El emprendedor es hoy en día más que nunca un auténtico aventurero. En busca de oportunidades, se lanza a una dura y arriesgada cruzada llena de incertidumbre que debe afrontar con inteligencia, pasión y determinación. Cual héroe en una encrucijada, debe poseer un gran afán de superación y resolver de forma innovadora y creativa los retos que se le presenten.

Para ayudarte en la aventura de crear tu propia empresa y lograr un resultado lo más satisfactorio posible, hay tres pasos previos que debes tener en cuenta para evitar sorpresas y cabos sueltos en el camino. Te los contamos en esta entrada.

Máster en Dirección Financiera, Contabilidad y Gestión Laboral
GRUPO MAINJOBS – MAINFOR FORMACIÓN
2.857 €
Ver más
MBA - Máster en Administración y Dirección de Empresas
ISEB - Instituto Superior Europeo de Barcelona
1.250 €
Ver más

1 – Valorar si eres un emprendedor en potencia. ¿Tienes una actitud innovadora y sueles avanzarte a los cambios? ¿Eres asertivo y confías en ti mismo? ¿Te automotivas y te enfrentas a situaciones con actitud positiva? ¿Sabes escuchar? ¿Tienes dotes de liderazgo? ¿Eres resolutivo? No te estreses con tantas preguntas y sé sincero contigo mismo. Piensa que la mayoría de cualidades necesarias para emprender se pueden aprender, hay cursos y libros que te ayudarán, así que manos a la obra.

2 – Testear tu idea de negocio y analizar el mercado. Por un lado, es necesario reflexionar acerca de cómo has llegado a tu idea de negocio, si lo has hecho partiendo de una necesidad detectada o de una oportunidad, y valorar tu nivel de conocimiento del proyecto (cómo es el proceso de producción, cuál es el enfoque comercial, etc.). Por otro lado, es fundamental realizar el ya clásico, pero muy efectivo análisis DAFO: averiguar qué oportunidades y qué amenazas existen en el sector en el cual te quieres establecer, teniendo en cuenta el mercado, el público objetivo y la competencia, e identificar los puntos fuertes y los puntos débiles de tu proyecto de negocio.

3 – Desarrollar un plan de empresa. Te dará la clave de si tu proyecto está suficientemente maduro para iniciarlo o si debes reforzar algún aspecto antes de lanzarte a la piscina. Debes contemplar los siguientes temas:

  • Marketing: cómo te darás a conocer. Sea cual sea el tamaño de tu empresa, necesitas un plan de marketing anual que se adapte a tus necesidades y que no tiene por qué ser caro. Hay muchas opciones: el contacto directo, las acciones on-line, las ferias, etc. Y no debes olvidar crear tu marca personal, hacer networking, definir una estrategia en el punto de venta (si lo hay), fijar precios para tus productos o servicios, etc.
  • Fiscalidad: es imprescindible que conozcas cómo tributan los beneficios de tu empresa en función de cómo la constituyas y de la actividad que desarrolles (activo y pasivo, IVA, IRPF, etc.).
  • Gestión empresarial: hace referencia a la organización interna, recursos humanos y contratación laboral, herramientas de trabajo y de gestión (aplicaciones informáticas, CRM, la famosa «nube»), y sistemas de calidad.
  • Local y ubicación: en función del tipo de negocio, te puede interesar alquilar o comprar un local, coger una franquicia u optar por el coworking.

El plan de empresa también te será muy útil si tienes pensado buscar socios, inversores o cualquier otro tipo de financiación. En ese caso, no olvides hacerlo sugerente, dinámico y preciso.

Ahora tu proyecto empresarial ya está listo para iniciar su andadura.

Máster en Dirección Comercial y Gestión de Ventas
Constanza Business & Protocol School
2.000 €
Ver más
Grado en turismo y ocio con mención en dirección de empresas y destinos turísticos
Ostelea School of Tourism & Hospitality
Precio a consultar
Ver más
, , , , , , ,
Consulta toda la oferta de cursos, carreras y postgrados en España y el extranjero
  1. Anna Díez Bereziartua
    Anna Díez Bereziartua Dice:

    Reflexionando más profundamente sobre este artículo, me pregunto si el sistema educativo no tendría que ir más encaminado a potenciar en los alumnos capacidades como: la creatividad, la capacidad de emprender cualquier actividad sin miedo al fracaso, la resolución de problemas y la toma de decisiones, la adaptación al cambio continuo, el deseo constante de aprender y, en definitiva, la pasión de vivir. Creo que muchos de los aspectos que aparecen en este escrito son aplicables, no sólo, al campo laboral, sino a una actitud vital saludable.

    Responder
  2. Anna Díez Bereziartua
    Anna Díez Bereziartua Dice:

    Muy clara y didáctica la exposición de los primeros pasos a dar para crear una empresa propia. Gracias da ánimos para empezar.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *