Especulación y consumo desenfrenado

En los años 90, la actividad inmobiliaria sirvió en numerosos países para volver a impulsar la economía. El boom inmobiliario. Cientos de miles de españoles que gozaban de una buena posición económica con empleo estable se pusieron a especular con la vivienda. Así, se creó un mercado especulativo, aunque no estuvieron solos en esta espiral: ayuntamientos, promotoras, tasadoras, los bancos y el gobierno ayudaron de forma directa o indirecta a la especulación. Todos tenían confianza en el futuro.

La estructura del gasto cambió en estos años accediendo a productos que nunca antes se habían podido adquirir. No se consumía por necesidad, sino porque te lo podías permitir, porque era fácil o porque todo el mundo lo hacía, en definitiva, era un consumo irracional. Todo este castillo de naipes de inmuebles y consumo perecerán en medio de una feroz crisis.

Máster en Dirección de Recursos Humanos
OBS Business School
6.500 €
Ver más
Máster en Dirección de Marketing y Gestión Comercial
OBS Business School
6.500 €
Ver más

Y la crisis llegó

La señal de alarma saltó en 2007. Las consecuencias iniciales de la crisis fueron el aumento del desempleo dependiente del sector de la construcción, y, por consiguiente, una contracción del consumo. La contracción del consumo hizo desaparecer empleo en otros sectores y en las familias hubo una conciencia de ahorrar ante la incertidumbre, lo que volvió a golpear al consumo. La crisis saltó de una época de consumo acelerado para caer en un panorama sombrío de pocos ingresos, aumento de paro, y una fuerte contención del gasto.

La reducción de la renta presentó un cambio drástico con una moderación o contención del consumo, llamada economía de guerra. A su vez, se inició una búsqueda de mantener el mismo nivel de consumo, pero adquiriendo productos más económicos intentando conseguir la máxima calidad. 

Un buen ejemplo de esta estrategia de consumo son el auge de las cadenas low-cost, que se han hecho fuertes en ámbitos críticos en nuestro consumo como la alimentación, los viajes y la ropa. Claros son los casos de éxito de empresas como Mercadona, Lidl, Primark, Letfies o Ryanair.

La crisis ha dibujado una tendencia hacia un tipo de consumo sostenible. De alguna forma se ha tomado conciencia del exceso de consumo anterior a la crisis y se han presentado propuestas alternativas que se podrían presentar como consumo responsable. En esta etiqueta también entran el consumo alternativo, biológico, ecológico, etc…

Esta fuerte tendencia hacia el consumo colectivo y compartido, que en cierta manera tiene que ver con la sostenibilidad tiene como grandes ejemplos la aparición de empresas como Blablacar de compartir trayecto en coche o incluso el compartir alojamiento con Airbnb.

Perspectivas del consumo tras crisis

En estos años hubo un cambio de hábitos de consumo en gastos superfluos como pueden ser el cine, sobre el que se podían buscar sustitutos como las descargas piratas abandonar marcas clásicas para ir a un consumo de marcas blancas, llevar el tupper a la oficina en lugar de almorzar de menú. Las estrategias que se desplegaron fueron de todo tipo.

Toda la población acepta que se está sufriendo un deterioro de sus condiciones de vida, pero que no por ello se debe sacrificar un estilo de vida digno. No estamos dispuestos a sacrificar elementos relacionados por ejemplo, con la tecnología o los viajes (aunque low-cost). Se estructura el gasto de forma que se puedan conseguir los mejores beneficios de la sociedad capitalista, pero con un bajo consumo.

Máster en Dirección de Recursos Humanos
OBS Business School
6.500 €
Ver más
Máster en Dirección de Marketing y Gestión Comercial
OBS Business School
6.500 €
Ver más

Fuente: OBS Business School
, , ,

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *