La educación online sigue ligada a una tendencia al alza imparable. Las nuevas tecnologías, la democratización de la banda ancha, el uso de móviles, y en definitiva, el total acceso a la información, han propiciado que el aprendizaje virtual sea una de las nuevas necesidades de la sociedad del siglo XXI.

Varios estudios, como el de la institución Online Business School, se ponen de acuerdo a la hora de lanzar un dato demoledor: para 2019 la mitad de las clases de educación superior se impartirán a través de plataformas e-Learning que profieran cursos online con certificados de profesionalidad. Éstas, “llegarán en 2016 a los 100.000 millones de dólares de recaudación, lo que en última instancia implica que la media de movimientos en el mercado mundial del e-Learning sea de 273 millones de dólares”. Además, la OBS confirma que los cursos gratuitos MOOC, (Cursos Online Masivos en Abierto), siguen en auge, con 11 millones de usuarios diarios en todo el mundo.

Una revolución inexorable

Estas cifras vienen a confirmar lo que ya se venía vaticinando años atrás: las nuevas tecnologías van a transformar todo. También el sistema educativo. La educación e-Learning (Electronic Learning), optimiza los procesos de aprendizaje, llega a todo el mundo, rompe la concepción espacio-temporal, y se adapta al ritmo de vida de todo tipo de personas. Con la aparición de nuevos soportes como  smartphones y  tablets, (el canal preferido para conectarse a los cursos online según la encuesta anteriormente citada), la tendencia se ha acentuado…hasta el punto de que la educación presencial comienza a ver peligrar el trono.

Proyecto TeSla: evaluando a distancia

Pese a todo, siguen planeando ciertos interrogantes sobre las metodologías e-Learning asociadas a educación superior. Uno de ellos, quizás el más notorio, es el de las formas de evaluar.

El proyecto TeSla (Adaptive Trust-based E-assessment System for Learning), que fue aprobado durante el mes de diciembre por la Comisión Europea, busca solucionar la problemática de las correcciones a distancia a través de un sisproyecto-innotutor-euroinnova1tema de evaluación en línea que permita identificar la autoría de las actividades y autentifique a los estudiantes. Dicho sistema de seguridad incluiría reconocimiento facial, estudio de patrones de teclado, sistemas digitales antiplagio y reconocimiento de voz.

«Con TeSLA no solo ofrecemos un método de evaluación, sino una forma de mejorar el aprendizaje a distancia. Queremos proveer a las instituciones y empresas del ámbito educativo de un sistema que apoye a cualquier modelo de evaluación que cubra los procesos de enseñanza y aprendizaje, pero también los aspectos éticos, legales y tecnológicos que de él se derivan», comenta Ana Guerrero, una de las responsables de del proyecto.   A partir de septiembre se prevé que se ponga en marcha la primera prueba piloto, con 500 estudiantes de siete universidades usando esta tecnología.

, , , , , , , , , , ,

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *