Los idiomas más complicados del mundo

96133015

Afirmar que hablar una segunda lengua es una ventaja en el campo laboral es una obviedad. Aunque las barreras globales sean cada vez más borrosas, la barrera del idioma siempre está allí. Afortunadamente el inglés y el francés, dos de las lenguas más omnipresentes junto al castellano, son relativamente fáciles de aprender para un hispanohablante. Sin embargo, hay otras que no lo son tanto y que, además, por su singularidad pueden darnos una ventaja competitiva aún mayor a la hora de buscar trabajo. Hoy te daremos una pequeña guía de cuáles son los idiomas más complicados.

Por norma general, las lenguas que comparten un origen con el castellano son más fáciles de aprender, tales como: el portugués, francés o italiano. Otras como el alemán y el sueco, aunque tengan una raíz germánica alejada del latín, utilizan el mismo alfabeto que el nuestro, por lo tanto y a pesar de su complejidad, pueden resultar mucho más fáciles de aprender que otras con un alfabeto completamente diferente al nuestro. De esta manera, podríamos determinar que las lenguas que utilizan alfabetos diferentes al nuestro de por sí se presentan como un reto mayor. Pero, ¿cuáles son estos idiomas tan difíciles de aprender del mundo?  

Según un estudio realizado por el Instituto de Servicio a los Extranjeros de los EEUU, los cuatro idiomas más difíciles de aprender son:

  1. El árabe con su casi total ausencia de vocales y pocas palabras de raíz latina, además de su orientación de derecha a izquierda a la hora de leer y escribir se convierte en un obstáculo difícil de superar al principio
  2. El coreano utiliza estructuras de oraciones y conjugaciones de verbos distintas a las que estamos acostumbrados que requieren una re-programación de nuestro cerebro que se antoja bastante complicada. A la hora de escribirlo también toma mucho prestado del chino. 
  3. El japonés miles de símbolos lo convierten en una pesadilla para leer y escribir. Además, hay tres sistemas de escritura diferentes, cada uno con sus propias peculiaridades.
  4. El chino (con sus distintas variaciones). El chino es un idioma en el que diferentes tonos de voz representan diferentes cosas, haciéndolo una lengua muy sutil en la que equivocarse es muy fácil. Además posee miles de caracteres distintos que hay que memorizar para poder leer y escribir.

El estudio ofrecido por el ente oficial de los Estados Unidos muestra que estos idiomas toman aproximadamente 2200 horas de clase para alcanzar un nivel competitivo que nos permita desenvolvernos en el día a día. A parte del estudio, en la imagen del blog Pocket Cultures que podéis ver a continuación aparecen muchos más idiomas y las semanas que son necesarias para aprenderlos. 

idiomas_blog

                                                                                                Fuente: PocketCultures

A pesar del sudor, lágrimas y dolores de cabeza que representa afrontar este reto, la recompensa por poder hablar una de estas lenguas es cada vez más evidente, debido al crecimiento económico y la cada vez mayor necesidad de hacer negocios con el mundo árabe y los gigantes asiáticos, especialmente China. Entre los cuatro países antes mencionados se agrupan casi mil quinientos millones de personas que poseen uno de esos idiomas como su lengua materna.

Pero no dejéis que os asuste. Si fuese fácil, ¿dónde estaría la diversión?

Share Button
The following two tabs change content below.

Miguel Coletta

Licenciado en Comunicación Social. Creativo publicitario especializado en el área de redacción. Con experiencia en grandes agencias publicitarias en Alemania, Francia, Reino Unido y España trabajando para clientes de la talla de Nike o Mercedes-Benz.

Latest posts by Miguel Coletta (see all)

1 Comment

  1. juliana

    muy interesante info gracias miguel coletta

Deja un comentario