En su estudio “La importancia de las PYMEs en la nueva economía española y su influencia en Latinoamérica”, lEAE Business School analiza la figura de las PYMEs como motor de la economía y del empleo tanto en España como en América Latina.

“Las nuevas tecnologías, la internacionalización y unos marcos regulatorios menos intervencionistas son los principales vectores de crecimiento de las PYMEs, cuya categoría es la principal empleadora del país”,

afirma el centro. 

“En España, las PYMEs dan trabajo a más de la mitad de los empleados existentes (52,6%)”, indica el estudio. “Por este motivo, solo ellas pueden dar empleo a medio plazo a ese 14,5% de población activa desempleada, ya que son las únicas capaces de absorber a los más de 3 millones de parados en España”. 

El estudio de la EAE afirma que una política proteccionista perjudica las PYMES y les reduce el mercado, obligandolas a ser generalistas. Además, advisa que el aumento del salario mínimo interprofesional de 735,9 a 900€, supone un incremento del 22,3% en los costes de los trabajadores menos cualificados, lo cual perjudica principalmente la competitividad de las empresas más pequeñas, lo que obligaría a más de 15.000 de ellas a cerrar, con los despidos que esto conlleva. 

Por otro lado, el estudio realizado por el profesor de EAE Business School, Jorge López Cifre, advierte sobre “la maldición del empleado número 50”. Paradójicamente, la legislación española desincentiva a que las PYMEs quieran pasar de los 49 empleados, ya que a partir del empelado número 50, la mediana empresa está obligada, entre otros requisitos, a construir un “comité de empresa”, aplicar la cuota del 2% de puestos de trabajo para personas con discapacidad, agregar un comedor estable, complejizar el tipo de balance, entre otros requisitos difíciles de asumir de un día para el otro. 

Si estos requisitos se repartieran entre el empleado 50, 60, 70, 80, 90 y 100, permitirían un crecimiento más gradual y accesible, en vez de abrupto. Lógicamente, en este contexto regulatorio, muchas empresas optan por mantenerse en los 49 empleados en vez de seguir creciendo y por lo tanto, generando empleo. 

El estudio analiza, además, la libertad empresarial como indicador general de la eficiencia en la regulación gubernamental de las empresas. La puntuación cuantitativa se deriva de una serie de mediciones que incluyen la dificultad de iniciar, operar y cerrar un negocio. En España, en comparación con el resto de Europa, las PYMEs enfrentan mayores dificultades administrativas, con un índice de libertad de 66,8 frente al 92,9 de UK o 83,3 de Alemania. 

Máster en Dirección de Recursos Humanos - Part Time.
EAE - Business School
Precio a consultar
Ver más
Executive MBA
EAE-URJC
Precio a consultar
Ver más

Gráfico de Índice de libertad en los negocios países europeos. 

En el caso de Latinoamérica, el principal reto de las PYMEs viene a ser un mayor acceso al crédito, como una fuerte reducción en el volumen del trabajo burocrático que detrae recursos de la PYME penalizando la productividad y rentabilidad de las mismas. 

Costa Rica es el país más eficiente de América Latina desde el punto de la gestión de los impuestos, ya que necesita 151 horas de trabajo para cumplir con los trámites burocráticos. Por el otro lado, Brasil es el menos eficiente con 1958 horas necesarias; le siguen Bolivia con 1025 horas, Venezuela con 792 horas y Ecuador con 664 horas. 

Si calculamos que una persona trabaja 40 horas a la semana, actualmente en Ecuador las microempresas necesitan un trabajador a tiempo completo por 4 meses para cumplir con la hacienda pública, en Venezuela por 5 meses, en Bolivia por 6 y en Brasil por un año completo. 

En el caso de España, se necesitan 148 horas de trabajo para cumplir con los trámites burocráticos, ubicándose en la media europea. Irlanda, con 82 horas, es el país más eficiente del continente, mientras que Portugal, con 243 horas, es el más costoso para estar al día con impuestos y tributos. 

La simplificación de los trámites tributarios en España, sería, sin duda, sería una medida que mejoraría la competitividad de las pequeñas y medianas empresas y a sus casi 5 millones de empleados. Lo mismo ocurriría en América Latina. 

Desde el punto de vista impositivo, el estudio señala que las PYMEs españolas se encuentran en una mejor situación que la mayoría de las pymes latinoamericanas, pero no todas, ya que Honduras, Panamá, Perú, El Salvador, Guatemala, Paraguay, Chile y Ecuador poseen una carga impositiva más baja que España. Por otro lado, en Europa, Alemania, Suecia, Eslovaquia, Austria, Grecia, Italia y Francia tienen una carga impositiva más alta que la local. 

Conclusiones 

  • Las PYMEs son el principal motor de la economía española actual, por lo cual, flexibilizar las legislaciones que las afectan y agilizarles los trámites burocráticos, impactaría directamente en toda la economía local, permitiendo a las PYMEs crecer, generar empleo y por lo tanto, reducir la tasa de paro actual. 
  • Legislaciones proteccionistas o medidas como la subida del salario mínimo interprofesional impactan especialmente a las microempresas. 
  • América Latina tiene aún más trabas y retos por delante que España para promover el crecimiento de sus PYMES, destacándose la falta de acceso al crédito para iniciar una empresa y el alto volumen de trabajo burocrático necesario para operarla. 

¿Necesitas más informaciones sobre la EAE Business School? Contacta con Emagister o visita nuestra página web y descubre toda la oferta formativa del centro.

, , , ,

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *