Experiencias de protagonizar una radioficción

Elena-Aroa1

Esta semana, que se celebra el día mundial de la radio, los alumnos de la Escuela Luisa Ezquerra nos cuentan cómo vivieron la preparación y posterior grabación de la radioficción Drácula. ¿Y vosotros, no os animáis?

Lola Pérez Mérida: “¡Ha sido una experiencia maravillosa!”

En el momento en el que le comentamos a Sabina Banzo (Directora de la escuela) nuestra idea, puso en marcha “toda la maquinaria”. Nos facilitó varios guiones (finalmente, elegimos Drácula, una adaptación actual de RNE, en la que había participado Luisa Ezquerra); habló con dos de las profesoras de la escuela, Inma Isla, que es quien imparte clases de interpretación, y Rebeca Martín, que ya nos había dado clase de radioteatro.

Durante todo este tiempo, estaba deseando que llegaran los días de ensayo. Nos hemos ayudado, aconsejado y apoyado y creo que hemos conseguido, entre todos, sacar lo mejor de cada uno y hemos creado un vínculo muy especial entre nosotros. Aroa, Susana, Elena, Saúl y Carlos: ¡sois geniales!

Cuando terminamos de grabar, pensé: ¿Cuándo empezamos con la siguiente?  Espero que disfrutéis tanto escuchando este Drácula moderno, como nosotros durante todo este tiempo.

Carlos-Saul2Carlos Martín: “Desde que acabamos, sólo deseo que vengan más experiencias tan intensamente gratificantes como ésta.”

Somos un grupo de seis personas de lo más heterogéneo, compañeros (creo que después de “esto”, algo más) de una de las clases de locución y doblaje de la Escuela Luisa Ezquerra.

Todo surgió de una forma espontánea, durante una clase de radioficción. Creo que tuvimos un pensamiento común e inmediato, que al terminar la clase pusimos de manifiesto: ¿por qué no nos juntamos para hacer cosas de este tipo y subirlas a Youtube?

A partir de ahí, Sabina (Directora de la escuela), hizo mecenazgo de la idea y nos apoyó con todos los medios técnicos y humanos. Además de Alex, el técnico de sonido, contamos con Inma para la parte de “parir y dar forma a los personajes”, y Rebeca para, la no menos importante, de cómo afrontar de una forma técnica el reto.

Desde que acabamos, sólo deseo que vengan más experiencias tan intensamente gratificantes como ésta.

Gracias a Sabina, Luisa, Inma, Rebeca, Alex, a la Escuela y a mis compañeros por haberme dejado compartir algo tan único como esto. Y, al resto, espero que os guste y disfrutéis tanto como nosotros de esta “criatura”.

​Aroa Díaz: “Aunque hemos trabajado en la obra tres largos meses, ha sido todo muy intenso y rápido.” 

Al principio no me lo creía, ¿de verdad lo íbamos a hacer?. Pronto vi que el proyecto marchaba hacia adelante. Desde el minuto uno nos lo tomamos todos muy en serio. Era algo especial que a todos nos gustaba y del que nos queríamos sentir orgullosos. Seguimos las directrices de Inma Isla y Rebeca Martín y comenzamos a trabajar tanto dentro como fuera de la escuela (incluso más fuera), organizando ensayos y asimilando los personajes todo lo que pudimos.

En los ensayos todos hemos sido un apoyo para el resto. Nos hemos ayudado, dado directrices, consejos… Gracias a eso el grupo ha funcionado y hemos experimentado una gran evolución de nuestros personajes y de nosotros mismos como locutores.

Los días de las grabaciones llegaron rápido. Tan rápido como pasa el tiempo cuando haces algo que realmente te apasiona. Ya habíamos hecho todo lo que teníamos que hacer, ahora sólo quedaba dar paso a la diversión delante del micrófono… ¡y vaya si lo hicimos!

Ha sido una experiencia emocionante, divertida y muy muy especial. Especial por haber hecho algo que me apasiona; por haber podido aprender de Inma Isla y Rebeca Martín; por haberlo podido compartir con unos compañeros que viven este trabajo con tanta ilusión o más que yo; y por haber sentido el apoyo en todo momento de los expertos de la Escuela Luisa Ezquerra.

Puedo decir sin temor a equivocarme que todos estamos muy orgullosos del trabajo realizado. Tanto previo como delante del micrófono. Ahora solo queda poder escucharlo. Estamos seguros de que os va a gustar porque está hecho con mucha ilusión, pasión, y profesionalidad.

Susana Lizarralde: “Ha sido un proceso precioso.”Elena-Susi-Saul4

Los ensayos que hemos hecho han sido muy constructivos, pues nos dirigíamos entre nosotros mismos, con respeto, pero en total libertad. También tuvimos apoyo de dos profesoras de la escuela.

La grabación la conseguimos hacer en dos días, desde mi punto de vista, salió bien y muy fluida.

Creo que las interpretaciones de todos han sido buenas y creíbles.

Ha sido una experiencia muy especial, soy una apasionada de la locución y de la radio ficción. El conjunto de voz, radio e interpretación me parece la mezcla perfecta, que afortunadamente está resucitando después de un par de décadas en el olvido. Y esta experiencia la he vivido de una manera muy enriquecedora y entusiasta por todo el proceso que conlleva y por poder trabajar y compartir con mis compañeros, nos llevamos muy bien, toda esta aventura.

Ahora esperemos que lo disfruten y les parezca tan buen trabajo para que cuenten con nosotros en otras aventuras radiofónicas.

Saúl Montes: Ahora ya sólo queda que guste… ¡Y que nos contraten!

Hicimos una primera lectura en clase y luego empezamos a trabajarlo de forma individual en casa, poniéndolo en común en las clases con Inma y Rebeca y luego todos juntos en alguna de nuestras casas. Recuerdo un ensayo que me pilló en Asturias por motivos familiares y al que me uní por teléfono. Mi madre se metió en mi habitación para ver si todo estaba bien, ¡alarmada por los gritos que estaba dando!

La verdad es que ha sido una gran experiencia. Todos nos hemos apoyado mucho y creo que algunas de las interpretaciones están muy bien. Cuando pienso en la primera lectura y en como suenan algunas partes del montaje final me siento muy orgulloso. Es increíble que hayamos podido montar este proyecto entre todos y gracias al apoyo de la escuela. Ahora ya sólo queda que guste… ¡Y que nos contraten!luisa

Elena Oliván: “Ha sido una experiencia súper emocionante desde el principio.”

Cuando arrancamos creo que los seis nos dimos cuenta de que, aunque estuviésemos supervisados por las maravillosas Inma Isla y Rebeca Martín, tendríamos que poner mucho de nuestra parte para que la obra quedase bien. Y eso es lo que hicimos, con mucha ilusión; ensayamos por nuestra cuenta, nos hicimos mucha crítica constructiva, con cariño, cambiamos e incluso añadimos textos, nos reímos un montón y sobre todo, nos lo creímos.

Tras la grabación, que pasó volando, me muero de ganas de escucharla terminada, pero quede como quede, estoy muy orgullosa del trabajo que hemos hecho.

Sólo me queda agradecer la dedicación a la Escuela (Sabina, Luisa, Alex y profes) y a mis compañeros, ha sido un gustazo trabajar con vosotros.

Fuente: Escuela Luisa Ezquerra

Leave a Comment