El método pilates está basado en un conjunto de ejercicios anaeróbicos que permiten mejorar la condición física, así como la capacidad de control y concentración. Esta práctica revolucionaria, desde principios del siglo XX, está basada en disciplinas como la gimnasia, la traumatología y el yoga.

La característica principal del pilates es que está fundamentado en la fuerza. Las actividades físicas realizadas con este método son ejecutadas de forma breve, de modo que refuerzan la musculatura, incrementando el control, la fuerza y la flexibilidad del cuerpo, y respetando en todo momento articulaciones y espalda. Aunque la quema de calorías no es el principal objetivo del pilates, los ejercicios que abarca contribuyen a mantener un peso equilibrado.

El perfil profesional de monitor de pilates transmite las pautas necesarias para lograr un control preciso del cuerpo de la manera más saludable y eficiente posible. Mediante los ejercicios guiados, se consigue reforzar los músculos débiles del cuerpo alargando los que están acortados, y su dinámica genera una armonía entre cuerpo y mente, creando conciencia sobre el equilibrio corporal y mental.

Esta práctica puede realizarla cualquier persona que no tenga un antecedente reciente de operación quirúrgica, así como personas que presenten trastornos musculares u óseos, preexistentes o crónicos, o mujeres que no estén embarazadas. No obstante, el pilateses especialmente recomendable para deportistas y personas en proceso de rehabilitación física.

Poner en práctica los ejercicios de pilates, bajo la instrucción oportuna, resulta sencillo. El material básico a utilizar se reduce a ropa cómoda y una colchoneta estándar, con la que amortiguar el peso y percibir las posturas adoptadas. También es frecuente el uso de bandas elásticas, fitball, aros y balones pequeños.proyecto-innotutor-euroinnova1

Los principios del pilates son: control, concentración, fluidez, precisión, respiración y centro de fuerza, (tomando éste último como base para fortalecer todas las partes del cuerpo, desde el abdomen, la base de la espalda y los glúteos). Concretamente, la respiración es un principio clave, pues ayuda a controlar los movimientos. El control de la respiración, en pilates, posibilita la oxigenación de los músculos, la estabilización de la columna y la movilización de las extremidades. Una ejecución bien efectuada de los movimientos conlleva la respiración como parte integral para coordinarlos, además de ayudar a dirigir la energía sobre cada zona trabajada.

La alimentación es otro de los aspectos que debe cuidarse paralelamente a la práctica del pilates. Antes de realizar un ejercicio, es recomendable tomar frutos secos, yogur, leche desnatada o cereales integrales, debido a que almacenarán energía en los músculos durante bastante tiempo. Los batidos de frutas pueden completar el proceso alimenticio, tras realizar los ejercicios, además de los alimentos mencionados que también pueden cerrar el círculo de rutina. Realizar un  curso nutrición deportiva online aportará, en cualquier caso, los conocimientos necesarios para combinar dieta y ejercicio de la manera más eficaz.

Fuente: Euroinnova Formación

, , , , , , , , ,

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *