Planificación, dosificación y constancia, es lo que nos aconsejan los preparadores de las oposiciones. Una vez se elige qué oposición sociosanitaria vas a preparar, el primer paso no es estudiar sino organizar coherentemente ese estudio hasta que salgan las convocatorias correspondientes.

1. Preparación mental y organización

Lo primero en lo que debéis centraros es en conseguir una PLAZA, no en estudiar. Debéis de tener claro que necesitaréis un preparador, el temario y todas aquellas cosas imprescindibles para empezar a estudiar: folios, cuadernos, rotuladores para subrayar, post-its, carpesanos… Y un tablón de corcho para colgar tu programa de estudio. Ahí colgarás una planificación con fechas para superar temas, simulacros de exámenes y acciones de repasos.

2. Lugar de estudio acondicionado

Vas a necesitar un cuarto de estudio acondicionado para pasar una gran cantidad de horas estudiando los temarios que vayas dando. Procura que sea un sitio con iluminación natural, silencioso, con cierto orden y espacio para tener tus cosas siempre a mano y disponibles.

3. Información concisa de la convocatoria

No basta con registrarse para participar en las pruebas: es necesario adquirir una información completa y precisa de las características de la oposición, resolviendo todas las dudas con carácter previo al inicio de la preparación, de manera que la organización del trabajo resulte lo más adecuada y eficaz en relación con la convocatoria.

4. Planificación anual

En tu planificación anual deberás definir determinadas tareas como:
– Resumir temas.
– Repasarlos.
– Diseñar programación.
– Realizar las prácticas.
– Cumplir con las lecturas sugeridas por el preparador.
– Preparar la exposición oral.
Una vez esté hecha la planificación anual dividida en meses, pasa a la semanal, teniendo en cuenta tu vida personal y profesional diaria. Es muy importante Repasar al mes todo lo estudiado en meses anteriores para refrescar la memoria.

5. Rodéate de gente que esté opositando

Es importante rodearse de otras personas que estén en tu misma situación, muchas veces necesitarás de su ayuda para compartir ideas, ejercicios, materiales, y motivaciones. La motivación será muy importante para superar momentos de bajón emocional por la presión o dificultad de la programación de estudio.

6. Pensamiento positivo

La mente humana es poderosa, algunas veces un pensamiento puede hacer mover montañas. Piensa en lo positivo que te motiva a estudiar esta oposición sanitaria. No pienses si el examen será difícil, si tienes poco tiempo para estudiar, si hay pocas plazas…deja eso de lado y refuerza puntos positivos. Las oposiciones sanitarias son vocacionales, así que disfruta del estudio, de las jornadas con tu preparador, trata de trabajar en equipo con tus compañeros y pasar buenos ratos repasando los temarios, haciendo las prácticas…

7. ¿Preparación presencial o a distancia?

Hace años la preparación de una oposición a distancia era imposible, hoy en día con los avances tecnológicos, hay muchos centros que preparan las oposiciones a través de eficientes plataformas educativas, donde cuelgan el material, preparan sesiones grupales de estudio, hacen reuniones individuales con webinar…
Si puedes y tienes tiempo, combinar las dos es la mejor opción. Elegir entre una u otra, entre centros formativos preparados, ya depende de la situación particular de cada persona. Si la situación económica no te permite la preparación presencial plantéate la formación a distancia.

8. Mejora tu rendimiento analizando tus resultados

Si no evaluamos cómo va nuestra progresión semanal, tampoco podemos saber si estamos mejorando ni saber qué debemos cambiar para continuar el estudio de nuestra oposición.
Por lo tanto analiza semanalmente si has cumplido tus objetivos. Utiliza las siguientes preguntas de PODER que dirigen tu atención a la acción.

9-. Aumenta tu retención de un 30% a un 40% utilizando técnicas de estudio

Es indispensable que utilices y domines técnicas de estudio. Es lo que puede marcar la diferencia entre conseguir una plaza o no conseguirla. Debes dominar las técnicas de estudio que mejor funcionan con tu forma de pensar y retener los conceptos.

10-. Aprende a desconectar con el deporte para mejorar tu memoria y motivación

Hacer un deporte que te ayude a “dejar de pensar” y a desconectar es algo que de verdad debes plantearte si no lo has hecho ya. Esto es algo que muchas personas no entienden y lo dejan por completo de lado. El deporte ayuda a relajar la mente y desbloquearla durante el tiempo que lo estás practicando. La memoria funciona mejor cuando estás relajado y el deporte contribuye a ello.

Auxiliar administrativo (Granada)
Edisur
1001-2000 €
Ver más
Subalterno
Edisur
1001-2000 €
Ver más
, , , , ,

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *