Desde pequeños, nos han enseñado a que hay que saludar siempre como gesto de buena educación, pero, a la hora de querer trabajar en una empresa, ¿Qué menos que decirles “hola” y presentarnos? Por eso, la Carta de Presentación siempre debería acompañar a nuestro curriculum cuando se lo enviamos a las empresas.

Es un proceso que requiere una cierta dedicación y el complemento indispensable del curriculum vitae. Si la trabajamos, sin duda alguna conseguiremos nuestro objetivo, destacar y diferenciarnos del resto de candidatos.

Una Carta de Presentación, es el escrito dónde contamos quien somos, qué es lo que te interesa y qué puedes ofrecer a tu futura empresa.

Vamos a contarte todos los secretos para que bordes esta herramienta que te abrirá puertas a la hora de buscar un nuevo trabajo.

A la hora de redactar, debemos ser breves,no más de 3 o 4 párrafos. Que te ocupe solo una cara y que el texto tenga una estructura. Cuida tus formas, sé cordial y siempre escribe “de usted”. Cuida la ortografía y utiliza la misma tipografía que en tu curriculum, para seguir una misma línea y le dé continuidad.

¿Has oído hablar del término “chatarra digital”? Con ello nos referimos a cada vez que mandas la misma carta de presentación a todas las empresas a las que postulas o bien las veces que la envías por mera formalidad sin aportar un dato relevante.

Es tu oportunidad de demostrar lo que te diferencia de los demás. Despertar el interés del seleccionador personalizando tu mensaje y que se interese por ti.

Despierta su interés. Cuéntales por qué quieres trabajar con ellos. Es una idea genial antes de empezar a hablar de ti. A todos nos gusta que se preocupen por nosotros, ¿no? ¿Por qué no hablar de las cosas que te interesan o te motivan de la empresa? Busca información sobre la empresa, lee al detalle la oferta, o si es una postulación espontanea, cuenta qué es lo que más te interesa del puesto.grupofemxa-logoprin

Habla de tu proyecto. Esta parte tendrás que trabajarla un poquito más, tienes que saber cuál es tu proyecto profesional, saber por qué a la empresa le puede interesar contratarte. Intenta contar por qué haces lo que haces y cómo lo haces. También puedes elegir tres cualidades y dar un breve (muy breve) ejemplo para demostrarlo.

También es buen momento, de si cuentas con un apoyo profesional, nombrarlo y adjuntar una carta de recomendación.

Ponte en el lugar del seleccionador. Recuerda que simplemente se trata de una persona que busca otra persona para que trabaje con él. Por eso mismo, la Carta de Presentación es un buen lugar donde poder humanizarte, que sepa que hay una persona detrás de esas líneas. Sé amable, educado y empático, es una buena forma de demostrar que es fácil trabajar contigo.

Como despedida. No está mal expresar cuanto nos interesa el puesto, agradécele la lectura del escrito, e invítale a que concertar una entrevista para que os podáis seguir conociendo, utiliza frases como “me encantaría poder reunirme con ustedes para hablar de mi candidatura” o “quedo a su disposición para un futuro encuentro”, intenta encontrar aquellas palabras que se adecuen más a ti.

Te dejamos un ejemplo en los que puedes apoyarte, pero recuerda, personalízala siempre todo lo que puedas y que suene todo igual a cómo te expresarías tú.

Recuerda, que siempre debes resaltar tu motivación y lo que puedes aportar a la empresa. Muestra entusiasmo, es muy importante ser positivo de cara al proceso de selección.

¿Te han gustado nuestras recomendaciones? ¿Qué otros consejos escribirías? ¿Envías siempre una carta de presentación?

Cuéntanos tus impresiones y pregúntanos lo que quieras en los comentarios.

 

Fuente: Grupo Femxa
, , , , ,

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *