En los últimos años ha habido un aumento exponencial de oferta de formación online y gratuita: los famosos MOOC (cursos masivos gratuitos en línea, por sus siglas en inglés). En Emagister hemos listado las principales plataformas que ofrecen estos cursos, y también hemos reflexionado sobre el alcance verdadero de esta clase de formación.

Hoy presentamos los motivos por los que puede resultarte de utilidad apuntarte a un curso de este tipo, y también las razones por las que puede no ser la opción más adecuada para tus intereses.

Joomla: Gestor de Contenidos
Espai Informàtica
680 €
Ver más

Ventajas de los MOOC

– Son gratuitos. No podemos negar que la posibilidad de completar un curso de alto nivel, avalado por una universidad prestigiosa, sin coste alguno, es muy motivadora.

Cada semana comienza algún curso que puede interesarte.

– El compromiso que se exige de parte del alumno es tiempo, que puede variar entre una dedicación semanal de unas 6-8 horas a unas 15-18 horas.

– Es posible solicitar un certificado verificado si se paga una tasa bastante reducida.

Cada estudiante puede priorizar los motivos por los que sigue el curso, y adaptar sus actividades a sus propios objetivos. Si no te interesa ningún tipo de certificación, puedes simplemente mirar los vídeos de las clases o leer el material adicional que más te interese.

– El estudiante puede organizar su tiempo y no hay obligación de asistir a las clases en un horario fijo. Estos cursos son perfectos para estudiantes que también trabajan o cursan en la universidad presencialmente. Incluso es posible acceder al material una vez concluido el curso.

Las dudas e inquietudes del alumno pueden compartirse en los foros que existen para ello. A veces es más fácil formular preguntas por escrito que participar oralmente en una clase.

Desventajas de los MOOC

– Son gratuitos, pero eso implica que no se obtiene ningún certificado oficial para incorporar al CV. Esto puede ser inconveniente si se solicitan puestos con criterios cerrados de evaluación de los candidatos, como pueden ser las oposiciones públicas o la carrera académica.

– Hay que prestar mucha atención a las fechas de inicio de los cursos. Puedes apuntarte con meses de anticipación y luego descubrir que no podrás dedicar el tiempo necesario.

– Necesitas mucha disciplina para dedicar al curso el tiempo necesario cada semana. La cantidad de contenidos que se espera que adquieras es bastante alta, y si te retrasas una semana, ponerte al día será cada vez más complicado.

– El certificado verificado exige mucha más dedicación de la que podrías esperar, y tampoco puedes estar seguro de que sea reconocido por la administración pública.

– La didáctica de los cursos es básicamente expositiva y no exige mucha iniciativa por parte del estudiante. En este sentido, los cursos MOOC no aprovechan al máximo las potencialidades de las TIC. Existen también cursos cMOOC (de conectividad) centrados en la colaboración entre participantes de manera más igualitaria. Según qué tipo de estudiante seas, puede convenirte más uno u otro.

Los foros, ya se sabe, pueden ser espacios bastante caóticos, y los estudiantes pueden enfrentarse a cantidades inimaginables de contenidos irrelevantes, que son difíciles de gestionar de manera eficaz.

Una vez evaluadas estas características, puedes decidir mejor si tienes interés en completar un curso MOOC. Si la respuesta es positiva, no te pierdas el próximo post con consejos para sacar el máximo provecho y completar el curso de tu interés.

, ,

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *