Vivimos rodeados de personas competitivas, por lo cual es normal sentirnos insuficientes de vez en cuando, pensar que lo que nos está sucediendo es solo unos “golpes de buena suerte”, los cuales pueden irse en cualquier momento. Esta sensación es experimentada por la mayoría de personas una vez en su vida y es denominado el síndrome del impostor. Este síndrome afecta a muchas personas, desde exitosos directivos hasta brillantes estudiantes. Si sientes que no eres lo suficientemente bueno y no eres capaz de estar a la altura, es probable que sufras de alguna forma el síndrome del impostor.

El Síndrome del impostor

Según una investigación, llamada El Fenómeno del Impostor, publicada en 1993 por la psicóloga americana Pauline Rose Clance, explica que, el síndrome se da cuando la gente manifiesta el miedo a comunicar sus conocimientos y aptitudes. Les atemoriza revelarse como personas incompetentes o inexpertas. Este síndrome puede afectar negativamente nuestra vida profesional y llegar al éxito se convierte en un constante miedo a ser juzgado por otros. Sentir que no estamos a la altura de nuestro empleo puede evitar que seamos proactivos y vivamos con la idea en la cabeza de que no debemos cometer ningún error.

Causas del síndrome del impostor.

Existen diferentes razones por las cuales las personas padecen este síndrome en algún momento de su vida, la tendencia a minimizar y subestimar el éxito es significativa en quienes padecen este síndrome.

  • La familia. A veces en nuestra infancia, los padres pueden exigirnos y presionarnos a sacar buenas notas u obtener el primer puesto en la escuela, esto desarrolla en nosotros el pensamiento de nunca poder ser suficientes y tener que esforzarnos de más para resaltar entre los otros. Pretender cumplir esas expectativas para complacer a nuestra familia puede afectarnos en el curso de la vida.
  • Desigualdad de género. En esta sociedad aún existe la desigualdad y este síndrome afecta tanto a los hombres como a las mujeres. La presión social hacia las mujeres siempre ha estado presente, por lo tanto, ellas se sienten más presionadas y castigadas debido a que tienen que dar mucho más que los hombres para conseguir las mismas oportunidades que ellos.

¿Cómo puedes superarlo?

Reconoce tus emociones. Para superar algo primero tienes que ser consciente de ello, por eso cada vez que tengas un pensamiento negativo sobre tu capacidad profesional identifica porqué te sientes así y analízalo. Cada vez que valides ese pensamiento y te demuestres a ti mismo que mereces éxito y reconocimiento verás que aprendes a apartarlo de tu vida. No eres mejor ni peor que nadie.

Habla de ello. Cuando no estés anímicamente bien, pide ayuda. Un amigo o un psicólogo pueden ayudarte a detectar tus puntos débiles, a conocerlos, analizarlos y transformarlos en fortalezas porque a veces hay pensamientos que ni siquiera son reales y son resultado de tu imaginación, puede que hablarlo con alguien te ayude a desahogarte y a sentir esa libertad que necesitas.

Valórate. Con el único con quien te tienes que comparar es contigo mismo, mira tu proceso y tus objetivos cumplidos para que te sientas orgulloso de ti mismo, recuérdalo de vez en cuanto y dile a tu yo interno ¡Tú vales para eso que te has propuesto!

¿Quieres descubrir toda la oferta formativa del INSTITUTO EUROPEO DE EDUCACIÓN? Ponte en contacto con Emagister y te ayudaremos a encontrar el curso perfecto para ti.

Si eres ya un estudiante de este centro y deseas contarnos tu experiencia, ¡deja tu opinión gracias a este formulario y ayuda otros estudiantes como tú a escoger mejor!

, , , ,
Descubre la oferta formativa del Instituto Europeo de Educación

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *