Existen en Europa países en los que conviven varias lenguas oficiales. Sin ir más lejos, España es un caso de ello, en varias regiones el idioma castellano cohabita con otras lenguas, cooficiales, es el caso de gallego, euskera y catalán. Pero, ¿cómo se ha articulado esta cooficialidad en el sistema educativo español? ¿Qué semejanzas y diferencias concurren con otros estados europeos con lenguas cooficiales?

Sistema educativo belga

Bélgica es, quizás, uno de los ejemplos más llamativos en lo que se refiere al aspecto lingüístico. El país está formado por tres comunidades lingüísticas: la francesa, la flamenca y la alemana. Las tres tienen un sistema educativo similar, aunque no idéntico, lo que determina que existan diferencias substanciales a nivel educativo entre estas zonas. Como sucede en el caso español, la Educación está transferida a las tres comunidades mencionadas, aunque algunos temas puntuales, muy limitados, son competencia del gobierno central.

En los diferentes sistemas belgas, lo cierto, es que existen más diferencias que similitudes. En el caso flamenco, el lenguaje utilizado como medio de instrucción es el neerlandés, además, lo mismo sucede en las escuelas flamencas de Bruselas, ciudad dividida entre la comunidad francófona y flamenca, que ofrece educación en neerlandés. Las escuelas de habla neerlandesa enseñan francés como primera lengua extranjera, e inglés, como segunda, e incluso, alemán y español, dependiendo del centro.

En la zona francófona, por su parte, la lengua oficial en las aulas es el francés. Y al contrario de lo que sucede en Flandes, donde la enseñanza en francés es obligatoria, los estudiantes valones pueden elegir como lengua extranjera entre inglés o neerlandés.

En la comunidad germanófona, por su parte, la enseñanza es en lengua alemana, y la lengua extranjera que desde el parvulario aprenden los alumnos es el francés.

Sistema educativo suizo

En caso de Suiza, otro de los grandes ejemplos de países con varias lenguas cooficiales, el sistema educativo en materia de lenguas difiere bastante de la rigidez del belga, que ya hemos analizado.

Suiza, al igual que Bélgica, es un país plurilingüe, tiene cuatro idiomas nacionales, el alemán (lo habla el 20% de la población), el francés (el 20%), el italiano (7%) y el romanche (1%). La educación en el país es competencia de los diferentes cantones, lo que determina que existan hasta 26 sistemas de escolaridad diferentes.

A pesar de lo comentado, respecto a las diferencias cantonales, un aspecto común en el conjunto del país es la importancia que tienen los idiomas en los diferentes sistemas educativos. Los alumnos suizos estudian no sólo la lengua de su región, sino también alguno de los otros idiomas del país.

Con todo, el cada vez más frecuente uso del inglés en la esfera internacional ha determinado que ahora compita para convertirse en la primera lengua extranjera, frente a las lenguas nacionales dentro del ámbito educativo.

¿Qué sucede con el caso español?

Como hemos podido observar a lo largo de este artículo, las diferencias entre el sistema educativo suizo y belga son evidentes. El caso español, que al igual que sucede en el suizo, conviven hasta cuatro lenguas cooficiales, es, con todo, diferente a éste, y quizás más próximo al caso belga, sobre todo a sistema educativo valón.

En Suiza, como hemos analizado, se potencia el aprendizaje de las lenguas oficiales independientemente de la lengua predominante del cantón. En el caso de España, y de forma muy similar a la zona valona en Bélgica, las lenguas cooficiales permanecen, a excepción del castellano, ignoradas en los programas educativos autonómicos de las regiones en las que no es originaria esta lengua.

, , , , , , , , , , , , , , ,

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *