La cuarta revolución industrial y la digitalización de los procesos

La Cuarta Revolución Industrial 4.0, es el nombre que recibe esta era, en la que como humanidad se han logrado saltos cuantitativos y cualitativos en la organización y gestión de la cadena de valor. Se trata de una fase nueva de la industria, abocada a aumentar la automatización y la globalización en la que ya vivimos, así como de explotar sus ventajas y beneficios.

La interrelación entre productos, procesos y modelos de negocio, es innegable en el campo industrial, dando origen a herramientas como el Internet de las cosas o el big data. Esta optimización de procesos no sería posible sin los avances tecnológicos que ocurren a diario, y que además permiten monitorearlos e integrarlos con otros procesos y sistemas utilizados en la cadena de producción.

Es válido decir que estamos en medio de una revolución industrial. Además, una que, a diferencia de la primera a finales del siglo XVIII, incluye la fusión entre la física y las plataformas digitales. Se trata de una revolución en la que la información se suministra en formatos accesibles, promoviendo una interconexión entre usuarios, el intercambio de datos y el uso de inteligencia artificial.

La característica más resaltable de esta Industria 4.0, es que los resultados que ofrece con más visibles y rápidos que en décadas anteriores. El internet y la interconexión que allí tiene lugar, permiten el acceso a la información, la creación de una identidad digital y resignifica otros términos como privacidad y seguridad. Se espera que la Industria 4.0 tenga una incidencia directa en la sociedad, la economía y la política, pues ofrece información inmediata, algo que le permite al público tomar mejores decisiones. 

Es innegable que nuestro entorno se ha vuelto más inteligente, lo que conlleva a la apertura de nuevas oportunidades como crear productos inteligentes con un impacto positivo. Sin embargo, esto también ha animado la aparición de nuevos problemas como la ciberseguridad, muy sufridas en el mundo industrial interconectado.

Esta revolución industrial también ha reasignado los recursos humanos necesarios para el funcionamiento de las fábricas modernas. Es necesario prepararnos para afrontar lo desafíos que esta revolución plantea a diario.  Hasta ahora, los fabricantes han ido a ciegas por demasiado tiempo, pero ahora, la información fluye de manera continua cantidades y las tecnologías de inteligencia operativa como IDboxRT, son muy útiles para la toma de decisiones.

El futuro es esperanzador, a pesar de todo. El uso de estas herramientas les permitirá a todas las industrias evitar errores del pasado, acortar los costos y mejorar los procesos de producción. No obstante, no hay que perder de vista que el mayor desafío aquí no es la tecnología, sino saber gestionar adecuadamente los cambios y saber aprovechar las nuevas oportunidades que llegan con ellos.

¿Te pareció interesante este artículo? Puedes revisar toda la oferta formativa de UADIN Business School, o ponerte en contacto con Emagister y resuelve cualquier duda con nosotros.

Si eres ya un estudiante de este centro y quieres valorar tu experiencia, ¡deja tu opinión gracias a este formulario!

Descubre toda la oferta formativa de UADIN Business School

Deja un comentario