Enfrentarse a la decisión de matricularse en la carrera universitaria que posiblemente determine el futuro laboral del estudiante no es fácil. Tampoco es un hecho catastrófico decidir cambiar de disciplina a mitad de los estudios, pero si se quiere ahorrar tiempo y dinero es mucho mejor tener las cosas claras desde el principio.

Hay muchos factores que influyen en esta decisión, y en ocasiones la juventud de los aspirantes a convertirse en universitarios o la presión familiar pueden jugar en contra. Ante esta disyuntiva, es aconsejable tener en cuenta ciertos puntos antes de matricularse.

1-Valorar la vocación: hay carreras, como la de Medicina o Periodismo, que tienen un alto componente vocacional. Pero una cosa es imaginarse como reportero de guerra y otra muy diferente estudiar las asignaturas necesarias o trasladar esa supuesta vocación a la realidad. En estos casos podría ayudarte hablar con un profesional de estas disciplinas, para que tengas una visión más cercana a la realidad de dichos trabajos.

2-Interés: si se escoge una carrera sólo porque es la que más recomiendan o por influencia de la familia (el abuelo fue abogado, así como su padre, y esperan que su descendiente continúe con el legado familiar estudiando Derecho) al estudiante le resultará muy difícil sacarla adelante. Tiene que haber un componente de interés por parte del propio estudiante y, aunque desde fuera no se entienda, es uno de los factores con más peso.

3-Salidas profesionales: hay que tenerlas en cuenta, está claro. Seguramente, estudiar una carrera como Bellas Artes limite las posibilidades de encontrar trabajo al concluirla. Pero también hay que pensar que el mercado laboral cambia constantemente. Optar por unos estudios que en un momento específico son los más demandados por las empresas puede dar la sorpresa de que al cabo de cinco años ya no lo sean, por saturación de profesionales en dicho campo.

4-Estudios de posgrado: hoy en día (y especialmente después de las reformas en educación que se están llevando a cabo) hacer un máster o un posgrado después del grado es casi indispensable. Así que si se ha optado por una carrera con pocas salidas profesionales se pueden completar con una especialización.

5-Centros universitarios: informarse acerca de la universidad en la que se va a cursar la carrera es importante. No todos los centros son iguales y puede cambiar mucho la experiencia de estudiar el grado en una u en otra. Hay algunas que no tienen buena fama (se puede consultar a otros estudiantes de allí) y otras en las que ocurre lo contrario.

6-Idiomas: estudiar en un centro bilingüe, o que al menos ofrezca la posibilidad de estudiar idiomas a la vez que la disciplina elegida puede ahorrar tiempo, dinero y quebraderos de cabeza en el futuro. Además, amplía de manera exponencial las posibilidades de encontrar trabajo.

7-Posibilidad de prácticas laborales: en algunos grados, como el de Enfermería, las prácticas son obligatorias, pero en otras no. Asegurarse de que el centro tiene una bolsa de ofertas de prácticas de formación en el sector es bastante importante, ya que ahorra al estudiante tener que ir ofreciendo su CV por las empresas. También será más fácil conseguir el convenio con la universidad y demás trámites burocráticos.

8-Consultar con un orientador: en los institutos suele haber personas que ayudan a los estudiantes a dirigir su futuro hacia una opción u otra. El orientador puede evaluar junto al alumno cuáles son los factores que tiene que tener en cuenta o cómo se imagina llevando a cabo una profesión u otra.

9-Conocer todas las opciones: muchas veces, sólo se conocen las carreras más habituales, pero no se investiga qué otros títulos pueden encajar en los intereses del estudiante. Por ejemplo, en el sector de la informática hay múltiples posibilidades: desde el grado básico de Ingeniería informática hasta especializaciones como un Máster Universitario en Dirección de Sistemas y Tecnologías de la Información.

10-No tener prisa: la obligación de escoger una carrera puede suponer mucha presión. Si no se está seguro, puede que sea mejor tomarse un año sabático, irse de viaje o buscarse un trabajo para conocer lo que es estar atado a un horario o tener un jefe.

CARRERA ESPECIALIZADA EN CINE
FX ANIMATION - BARCELONA 3D SCHOOL
Precio a consultar
Ver más
Carrera de 3D
FX ANIMATION - BARCELONA 3D SCHOOL
Precio a consultar
Ver más
, , , , , ,
  1. John Huertas
    John Huertas Dice:

    Muchas gracias por tales consejos. Que aunque puede que uno los sepa, en esos momentos los jóvenes no los tienen en cuenta a la hora de elegir.

    Responder
  2. Gabr
    Gabr Dice:

    El material visto aquí es insulso , no es muy interesante y es obvio.
    Menos el consejazo del final . Y probar antes extranjero también

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *