En verano lo que apetece siempre tiene más que ver con estar en la playa o disfrutando del sol que en las aulas, bilbiotecas o habitaciones. Es un momento del año en el que el calor y el clima invitan poco a la concentración intensa y a estar encerrados, por ello la necesidad de estudiar en verano puede ser un auténtico problema. Especialmente si todo el mundo de nuestro entorno están disfrutando de un verano plácido. Pero hay fórmulas para lograr, en pleno verano estudiar para exámenes, o quizá estudiar online o a distancia alguna formación.

Pese a que el verano es una época del año frecuentemente dedicada a la vacaciones, viajar, relajarse, tomar el sol, playa y otras actividades mucho más lúdicas que el estudio, lo cierto es que estudiar en esa estación del año puede tener muchas ventajas. Y es que, por ejemplo, hay muchas más horas disponibles, ya que se suele trabajar menos horas o, directamente, gozar de un buen número de días libres o de vacaciones si aún se es estudiante. Por esa superior cantidad de tiempo, estudiar en verano, con la disciplina necesaria, puede resultar en mayor dedicación y disponibilidad, y en mejores resultados o en avanzar más rápidamente como consecuencia.

Hay que saber ver la oportunidad dentro de la rutina diaria. A pocos les apetece salir en las horas de más calor, a unas temperaturas que pueden rondar los 35 o más grados en muchos lugares, pues quizá entonces sea una buena opción el estar en casa y estudiar o avanzar en tareas educativas o trabajos.

Los días más largos también se traduce en una mayor cantidad de horas en las que se puede llevar a cabo tareas, con el sol tenemos más energía y eso permite distribuir mayor número de tareas en un período de tiempo también más largo.

Las ventajas están ahí en casi todos los aspectos de la vida para quien las quiere ver, pero siempre es más complicado en unas situaciones que en otras, y estudiar en pleno verano no sería de las más simples, así que tener buenas prácticas nunca está de más.

Por ejemplo, es esencial el organizar el horario, ya que el exceso de horas libres puede derivar en laxitud en lo que se refiere a la disciplina. Organizando las horas del día en franjas se puede evitar, manteniendo rutinas saludables de comida y sueño.

Estudiar en verano requiere encontrar un lugar adecuado, puesto que se necesitará ventilación y unas condiciones que suavicen el calor sofocante, para mantener el buen humor y la motivación durante las horas de estudio. Un lugar tranquilo y bien organizado es esencial para mantener la mejor concentración.

Se ha mencionado anteriormente, pero es vital una buena rutina de descanso para mantener la productividad y el cerebro y la mente bien frescos. Marcarse un horario de descanso y seguirlo es importante, pero también lo son los descansos que se deben tomar a lo largo del día, que es esencial que se aprovechen para una relajación real y para poder reengancharse a los estudios con intensidad y concentración.

De la mano del descanso va el tema de los alimentos. Es importante comer bien, sano y tener una buena rutina de comidas, sin saltarse comidas necesarias ni alterar la dieta equilibrada. En verano es esencial beber mucha agua, con lo que es aconsejable tener botellas siempre a mano para mantener una concentración óptima.

Mantener el buen humor y una actitud positiva es importante para aprovechar el tiempo de estudio con eficiencia. Pese a lo fácil de rendirse y desanimarse en un contexto como el verano, es importante mantener una actitud positiva para evitar la ansiedad y que el esfuerzo valga la pena. Formarse debe ser motivo de orgullo y optimismo.

Cada día suma, así que es importante tener la disciplina de mantener hábitos de estudio diarios. Además es más efectivo y permite avanzar a mayor ritmo que estudiar en períodos más discontinuos.

Por último, es importante evitar distracciones, y eso es muy difícil en verano, más que en cualquier otra época del año. Muchas rutinas son iguales que en invierno, como el no mirar el móvil, o ni tenerlo cerca cuando se estudia, y lo mismo con la tablet. Siempre habrá tiempo de hacer descansos y consultar todos los aparatos más tarde o al final del horario de estudio.

Esneca Business School ofrece una muy buena opción de estudiar en verano, pudiendo cursar formaciones online o a distancia según preferencias. Con Esneca Business School siempre hay un tutor a disposición de los alumnos, con recursos para ayudar y una especialización y experiencia amplia en el ámbito de estudio, para ofrecer una buena oportunidad de crecer académica, personal y profesionalmente también en verano.

¿Quieres descubrir toda la oferta formativa de Esneca Business School? Ponte en contacto con Emagister y te ayudaremos a encontrar el curso perfecto para ti.

Si eres ya un estudiante de este centro y deseas contarnos tu experiencia con Esneca Business School, ¡deja tu opinión gracias a este formulario y ayuda otros estudiantes como tú a escoger mejor!

RRHH: Máster MBA en Recursos Humanos
ESNECA BUSINESS SCHOOL
595 €
Ver más
Recursos Humanos: Máster MBA Recursos Humanos
ESNECA BUSINESS SCHOOL
595 €
Ver más
, , ,
Descubre toda la oferta formativa de ESNECA BUSINESS SCHOOL

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *