Los modelos de negocio están en crecimiento constante. Cada día aparecen otro tipo de empresas que poco tienen que ver con los modelos habituales. Un ejemplo de ello son las empresas emergentes o habitualmente conocidas como startups. En esta publicación explicaremos en qué consiste este modelo de negocio. 

¿En qué consisten las empresas emergentes?

Una empresa emergente es aquella que pese a su juventud y “falta de recursos” presenta grandes opciones de crecimiento. Este tipo de negocios han aparecido gracias a las nuevas tecnologías y generalmente operan en este sector. Empresas como Airbnb, Cabify o Glovo empezaron como Startups y se han transformado en grandes potencias mundiales.

Características de una Startup

Estas empresas tienen una serie de características distintas a otros tipos de negocio. Son las siguientes:

Negocio innovador

Hacerse un espacio dentro del mundo empresarial puede ser muy complejo. Sobre todo, con tantas empresas activas que hay hoy en día. Sin embargo, una de las características que tienen las empresas emergentes es su carácter novedoso. Es por ello que brindan a los clientes remedios distintos a las empresas típicas. Esta innovación se debe al equipo multidisciplinar que integra la empresa emergente y cuyas resoluciones destacan por la creatividad y la eficacia.

Financiación

Las empresas emergentes escogen sistemas de financiación distintos a los habituales. Existen métodos como el business angels, crowfunding o Friends and fools que posibilitan tirar adelante los proyectos.

Crecimiento

Las startups son variables y crecientes por naturaleza. Estos vocablos pueden resumirse en uno sólo: escalabilidad. Tienen capacidad para acrecentar la capacidad de trabajo y su dimensión sin afectar a la calidad.

Ventajas

Tener una startup implica diversos beneficios respecto a los competidores más experimentados. Son los siguientes:

Tolerancia

La opción de fracasar va implícita en el ADN de las startups y por ello la condescendencia al fracaso es mayor que en otro tipo de negocios. Estos errores se consideran como una opción de mejora y por tanto se toman más riesgos y apuestan por nuevas técnicas sin “miedo”.

Eficiencia

Al ser empresas pequeñas, la toma de decisiones se efectúa más rápidamente ya que no hay intermediarios. Esto implica una mayor eficiencia en todas las cuestiones empresariales.

Relación directa con los clientes

Una de los beneficios de este tipo de negocios es la personalización en la atención al cliente. Ofrecen un trato más personalizado y la interacción entre cliente y empresa es mayor. La satisfacción de los consumidores pasa a ser una de las principales finalidades de las empresas emergentes. Es por ello que están muy atentas a las opiniones para regenerar el producto.

En definitiva, las empresas emergentes o startups son una buena alternativa para todos aquellos emprendedores que quieran empezar su camino en el mundo empresarial. Este tipo de empresas democratizan las opciones a la hora de tener un negocio propio ya que anteriormente solo eran factibles para unos pocos.

 

En Emagister te queremos ayudar para que encuentres aquello que buscas. ¡Si tienes dudas, escríbenos!

, , , ,
Toda la formación sobre IELOGIS

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *