12.213 cursos gratis
8.308.105 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Discipulado de Jesucristo

Autor: Miguel De la Rosa Gamboa
Curso:
9/10 (4 opiniones) |6371 alumnos|Fecha publicación: 06/07/2009
Envía un mensaje al autor

Capítulo 21:

 Madurez espiritual del discipulado

Madurez

"pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal" (He.5:14).

El alimento sólido son doctrinas más profundas y consistentes de la Palabra de Dios, estas doctrinas, aunque son más difíciles de entender, alimentan y fortalecen espiritualmente al discípulo, quien alcanza un mayor entendimiento de los propósitos de Dios y un mayor conocimiento del Señor, de tal manera que alcanza madurez en Cristo.

La etapa de la madurez se alcanza progresivamente, por el desarrollo del entendimiento y ejercicio de la Palabra de Dios. Esto se logra en totalidad pero con esfuerzo y negación, de tal manera que el creyente crece en sabiduría y procede con más prudencia, tiene un juicio más cabal, que distingue la diferencia entre lo verdadero y lo falso, entre lo bueno y lo malo, pues su criterio es adulto.

Cuando el discípulo ya ha crecido en el discernimiento del bien y del mal, que ya dejó de ser un cristiano carnal y sensual, que conoce mucho más al Señor, que ha alcanzado firmeza en la fe y la santidad, que tiene un criterio maduro, un juicio cabal, que es responsable, que su visión en la Misión es atinada; ahora habla con verdadera sensatez, cree y confía en Dios con todo su corazón y no en su propia prudencia (Pr.3:5); este discípulo, aunque debe seguir perfeccionándose hasta una máxima estatura, es decir la plenitud; no obstante, ya alcanzó la madurez cristiana, así que será sumamente útil en la obra misionera. Entonces, por su experiencia en Cristo, tendrá mayor capacidad para hacer discípulos, esto es, reproducir a Cristo en discípulos aún en formación (Gá.4:19).

Los sentidos espirituales y la madurez

Ahora bien, todos los que hemos nacido de nuevo, tenemos sentidos espirituales, que efectivamente vamos ejercitando para entenderlo todo en Cristo Jesús, Estos sentidos son semejantes a los sentidos físicos del cuerpo, pero los sentidos espirituales son para percibir las cosas del Espíritu.  Por ejemplo en Mateo 4:16 se lee: "El pueblo asentado en tinieblas vio gran luz; y los asentados en región de sombra de muerte, Luz les resplandeció." Esto significa que los habitantes de aquel pueblo (Capernaum) oyeron y percibieron las palabras de salvación y vida eterna predicadas por Cristo, quien es la luz.

 

Estas palabras indican más que una expresión de carácter retórico, que ese humilde pueblo vio con sus ojos espirituales la luz de la vida. Por supuesto que Dios les abrió sus sentidos espirituales para que viesen, oyesen y entendiesen, (mas no a todos los judíos, según la voluntad de Dios).

Ahora, notemos las palabras del apóstol Pedro cuando reprendió a Simón (antes mago y engañador) "No tienes tú parte ni suerte en este asunto, porque tu corazón no es recto delante de Dios. Arrepiéntete, pues, de esta tu maldad, y ruega a Dios, si quizás te sea perdonado el pensamiento de tu corazón; porque en hiel de amargura y en prisión de maldad veo que estás" (Hch.8:21-23); note usted que Pedro tenía ejercitados sus sentidos, o sus ojos espirituales para discernir el bien y el mal. Los santos que han alcanzado madurez manifiestan sus sentidos espirituales. Ejemplos:

· Ojos espirituales: (Moisés) "se sostuvo como viendo al invisible" (He.11:27).

· Oídos espirituales: (Pablo en el tercer cielo) "oyó palabras inefables" (2Co.12:4).

· Olfato espiritual: "Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante" (Ef.5:2).

· Gusto espiritual: "gustaron de la buena palabra de Dios" (He.6:5).

· Tacto espiritual: "para que busquen a Dios, si en alguna manera, palpando, puedan hallarle" (Hch, 17:27).

La carrera que tenemos por delante no es solo crecer, sino fructificar y madurar hasta alcanzar la plenitud, como está escrito:

"Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo, de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra, para que os dé conforme a las riquezas de su gloria el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu; para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor, seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios.

En conclusión, no podemos seguir en nuestras iglesias como niños en Cristo, debemos renovar nuestra mente y aceptar el desafío de ser discípulos maduros. Con justa razón escribió el apóstol Pablo:

"Hermanos, no seáis niños en el modo de pensar, sino sed niños en la malicia, pero maduros en el modo de pensar" (1Co.14:20).

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a Discipulado de Jesucristo


  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Discipulado del cristiano (1/3)
Este es un curso de religión dividido en tres partes donde aprenderemos que el... [13/01/11]
423  
2. El juicio de Jesucristo, un análisis jurídico
Un análisis pormenorizado sobre el juicio que se le hizo a Jesús de Nazaret,... [17/10/05]
15.727  
3. Fundamentos de la Doctrina de Jesucristo
Curso biblico en 7 lecciones, dónde se pueden estudiar los rudimentos de la... [13/01/06]
2.678  

El blog de mailxmail|¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


¿Te gustaría visitar más cursos gratis de Religión?