A día de hoy, querer ser fotógrafo no es un drama. Las salidas laborales se han multiplicado y las redes sociales se han convertido en el escaparate perfecto para el buen fotógrafo. Las nuevas tecnologías aminoran costes y facilitan el proceso.

El proceso de digitalización en el que vivimos ha convertido a la fotografía en una disciplina popular y accesible. Atrás quedan épocas en las que introducirse profesionalmente en este campo era utópico y, en la mayoría de los casos, los costes superaban las ganancias. La sociedad actual valora más que nunca al buen fotógrafo y el buen fotógrafo disfruta de aspectos que potencian exponencialmente su actividad, como el escaparate perfecto que constituyen las redes sociales.

1. Aprieta el botón de obturación: captura tus sueños. Si decides estudiar fotografía estarás decidiendo dejar tu futuro a expensas de tu creatividad y motivación. Esto puede proporcionar felicidad y quebraderos de cabeza a partes iguales. Se presenta una carrera de fondo en la que la dedicación y ganas de aprender se antojan claves. En el horizonte, un premio de valor incalculable: autorrealización y rentabilizar tu pasión.proyecto-innotutor-euroinnova1

2. Disciplina en constante evolución. Son muchos los géneros y subgéneros fotográficos que coexisten. Desde la fotografía de moda hasta la fotografía social, pasando por una de la más prolíficas, la deportiva. Además, cada cierto tiempo aparecen nuevos tipos y técnicas que multiplican las posibilidades y requieren de especialistas. Nuevos estilos de retoque fotográfico así como nuevas tendencias en el diseño gráfico que hacen que sea obligatoria la formación continua asociada a estas disciplinas

3. Es complementaria a cualquier otra profesión -y ahora tiene más salidas que nunca- . La fotografía es una disciplina ‘incluyente’. Cada vez hay más fotógrafos y diseñadores que realizan sus labores de forma paralela a su profesión: informáticos, profesores, músicos, administradores… Esta variedad de profesiones enriquece la comunidad fotográfica: un ingeniero no ve el mundo igual que un músico, ambos observan detalles diferentes y eso conforma un estilo determinado, único.

Las salidas son variadas: reportajes sociales, books, talleres online…aumentando tu presencia en las redes sociales conseguirás darte a conocer, y recuerda, una notoriedad positiva de tu ‘marca’, conlleva oportunidades.

4. Apostando por la formación…en la era del selfie. Al igual que han constituido una plataforma para que muchos buenos fotógrafos y diseñadores se den a conocer, las redes sociales han conseguido poner en jaque la concepción del diseño y la fotografía profesional. Entre filtros y selfies, ser un buen fotógrafo, que maneje con soltura el retoque fotográfico , con formación práctica y teórica, está en peligro de extinción. Con un máster a distancia de fotografía, retoque fotográfico  o curso diseño gráfico puedes aspirar a introducirte en estas apasionantes disciplinas, con todas las garantías para triunfar.

Etiquetas: , , , , , ,
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *