Neuropsicología infantil: qué es y cómo usarla en el aula

La neuropsicología infantil se focaliza en el desarrollo del niño durante su crecimiento. Es la especialidad que compara el cerebro del menor con su forma de razonar, aunque no necesariamente tiende a tratar dolencias. Lo más normal es encontrar la figura del neuropsicólogo en los colegios, por el importante papel que ejerce en su educación. ¿Te interesa el sector? A continuación, podrás entender esta área de la Psicopedagogía Infantil mediante la siguiente explicación.

¿Qué es la neuropsicología infantil?

La neuropsicología infantil es una teoría basada en la conducta del niño durante sus distintas fases de desarrollo. En el aspecto médico, se estudia el cerebro del menor para tratar de explicar su conducta.

En el sector escolar, se valoran los problemas de aprendizaje que pueden mostrar los alumnos. También hay que estar atento a los problemas que se denotan con la atención. Una vez reflexionado si existe o si es poco frecuente, se llevan a cabo diversos tests de evaluación.

No siempre es fácil encontrar estos problemas en casa. Como padre o madre, es probable no percatarse de los problemas que presenta un hijo. Generalmente, mediante los expedientes escolares, se puede cerciorar si se da alguna dificultad o no.

Pedir a tiempo la evaluación de un neuropsicólogo infantil es muy aconsejable y necesario en muchos casos. Con la ayuda de la institución pública se puede dar ese paso. En otros casos, también resulta una opción la atención privada.

¿Cuál es la tarea de un neuropsicólogo?

El neuropsicólogo es un psicólogo infantil que analiza la capacidad de aprendizaje del menor junto a su desarrollo cerebral. Pone la atención en dos sectores de intervención. Desde el sector clínico, se analizan las posibles dolencias, comprobando si hay algún daño cerebral. En este sentido, se observan los resultados  sobre el comportamiento del menor, con el objetivo de establecer determinadas pautas de corrección.

Entre los motivos clínicos pueden darse epilepsias, tumores, lesiones cerebrales, traumatismo craneoencefálico, déficits del lenguaje y/o aprendizaje, autismo, entre otras. Es posible que en alguno de estos casos, el neuropsicólogo crea oportuna la visión médica de otro entendido para asegurar un diagnóstico perfecto.

Por lo que se refiere al sector básico-infantil, el entendido en neuropsicología infantil tendrá en cuenta las tareas superiores mentales. Deberá haber un comparador de la actitud del menor en relación a su desarrollo.

El psicólogo infantil evaluará al niño que presenta problemas, cuando estas perjudican a sus habilidades motoras y sensoriales. También, prestará atención a su desarrollo de lectura, a su concentración y capacidad de atención, fundamentalmente en el contexto académico.

Proceso de evaluación en neuropsicología infantil

Cuando se acude a la consulta de un neurólogo infantil con el hijo, probablemente se precisarán diversas citas. Una evaluación neuropsicológica puede necesitar entre cinco y doce horas, según las necesidades del menor. En neuropsicología infantil, la etapa de evaluación se llevará a cabo mediante varias fases que te contaremos a continuación.

La visita inicial

Lo principal es no agobiarse ante la primera consulta. Se recomienda llevar anotada una historia clínica del pequeño. Todo lo que se recuerde alrededor de disfunciones o detalles que sean relevantes. Prepararse para una cita puede facilitar al experto muchas cuestiones.

De todas maneras, el neuropsicólogo infantil acostumbra a hacer uno o varios cuestionarios para hacer una primera evaluación del niño. Después, marcará qué pruebas son pertinentes para aproximarse al diagnóstico. A partir de aquí, comienza el periodo de mucha importancia para padres e hijos, así como necesaria para enmarcar el resultado.

El periodo de pruebas

Las pruebas se dividirán en distintas sesiones, según considere el experto. El tiempo puede cambiar de una sesión a otra, llegando a durar entre hora y media y tres horas. En el tiempo de cada prueba se tendrá en cuenta la implicación del menor.

Se pueden llevar a cabo diferentes modelos de pruebas, como las clínicas, donde entrarían la tomografía craneal, la resonancia magnética y el encefalograma. Estas vendrían a confirmar ciertos déficits encontrados en el niño y relacionados a lesiones cerebrales.

Revisión y diagnóstico

Tras el análisis del conjunto de las pruebas hechas al menor, el especialista en neuropsicología infantil podrá dar a conocer su diagnóstico. Generalmente, cuando se habla de niños pequeños, se pide una consulta solo con los padres.

Se llevará a cabo una valoración de los resultados con el correspondiente diagnóstico. En este punto se decide si el menor tiene problemas de aprendizaje y de atención. Posteriormente se exponen cuáles son las posibles curas, así como la posible participación de otros expertos, si el caso lo requiere.

La actuación del psicólogo infantil puede utilizarse para dar inicio al tratamiento. El neuropsicólogo decidirá el tipo de evolución que se espera en el enfermo. 

¿Cómo participan los neuropsicólogos en las escuelas?

Lo recomendable es que la escuela pueda contar con la presencia del neuropsicólogo dentro de la institución. El trabajo conjunto entre profesores y el experto obtiene mejores resultados en los menores.

Hay que valorar que los primeros en observar anomalías en el niño son los profesores. Ellos pueden tener una visión más amplia, en lo que se refiere al aprendizaje. Claramente, la visión que se posea como padre o como madre es muy importante e imprescindible para la correcta valoración de un hijo.

En caso de que el neuropsicólogo sea externo a la institución, será bueno que mantenga contacto telefónico con el equipo docente. Probablemente, este último haya redactado también un juicio del menor.

Elementos reconocidos por los profesores pueden no haberse detectado en las pruebas psicológicas, y viceversa. La recuperación del estudiante se podrá llevar a cabo con un complejo análisis y con la completa cooperación de todo su entorno. El diagnóstico clínico siempre será distinto a las observaciones dentro de clase. Incluyendo una enseñanza especial que busque enfatizar los puntos flacos del niño, le ayudará a superarse. Aquí interviene, de una manera importante la tarea del docente, que será clave en el tratamiento del alumno.

Facilitar la enseñanza y la atención hará que el menor gane en motivación. También, esto le ayudará a crecer positivamente en su desarrollo personal y académico. Con lo visto hasta ahora, la neuropsicología infantil es una profesión que trabaja para que los menores crezcan favorablemente. Y es que, a pesar de las complejidades que puedan presentar en el aprendizaje y en la atención, existen tratamientos psicológicos que muestran buenos resultados y mejoran la calidad del vida del alumno.

¿Te ha dado Emagister todas las herramientas que necesitabas? ¡Si tienes cualquier duda, rellena el formulario!

Consulta todos los cursos de FORMAINFANCIA EUROPEAN SCHOOL

Deja un comentario