El sector de la construcción está experimentando una nueva etapa, tras los años en los que se ha visto estancado por la crisis económica. 2017 es el año de la consolidación para su crecimiento y, aunque lo esté haciendo lentamente, son diversos los puestos de trabajo que ya se empiezan a generar, y para los cuales se incrementa una nueva demanda de empleo. Uno de éstos es el de peritaje judicial.

La figura del Perito Judicial en Obras de Construcción es la encargada de asesorar sobre cualquier aspecto relacionado con la construcción, el mantenimiento, la alteración y la reparación de inmuebles residenciales y/o comerciales, a toda persona que requiera esta información para distintos fines. Para ello, estos/as profesionales deben disponer de una visión actualizada en materia legal, técnica y financiera sobre proyectos de construcción, que puede aplicarse en edificaciones de nueva planta, pasando por la restauración de monumentos antiguos u otras necesidades del sector. Cualquier inconveniente que pueda repercutir sobre la estructura de un edificio, puede ser detectado en esta labor, lo que es eficaz para la elaboración de cálculos de costos en reconstrucciones.

El peritaje judicial en ejecución de obras de construcción permite intervenir en procesos judiciales de ámbito civil, laboral o penal, así como desarrollar la profesión por cuenta ajena. El buen momento que recae sobre este ámbito ha originado la necesidad de contar con más profesionales que dispongan de esta cualificación. No obstante, otra de las figuras emergentes dentro del sector es proyecto-innotutor-euroinnova1la del Perito Judicial Inmobiliario, también ligada íntimamente al mundo de la construcción.

Para desempeñar esta profesión es recomendable disponer de experiencia previa en las áreas de arquitectura y tasación inmobiliaria. Los conocimientos pueden adquirirse a través de un curso de perito judicial inmobiliario, fácil de superar, mediante una metodología online. La especialización de la que dota esta formación está centrada en inmuebles, gestión urbanística, valoración inmobiliaria y siniestros en edificios, entre otros aspectos, permitiendo las actuaciones pertinentes en diferentes procesos judiciales. Esta acción formativa instruye, asimismo, sobre los conocimientos necesarios en materia de gestión fiscal y contable relativa a la empresa inmobiliaria, para poder lidiar en los casos correspondientes.

La formación superior, junto con la impartida en los cursos de perito judicial, aporta a este perfil profesional la autonomía suficiente para suministrar información u opinión fundada a los tribunales de justicia, sobre los puntos litigiosos que son materia de su dictamen. Una vez obtenida la cualificación especializada, el personal encargado del peritaje judicial en construcción e inmobiliaria puede ejecutar, aplicar y utilizar todas las técnicas y recursos necesarios para desarrollar una administración eficaz de los requerimientos del sector, de forma científica.

 

 

 

Fuente: Euroinnova Formación

Etiquetas: , , , , , , ,
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *