La homeopatía es un tipo de tratamiento alternativo que se basa en el alivio por lo semejante. Es lo que se entiende como ley de similitud. Es decir, se usan elementos que se utilizan en ínfimas concentraciones en los medicamentos homeopáticos; si se diesen a una persona sana en grandes cantidades producirían los indicos que se quieren curar. Son contrarios a la medicina alopática que busca sanar mediante lo antagónico a los síntomas.

 ¿Qué son los medicamentos homeopáticos y para qué se recomiendan?

La medicina homeopática se consigue a partir de productos animales, vegetales o minerales. Su pionero es Samuel Hahnemannun médico alemán que, a principios del siglo XIX, vinculó las afecciones con los efluvios, elementos causantes de los desequilibrios. Comenzó a creer en la curación por lo mismo cuando usó ciertas sustancias en dosis muy pequeñas. De esta manera pudo comprobar el efecto que tenían sobre el organismo. Así obtuvo los conocimientos para apoyar su postulado, que actualmente se ha ido extendiendo.

Estos medicamentos se usan para alentar los mecanismos curativos naturales característicos de los seres vivos. De esta manera, las dolencias se curan de una forma natural. La curación se obtiene mediante procedimientos que son parte de la fisiología del cuerpo.

¿Cómo se consiguen los medicamentos homeopáticos?

Para poder considerar a una sustancia medicamento homeopático intervienen distintos factores. El primero es que no puede ser cualquiera, ya sea natural o artificial. Debe producir indicios en grandes cantidades y curarlos en pequeños fragmentos. Para esto se ensaya con cada uno de los elementos de manera exigente y sistemática. Se observan, con precaución, sus consecuencias antes de poder catalogarla como medicamento homeopático.

El elemento que sea capaz de provocar las revelaciones debe ser disuelto en una proporción preestablecida. Esta es una de las condiciones para formar parte de los medicamentos homeopáticos. La disolución se hace en agua o en alcohol tantas veces como sea necesario hasta que el elemento pase a ser invisible. La tercera y última condición es la dinamización. Consiste en alterar enérgicamente la mezcla después de cada paso en el proceso de disolución.

El agua o alcohol que al inicio eran diluyentes neutros tienen cualidades físicas y químicas. En este momento se convierten en fluidos con actividad biológica. Según el doctor Samuel Hahnemann, la disolución y la dinamización consiguen aumentar la potencia de estos experimentos.

¿Cómo se utilizan?

Los medicamentos homeopáticos se usan para tratar cuadros sintomáticos. La idea es que sean parecidos a los que produciría el elemento diluido si se usara en concentraciones altas. Esto no tiene nada que ver de cuál sea la causa, es decir, la etiología del cuadro.

Además de tratar cuadros de indicios característicos, el tratamiento tiene el objetivo de curar los dolores característicos de cada patología. Por ello se realiza un control médico exhaustivo para focalizar en el diagnóstico más acertado.

Para decidir la cura, los médicos homeopáticos se apoyan en las farmacopeas homeopáticas o repertorios. Así, conocen los síntomas que hay que eliminar y cómo deben actuar a la preparación de componentes.

Finalmente, hay que saber que estos medicamentos pueden consumirse solos o mezclandolos con otros.

Efectos secundarios

La homeopatía es una medicina natural que no desobedece los mecanismos curativos del organismo. Aún así, en algunos casos se han mostrado efectos contraproducentes. Según la literatura médica, en las 3 décadas recientes se han descubierto más de 1.000 casos. La mayoría fueron leves como la flatulencia pero en algunos casos hubo alergias e intoxicaciones. Otra característica común es que las concentraciones usadas eran altas. También pasó que los medicamentos homeopáticos estaban pervertidos o contaminados.

Medicina homeopática para luchar contra el agobio y la tensión

El agobio forma parte del día a día de muchas personas y cuando es excesivo puede asediar y abarrotar. Dicho de otra manera, el estrés y la ansiedad pueden conllevar graves problemas si se hacen crónicos. Muchas personas no desean tomar psicofármacos, ya que pueden causar adicción. Por esta razón, se opta por los medicamentos homeopáticos.

Como en cualquier otro tratamiento de este sistema terapéutico, se individualiza cada caso. Algunos de los medicamentos homeopáticos usados con más asiduidad para tratar el estrés son:

Phosphorus

Este medicamento se utiliza en los casos en que hay palpitaciones. También cuando, en el sector psíquico, aparecen miedos incomprensibles. La persona teme cosas como ponerse enfermo, padecer un gran accidente o o verse envuelto en situaciones desagradables.

Argentum nitricum

Es adecuado en el momento que la persona sufre una gran presión y tiene palpitaciones.

Calcarea carbonica 

Se utiliza en los casos en los que se presenta una preocupación desmesurada por el futuro. Otra circunstancia en que se usa es cuando se tiene un miedo continuo a ponerse enfermo.

Passiflora incarnata 

Esta planta está indicada para regular los patrones de sueño y luchar contra el insomnio.

Ignatia amara

Está indicada para momentos en los que se presentan modificaciones emocionales.

Diferencias con las enmiendas naturales o plantas medicinales

La fitoterapia trabaja con el uso de plantas o sus extractos para conseguir efectos terapéuticos. Es una terapia enmarcada dentro de las conocidas como naturales. Se basa en principios alopáticos donde los indicios se sanan con sustancias que tengan efectos contrarios. Por ello, los principios en los que se basa la homeopatía y la fitoterapia son diferentes.

Por otro lado, la fitoterapia muestra efectos desfavorables más frecuentes que los medicamentos homeopáticos. Esto es causado por las concentraciones de principios activos las cuales son bastante más elevadas. La otra razón es que las hierbas o sus extractos muchas veces se suelen administrar por uno mismo.

El metabolismo de estos productos se hace a nivel del hígado y los riñones. Los medicamentos utilizados por la homeopatía no se metabolizan por sus ínfimas concentraciones.

Los medicamentos de la homeopatía no presentan adversidades y son seguros, siempre que sean recomendados por un especialista. Encima, se pueden administrar juntamente con los elaborados por la industria farmacéutica, ya que, en principio, no existen interacciones.

¿Has visto todo lo que puede llegar a ofrecerte Emagister? ¡Esperamos tus opiniones en este formulario!

, , ,
Consulta toda la oferta de cursos, carreras y postgrados en España y el extranjero

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *