial, básicamente, todo el mundo. Es decir, una empresa que apuesta por este marketing tiene capacidad de llegar a todo el mundo. Por lo tanto, el marketing global interpreta todo el globo como un mercado a segmentar, a diferenciar.

Y las técnicas de segmentación diferenciarán a los potenciales clientes por sus gustos. Por unos gustos que pueden estar marcados por cuestiones generacionales, adquisitivas, etc. También, por ejemplo, por motivos de residencia como vivir en zonas rurales o urbanas.

Estamos hablando de un tipo de marketing que busca afinar con los grandes perfiles de la globalización mundial En las siguientes líneas te contamos más sobre él. Sigue leyendo.

¿En qué se diferencia el marketing global de otros conceptos parecidos?

Lo primero que tenemos que señalar es que global marketing y marketing internacional no significan lo mismo. Numerosas personas utilizan ambos conceptos como si fueran ambivalentes, pero están equivocadas. Es un error que observamos incluso en algunos medios de comunicación.

Igualmente, existen unas similitudes que hacen, en parte, disculpable este fallo. El marketing internacional busca impactar más allá del país de origen. Se diferencia, primeramente, del marketing local. Este sería el que solo se llevaría a cabo en el país en el que está instalada la empresa o la institución.

El marketing local es el más simple. Se sitúa en las coordenadas mentales de los clientes del país. Por lo tanto, no requiere grandes cambios. El internacional ya ha de tener en cuenta ciertos aspectos culturales que pueden ser claves. Cuando vendes a un solo país extranjero, ya estás haciendo marketing internacional y, en consecuencia, vas a tener que adaptarte a sus condiciones idiomáticas, culturales y legales.

El global marketing, por su parte, supera estas concepciones. Las valora, ya que no puede caer en los errores de aplicar marketing local fuera del país de origen, pero no se centra en que se está exportando a un estado en concreto. Analiza todos en común y se ciñe a los grandes patrones estéticos y de gustos que se están implantando.

Además, hoy en día ya hay numerosas empresas que son multinacionales o internacionales. En consecuencia, el único marketing que pueden hacer es el global. El internacional no tendría cabida en ellas, ya que no tienen una única sede física. Su volumen de negocio es extraordinario, por lo que conviene conocer el marketing que emplean y que usan.

¿Cuáles son las virtudes de este marketing?

En el actual contexto mundializado, que ya viene de años, son diversos los beneficios. El primero que has de retener es que se puede hacer economía de escala. Nos referimos a que, si trabajas con sumas de dinero importantes, puedes ahorrar. Ahorrar en una buena estrategia nivel de costes, como los de personal o materias primas. Incluso es posible deslocalizar y trabajar donde los costes sean más rentables.

Por otro lado, la tecnología es clave para llevar tu mensaje a cualquier lugar del mundo. Los dispositivos con conexión de datos permiten transmitirlo en tiempo y real. Estos mismos son también los que permiten analizar los mercados a nivel mundial con una gran sofisticación. Si tu mercado es tan amplio como el mundo, vas a requerir instrumentos de análisis a la altura. Que puedan abarcar millones de datos y, a la vez, los gestionen con la inmediatez oportuna.

El mercado del global marketing es, sin duda, el más extenso. Trasciende los límites que puedan imponer las crisis que afectan a las economías regionales. De hecho, puedes aprovechar las oportunidades de negocio de los países emergentes. Diversificarás los riesgos e incluso podrás beneficiarte de los incentivos inversores que proporcionen algunos gobiernos.

En resumidas cuentas, el marketing global da salida a la vocación expansiva que todo negocio debe tener.

Ejemplos de marketing global

Finalmente, es importante prestar atención a algunos referentes de este tipo de marketing. Es cierto, que la globalización ha hecho que nos encontremos con unos cánones estéticos aceptados en todo el universo.

La venta de automóviles es uno de los sectores que más aprovechan el filón de este tipo de marketing. Factores como la juventud, la belleza o la ruptura con la rutina conforman patrones globales imperantes. Asimismo ocurre con los packaging, con formatos atractivos y un punto de minimalismo que los hacen atractivos.

Los experimentos quedan para el marketing local. En el global hay que vender para todo el mundo y se necesita un buyer persona representativo. ¿Recuerdas aquel anuncio navideño de Coca-Cola con la canción El mundo entero? Ahí tienes un buen ejemplo de esta clase de marketing que siempre marcará un antes y un después.

En definitiva, el global marketing afina en la búsqueda del cliente potencial de todo el mundo y no se limita a sectores ni algo parecido.

, , , ,
Consulta toda la oferta de cursos, carreras y postgrados en España y el extranjero

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *