Prepararse para unas oposiciones es un proceso largo y costoso. Normalmente, se necesitan años de planificación para llegar al objetivo deseado. Así pues, además de la preparación académica, también conviene trabajar el aspecto emocional. Es decir, encontrar recursos para mantener la motivación, reservar tiempo para el ocio, etc. Uno de los principales problemas con los que se encuentran los opositores es la incomprensión. Por ejemplo, son muchas las personas ajenas al mundo de las oposiciones que suelen juzgar la situación de los candidatos sin tener en cuenta el impacto anímico que generan estos comentarios. 

Sin embargo, una palabra fuera de lugar puede afectar más de lo que pensamos a los opositores de nuestro entorno. En este post, te presentamos 6 frases proscritas que debemos evitar a toda costa ante un estudiante de oposiciones. Si eres tú el que se está preparando, aprende a relativizar estos prejuicios y céntrate en las personas que sí valoran tu esfuerzo. Ah, y recuerda que en Emagister disponemos de los mejores cursos de preparación de oposiciones. Echa un vistazo a la oferta disponible en este enlace y elige la academia que mejor se adapte a tus intereses. ¿Y tú? ¿Qué comentario fuera de lugar le lanzaste a un opositor? ¡Comparte tu experiencia en el blog de Emagister!

6 frases que no conviene decirle a un opositor

  1. “Pero, ¿trabajas o no?” Si la persona compagina las oposiciones con un empleo, ya va lo suficientemente estresada para tirar hacia delante con todo. No hace falta que se lo recuerdes. Igualmente, si puede dedicar el 100% de los esfuerzos a la convocatoria de oposiciones (por ahorros o ayuda familiar) evita la frase. Este tipo de comentarios provocan sentimientos de culpabilidad y baja autoestima.
  2. “¿Cuándo te sale la oposición?” ¡La pregunta del millón! Si hay un interrogante que genere incertidumbre y ansiedad entre los opositores, es este. Cuando el candidato tenga esta información y la quiera compatir contigo, ya te lo dirá.
  3. “No te lo tomes tan a pecho y descansa.” Todos los opositores cuentan con un plan de estudio. Es decir, ellos mejor que nadie saben cuándo pueden descansar. Aunque conviene recordarles que el ocio es necesario, tampoco debemos insistir más de la cuenta.
  4. “Con el tiempo que hace, ya lo debes de saber todo.” El temario de las oposiciones es muy amplio. Así pues, quizá el tiempo invertido todavía no es el suficiente. En resumen, no demos las cosas por hechas y dejemos que sea el opositor quien comparta sus sentimientos e inquietudes con nosotros.
  5. “Tengo una amiga que se sacó las oposiciones en un año.” Las experiencias de amigos y conocidos poco fiables no ayudan en nada, sean mejores o peores que las de nuestro opositor. Así pues, evitemos las comparaciones y dejemos que cada persona se prepare según sus intereses y posibilidades. Los mitos urbanos solo contribuyen a aumentar la presión.
  6. “¿Te presentas otra vez? ¿Cuántos años llevas con esto?” Es muy difícil cuantificar el tiempo que se necesita para culminar una oposición con éxito. Aquí entran en juego muchos factores: tipo de oposición, plazas disponibles, tiempo de estudio, etc. En otras palabras, nosotros no tenemos toda la información sobre la convocatoria y, por lo tanto, no podemos juzgar si el tiempo invertido es mucho o poco. Además, el opositor es libre de decidir cuánto tiempo puede dedicarle y no necesita advertimientos paternalistas.

, , , ,

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *