¿Qué es un lifting facial y cuáles son sus efectos para rejuvenecer el rostro?

El lifting facial es una de las técnicas más populares en el campo de la medicina estética. Se trata de un tratamiento quirúrgico de rejuvenecimiento facial, que busca corregir los signos de la edad. ¿Quieres saber más sobre las últimas tendencias e innovaciones estéticas? Amplía tus conocimientos con el Máster en Tratamientos Faciales y Corporales y adquiere una especialización profesional.

¿Qué es un lifting facial?

El lifting facial es un tratamiento de rejuvenecimiento que corrige las imperfecciones de rostro y cuello, derivadas de la edad y de otros factores influyentes como la exposición de la piel al sol o a periodos de excesivo estrés.

En este sentido, el lifting cervicofacial es una técnica que se emplea para devolver el volumen al rostro y reducir el descolgamiento de la piel que se suele acumular en las zonas de la mandíbula y del cuello. La idea es conseguir un resultado duradero y lo más natural posible, conservando la expresividad y la propia identidad de cada paciente.

¿Cómo se hace un lifting quirúrgico?

La operación del lifting, también conocida como ritidectomía, se realiza a partir de incisiones en el cuero cabelludo por la línea del cabello, siguiendo por detrás del lóbulo de la oreja, hasta llegar a la nuca. De modo que, en el caso de que queden cicatrices o marcas, estas quedan cubiertas y no serán visibles.

El procedimiento consiste en estirar y seccionar la piel sobrante para dotar al rostro de mayor firmeza y juventud. Esto se consigue ejerciendo tensión sobre la musculatura facial y retirando el tejido excedente.

De alguna forma, se trata de reposicionar los tejidos faciales que han provocado la aparición de arrugas, flacidez y otras imperfecciones que deshacen el contorno natural del rostro. En este caso, en algunos pacientes se puede recomendar una blefaroplastia para eliminar el exceso de piel que se acumula en los párpados superiores.

En este tipo de intervención quirúrgica normalmente se aplica anestesia general y en algunos casos puede requerirse una noche de hospitalización.

¿Para qué sirve este tratamiento estético?

El objetivo del lifting quirúrgico es embellecer el rostro del paciente, aportando un efecto de rejuvenecimiento facial especialmente en las áreas de los pómulos, la papada y el cuello.

Más concretamente y a modo general, los efectos que tiene el lifting quirúrgico facial en los pacientes son los siguientes:

  • Arrugas profundas bajo los párpados inferiores.
  • Flacidez facial.
  • Falta de tonificación en la zona inferior del rostro.
  • Surcos entre la nariz y la boca.
  • Exceso de grasa bajo la zona del mentón que pueden simular una papada.
  • Descolgamiento de la piel.

No obstante, cabe tener en cuenta que existen diferentes tipos de lifting, uno para cada finalidad:

  • Lifting frontal. Está indicado para subir la zona caída que rodea las cejas y eliminar las arrugas que se evidencian en la frente.
  • Lifting medio. Se emplea para acabar con la grasa acumulada en los pómulos y para elevar así las mejillas.
  • Lifting largo. Este tipo de intervención busca disminuir la grasa del contorno de la mandíbula y del cuello, para evitar la papada y marcar la diferencia entre la línea que separa la cara del cuello.

¿Cuánto cuesta hacerse un lifting facial?

Los especialistas advierten que se trata de una operación muy personalizada y, por ello, hay que tener en cuenta que el precio de un lifting facial, como en cualquier tipo de tratamiento estético, puede variar en función de las características y necesidades de cada paciente, así como de la clínica donde se vaya a realizar la intervención.

A modo orientativo y para que puedas hacerte una idea, podemos decir que, aproximadamente, el coste oscila entre los 4.000 y los 6.000 euros. También cabe tener presente que el precio puede ser menor o mayor en función de si se trata de un lifting para rejuvenecer una zona del rostro específica o si es un estiramiento facial global.

Lifting quirúrgico facial: antes y después

El lifting quirúrgico facial implica una preparación para someterse a la intervención, así como unos cuidados y recuperación posterior a la cirugía. ¿Cómo es el proceso de antes y después en una cirugía de rejuvenecimiento facial de este tipo? Lo vemos a continuación.

Preparación para una cirugía de rejuvenecimiento facial

Previamente a la operación, el paciente deberá seguir las siguientes indicaciones generales:

  • No fumar los quince días previos (mínimo) a la intervención.
  • Tener la piel limpia e hidratada.
  • No llevar lentillas ni maquillaje en la cirugía.
  • Informar al cirujano previamente si se toman medicamentos y si existen alergias o intolerancias que deban tenerse en cuenta.

Recuperación y cuidados post-intervención

Una vez realizada la cirugía, el paciente podrá salir de la clínica a las 24 horas de la intervención, aunque todo depende de los resultados de esta y de lo que estime cada cirujano en cada caso.

En los primeros días es normal que el paciente sienta molestias, las cuales se reducen gracias a la administración de analgésicos. Mientras que la inflamación en el rostro desaparecerá a las pocas semanas.

En los primeros días después de someterse al lifting, se aconseja dormir sobre dos almohadas para evitar molestias y contribuir a bajar la hinchazón.

Por otra parte, para respetar la recuperación post-lifting no se deberán consumir de bebidas calientes y comidas que requieran un mayor esfuerzo para masticar, ya que así podrían soltarse los puntos. Asimismo, en los tres meses posteriores hay que evitar exponer la piel al sol.

En general, siguiendo las recomendaciones del especialista, se puede retomar la rutina normal a las tres semanas posteriores a la cirugía.

Lifting facial sin cirugía: ¿qué otras opciones hay para rejuvenecer el rostro?

Si eres de los que prefiere optar por métodos menos invasivos, también hay soluciones para ti. Y es que, en los últimos años, han surgido nuevos tratamientos y técnicas que contribuyen a reducir las imperfecciones sin necesidad de someterse a una intervención quirúrgica.

Hablamos de tratamientos de estética facial que, si bien es cierto que eliminan temporalmente algunos signos de la edad, se postulan como alternativas muy efectivas para quienes quieren evitar el quirófano.

Entre los tratamientos de rejuvenecimiento facial sin cirugía,  destacan, por ejemplo, el Botox, los hilos tensores, la radiofrecuencia, los ultrasonidos y el ácido hialurónico, entre muchas otras opciones que aportan a la piel luminosidad, firmeza y elasticidad.

¿Te pareció interesante este artículo? Puedes revisar toda la oferta formativa del INSTITUTO DYN, o ponerte en contacto con Emagister y resolver cualquier duda con nosotros.

Si eres ya un estudiante de este centro y quieres valorar tu experiencia, ¡deja tu opinión gracias a este formulario!

Consulta toda la oferta de cursos, carreras y postgrados en España y el extranjero

Deja un comentario