Azafatas y promotoras  no son lo mismo, aunque existan anuncios buscando una u otra, sin transmitir demasiada información. Esto es así hasta que se va a la entrevista para dicho trabajo y exponen sus características, las cuales son diferentes. La diferencia es constatable, aunque ambas profesiones se engloban dentro del mundo del  marketing de una marca o empresa concretas.

A continuación, te explicamos en qué se distinguen ambos perfiles profesionales y qué responsabilidades desarrollan cada uno de ellos.

Averigua las diferencias entre azafatas y promotoras

Las diferencias entre azafatas y promotoras se inician desde el momento que explican los perfiles de ambas para ser contratadas. Desde la apariencia física hasta los lindares de edades que suelen requerir. Puede ser que, según la marca o empresa donde se trabaje, no exista demasiada diferencia por lo que se refiere al sueldo.

La imagen que se requiere en la azafata suele ser la de una chica joven, de entre 18 a 35 años. También, debe ser (si es posible) muy alta y delgada. En este caso, la imagen es lo que más sobresale para la empresa que contrata.

Por lo que se refiere a la promotora, la imagen no es un elemento tan imprescindible, aunque sí que se requiere denotar seriedad. Las edades requeridas son muy distintas con respecto a las azafatas, alrededor entre los 27 a los 50 años. La veteranía es una condición para ser contratada, caso que no sucede con las azafatas.

La promotora debe tener facilidad de palabra, mostrando sus competencias a la empresa que contrate a dicha persona. Por el contrario, seguramente la azafata no necesite abrir la boca, aunque se encontrará empresas que pidan azafatas bilingües.

Es muy posible no encontrarse a las azafatas y a las promotoras en los mismos sitios. Pero, normalmente, ocuparán distintos departamentos, a pesar de estar en la misma empresa.

¿Cuáles son las responsabilidades de ambos perfiles?

Es posible que, observando las diferencias entre azafatas y promotoras, se dude alrededor de sus responsabilidades en el trabajo. Quizá coincidan ambas bajo el mismo paraguas y la misma firma, pero sus roles son muy distintos.

Valorando que cualquier marca busca en una azafata la figuración, es porque se promociona mediante la misma. En su responsabilidad, deberá promocionar la marca en ella misma, como si de una exposición con vida se tratara. De ahí que se busque un perfil físico muy concreto. Así, también puede hablar con el público para darle una serie de informaciones. Mostrar la silla a los asistentes, indicarles el pasillo que deben pasar, será correcto para la imagen de la empresa.

El concepto es distinto cuando se habla de las azafatas de vuelo. Estas, además de tener una imagen, están forzadas a responder a un protocolo concreto.

Por parte de las promotoras, sus roles son imprescindibles para la venta del producto. Ellas deben llamar la atención al posible cliente y convertirlo en potencial. En muchas ocasiones, la medida de las ventas está vinculada directamente con la tarea de su trabajo. Su función consiste en convencer al futuro comprador de que carece de un determinado producto y que le le dejará satisfecho.

Es muy posible que se requieran promotores en el momento en que sale un producto nuevo a la venta. Las condiciones físicas de estos trabajadores no acostumbran a ser tan precisas. A veces, la empresa se ocupa de uniformarlos para hacer su trabajo. Para comprenderlo mejor, la promotora, como su vocablo indica, promueve un producto. Su meta inicial será conseguir venderlo. En algunas ocasiones, según la empresa donde trabaje, se podrá conseguir un porcentaje obtenido de las ventas generadas.

Perfil profesional y destrezas de ambos perfiles

Azafatas y promotoras, aunque se requieran por igual, deberán presentar un perfil profesional muy diferente. Mediante él, se pueden denotar sus destrezas, también muy distintas. En ambos casos, la empresa puede solicitar competencias de alto nivel en idiomas. Esto puede ser un requerimiento más concreto en el caso de las promotoras, que deben dirigirse sí o sí a un público.

Tanto para un trabajo como para el otro, no hay unos estudios concretos de los diferentes sectores. Estos se tendrán en cuenta según el tipo de empresa donde sean contratadas. Sin embargo, con probabilidad, se solaparán en determinadas condiciones. A muchas azafatas se les requieren competencias de protocolo, relacionadas con el tipo de acto al que tengan que hacer acto de presencia. Cuando se quiere acceder a una agencia de azafatas, los condicionantes suelen ser más rigurosos.

Por lo que se refiere a las azafatas de vuelo, es clave poseer el título de Tripulante de Cabina de Pasajeros. Encima, hay que demostrar ciertas habilidades en áreas como la natación, seguridad, protocolo, etc.

Los trazos de las promotoras, por su parte, pueden estar condicionados por conocimientos concretos. Por ejemplo, si la empresa es de animales, puede pedir un graduado en Veterinaria. El promotor, normalmente, tendrá que demostrar su veteranía en ventas, fidelización y atracción. Será el nexo que relacione a aprovisionadores y clientes.

¿Dónde trabaja cada perfil? 

Azafatas y promotoras pueden localizarse bajo una misma firma, publicitando y promocionando coches, una bebida concreta, hamburguesas, ropa, etc. En el caso de las azafatas de vuelo, se pueden localizar durante los viajes en avión, trabajando como auxiliares.

Existen azafatas cuya única misión es la imagen. Estas pueden estar incluso sin dirigirse a la gente, únicamente mostrando su presencia, haciendo gala de una marca. Así, será normal verlas en tiendas de ropa, concesionarios, discotecas, etc. En los acontecimientos, las azafatas servirán al público asistente. Un acontecimiento puede ser un congreso, la presentación de un libro, el estreno de una película o un partido de tenis.

Las promotoras se ubicarán donde esté el producto a vender. Es así como se encontrarán en hipermercados, concesionarios de coches, inmobiliarias, diferentes tiendas (cosméticos, ropa, perfumerías, etc.).

Una promotora puede llevar su tarea a pie de calle o, incluso, detrás de un tablero. En una gran área, como una feria de muestras, puede llegar a promover las competencias de un colegio o universidad.

Tanto las azafatas como las promotoras tienen una función capital  en el terreno del marketing. Sus tareas son muy diferentes, así como su imagen y preparación. Los sueldos pueden ser semejantes, aunque todo variará según la empresa que las contrate.

¿Quieres descubrir toda la oferta formativa del centro INENKA BUSINESS SCHOOL? Ponte en contacto con Emagister y te ayudaremos a encontrar el curso perfecto para ti.

Si eres ya un estudiante de este centro y deseas contarnos tu experiencia con INENKA BUSINESS SCHOOL, ¡deja tu opinión gracias a este formulario y ayuda otros estudiantes como tú a escoger mejor!

, , , ,
Consulta los cursos de INENKA BUSINESS SHCOOL

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *